El C.P. “Andalucía” de Sevilla, premiado
por buenas prácticas de convivencia
El centro, que cuenta con alumnado de mayoría gitana, se ha dotado de una “Constitución” que incluye normas de comportamiento para alumnos y docentes
Durante reciente estancia en Sevilla la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera,  visitó el colegio público “Andalucía”, sito en la barriada de las Tres Mil Viviendas, que cuenta con mayoría de niños gitanos entre sus alumnos y que ha obtenido el segundo Premio Nacional Buenas Prácticas de Convivencia en la categoría de Educación Infantil y Primaria, dotado con 6.500 euros.
La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, departió con los alumnos y sus familiares durante su visita al centro sevillano.
(Fotos: EFE)

Madrid.
La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, acompañada por la consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Cándida Martínez, por el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y por el  delegado  del  Go-

bierno en Andalucía, Juan José López Garzón, visitó, el pasado día 15, el C.P. “Andalucía”, que el pasado mes de diciembre obtuvo el segundo Premio Nacional de Buenas Prácticas de Convivencia 2006 en la categoría de Educación Infantil y Primaria.
Mercedes Cabrera visitó una de las aulas de primer curso, habló con los alumnos y posteriormente se reunió con los profesores del colegio, a quienes felicitó por poner en marcha iniciativas para mejorar la convivencia en el centro.
El director del C.P. “Andalucía”, Eduardo Barrera, explicó que el proyecto galardonado con el segundo premio del certamen Buenas Prácticas de Convivencia, que será recogido en Madrid el próximo 6 de febrero, ha consistido en dotar al centro de su propia “Constitución”, que incluye normas de convivencia y comportamiento “que son iguales para los alumnos y los profesores” y hace varias referencias al respeto entre alumnos y con los profesores e incluye valores relativos a la cultura gitana.
La jefa de estudios, Angela Molina, que lleva 9 años en el centro, aseguró que entre el 80% y el 90% de los 333 alumnos de entre 3 y 12 años de edad son gitanos, y que el absentismo se sitúa en torno a un 35%, si bien, añadió, no han cuantificado el nivel de fracaso escolar existente en el centro.
Molina aseguró que en el centro trabajan permanentemente trabajadores sociales y mediadores de las asociaciones “Entre Amigos” y “Unión Romaní”, y añadió que “es difícil que los alumnos de nuestro centro lleguen a la Universidad, si bien algunos expresan sus deseos de ser abogados o veterinarios”.

Un ejemplo a seguir

Por su parte, la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, señaló a los periodistas asistentes a la visita, según informa Efe, que “este colegio es un ejemplo de lo bien que se hacen las cosas en muchos centros de nuestro sistema educativo y en circunstancias no especialmente fáciles, como es el caso de este centro, en el que el esfuerzo por la convivencia y la integración de las familias y por entender la educación en el sentido más amplio, es un ejemplo a seguir”.
Mercedes Cabrera recordó que hay programas, tanto del Ministerio de Educación y Ciencia como de la Junta de Andalucía, “que buscan precisamente atender las necesidades especiales en los centros que lo necesitan, mediante apoyo de profesorado especial”.
Aprovechando la visita de las autoridades, una treintena de vecinos del barrio, miembros de la plataforma ciudadana “Nosotros también somos Sevilla”, se concentraron en el patio del colegio y ante sus puertas desplegaron una pancarta que pedía un “Plan Integral de Educación para todo el Polígono Sur”.
Durante su estancia en Sevilla, la ministra de Educación y Ciencia se reunió asimismo con el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, Francisco Vallejo, con quien suscribió varios convenios de I+D+i, y mantuvo un encuentro con todos los rectores de las universidades andaluzas.

 

arriba