Las escuelas católicas miran hacia el futuro
La vicepresidenta del Gobierno defiende la educación en valores
cívicos en la celebración del cincuentenario de FERE-CECA

Los centros católicos creen en la educación y en el futuro, según han manifestado los máximos responsables de FERE-CECA durante la apertura de los actos de conmemoración de su cincuentenario. Un portavoz de la Conferencia Episcopal ha pedido que se cumplan los acuerdos Iglesia-Estado, mientras que la vicepresidenta del Gobierno ha dicho que está garantizada la libertad de enseñanza y ha defendido la educación para la ciudadanía.

La vicepresidenta del Gobierno, el presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y los máximos responsables de Educación y Gestión y de FERE-CECA han presidido el acto inicial de cincuenta aniversario de esta última organización.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
La Federación Española de Religiosos de Enseñanza y Titulares de Centros Católicos (FERE-CECA) celebra en 2007 en cincuentenario de su fundación, conmemoración que ha iniciado con un acto presidido por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, por el presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio Dorado. Y también por el presidente de FERE-CECA, Miguel Ángel Velasco, y por el secretario general de la Patronal Educación y Gestión, Manuel de Castro.
Antonio Dorado ha desatacado que la enseñaza que los centros católicos ofrecen una enseñanza evangelizadora, pues no tratan sólo de enseñar sino también educar, y tienen una presencia “muy valorada en la sociedad”. Y ha mostrado la “inquietud” de los obispos sobre el futuro de la religión y la moral católica en las escuelas que dependen directamente del Estado, en las que “los padres de los alumnos se profesan todavía mayoritariamente católicos”.
También ha pedido que se cumplan “sencillamente” los acuerdos suscritos entre la Iglesia y el Estado Español, así como los artículos de nuestra Constitución relativos a la libertad de enseñanza. Ha insistido en que “no pedimos privilegios, sino que se respeten los derechos de los padres que desean que sus hijos sean educados según los principios de la fe que la Iglesia Católica profesa”. Se ha referido a las dificultades vividas por las escuelas católicas, por culpa de las “trabas” que se han puesto en ocasiones al ejercicio de esa libertad de enseñanza. Y ha destacado la relevancia de la educación religiosa y moral, no sólo en la atención de los aspectos individuales, sino también para fomentar en los alumnos el conocimiento, reflexión y práctica de valores de convivencia.

El valor de los conciertos

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno ha agradecido la aportación de FERE-CECA a “la esencial tarea de educar y a esta empresa colectiva de libertad que es nuestro país”. Y ha elogiado su posición “enormemente constructiva y positiva y su actitud siempre abierta al diálogo”. También ha destacado la importancia del modelo de concertación, que ha sido “un acierto”, “ha funcionado” y con el que “todos estamos de acuerdo”, para asegurar el acceso de todos a una educación gratuita. “La enseñanza concertada -ha dicho- es una feliz combinación entre la responsabilidad pública indeclinable de garantizar un derecho fundamental, y la pluralidad que aporta el ejercicio de la libertad de enseñanza”.
Además, ha dicho que los centros concertados tienen el derecho a transmitir y defender los valores de su fe, y los padres tienen reconocido por la Constitución el derecho elegir para sus hijos la formación religiosa y moral acorde a sus propias convicciones, derecho que se ejerce “con el máximo respeto del Gobierno”. Pero ha recordado que el Ejecutivo “también tiene el derecho y el deber recogido en la Carta Magna de transmitir y defender los valores democráticos de convivencia, que son de todos los españoles y de todos los demócratas independientemente de ideologías, de colores políticos y de creencias religiosas”.

Cultura cívica

En este sentido, María Teresa Fernández de la Vega ha afirmado que incorporar en el currículo escolar los contenidos básicos de la educación para la ciudadanía”, a través de una nueva materia creada en la LOE, es una medida “positiva” y “perfectamente compatible” con la diversidad y el pluralismo de la sociedad. En su opinión, “las reglas de convivencia, de ciudadanía, no pueden ser opcionales porque la salud democrática, el respeto, la tolerancia y los ideales de justicia y libertad precisan de una cultura cívica como bien colectivo”.
El presidente de FERE-CECA y EyG, ha destacado la “pasión” de estas organizaciones por educar “también en la socialización”, además de en el conocimiento científico y humanístico, impregnando todas las áreas con la visión del mundo y el ser humano desde el mensaje cristiano. Y siempre “dialogando, discutiendo, debatiendo, discrepando y acordando” con los distintos gobiernos. Y ha explicado que la celebración de los 50 años de FERE-CECA se ha planteado como un tiempo para hacer acopio de los logrado, de lo que no se ha conseguido y de lo que han sido errores, porque “miramos hacia  el pasado para afrontar el futuro”.
Por último, el secretario general de FERE-CECA ha explicado que el lema de este cincuentenario “Creemos en la Educación” resume la esencia inspiradora de esta institución en su tarea, y reconoce que durante este tiempo han estado, y seguirán haciéndolo, “a favor de quienes eligieron educarse con nosotros. Por eso han defendido la “libertad de enseñanza” y han representado sus derechos ante la administración”. También ha presentado el programa de actividades de este aniversario, con el que se pretende “recordar la historia de la organización, acrecentar el asentido de pertenencia a la escuela católica e ilusionar con su futuro”.

 

arriba