Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Juegos de lógica: Aprender pensando

Un centro de Villena (Alicante) fomenta el desarrollo del pensamiento lógico del alumnado de Secundaria con una metodología innovadora

Esta experiencia pretende dar a conocer los beneficios que los Juegos de Lógica poseen en el rendimiento académico y en la motivación de los alumnos que cursan la etapa de Educación Secundaria, ya que favorecen el desarrollo de la memoria, el razonamiento y el proceso de comprensión, así como la motivación y la autoconfianza del alumno en sí mismo. El reto de aprender desarrollando el pensamiento lógico es una metodología que pretende dar respuesta a las necesidades de esta etapa.
Foto: Rafael Martínez

En la etapa de Educación Secundaria los alumnos comienzan a desarrollar el pensamiento lógico-formal, según estudios de Jean Piaget (1980). Es la etapa evolutiva, que favorece el proceso de compromiso del alumno con su aprendizaje y promueve el desarrollo de la confianza en sí mismo, para contribuir de esta forma al desarrollo de su autoconcepto y su capacidad emocional.
Por ello, este artículo pretende analizar y comentar de forma detallada una experiencia educativa presentada en el actual curso académico, 2006-2007, en el centro concertado “Nuestra Señora de los Dolores”, en Villena (Alicante), desde el Departamento de Orientación en la etapa de Educación Secundaria y en colaboración directa con la especialista en Atención a la Diversidad.
Las experiencias educativas con los alumnos con necesidades específicas y no específicas de apoyo educativo en esta etapa permitirán que los Departamentos Didácticos elaboren procesos en los que los Juegos de Lógica se inserten en los programas educativos de cada una de las áreas de conocimiento, en una línea que tiende a enseñar al alumno a pensar y no sólo a hacer (Nickerson y Perkins, 1995).
El Departamento de Orientación del centro, en colaboración directa con la especialista de Atención a la Diversidad en la Etapa de Educación Secundaria, que atiende a los alumnos con necesidades educativas asociadas a dificultades de aprendizaje, motivación por el estudio y comportamiento, plantea a principio del curso académico proponer una metodología de enseñar, que mejore la calidad docente en beneficio de los alumnos, cuyos hábitos, intereses y motivaciones han cambiado.
Por ello, en un afán de innovar dentro de la actividad docente se presenta en un compromiso con la Atención a la Diversidad del alumnado, una propuesta didáctica que enseñe desde la lógica y el desarrollo del pensamiento lógico-formal y que beneficie a todos los alumnos con indiferencia de su edad y sus necesidades educativas.

Propuesta didáctica

Esta propuesta didáctica consiste en integrar dentro de las programaciones curriculares adaptadas (significativas y no significativas), que son elaboradas en coordinación con los Departamentos Didácticos del centro, una nueva forma de aprender y enseñar, trabajando el pensamiento en voz alta (Aprendizaje por autoinstrucciones de Meichembaum, 1977), el razonamiento lógico, los juegos de lógica, de forma que se mejore la estructuración mental del lenguaje, el cálculo mental, la memoria semántica y significativa y la motivación por el mismo.
El resultado de esta propuesta didáctica pretende no sólo motivar a los alumnos, mejorar su autoconfianza en sus posibilidades personales y educativas, sino potenciar su rendimiento académico, el proceso de atención selectiva dedicado al estudio y la planificación mental, a través del desarrollo del pensamiento lógico-proposicional, que según Vigostky (1985) incorpora el razonamiento combinatorio, deductivo y el procesamiento mental de la información (Barkley 1990).
Un Juego de Lógica es aquel que permite al alumno acceder al conocimiento de las diferentes áreas de una forma lúdica, pero incorporando la lógica, la estructuración mental, el pensamiento en voz alta y la motivación por el aprendizaje como eje vertebrador de todo el proceso.
Las programaciones curriculares adaptadas de forma significativa y no significativa, deben promover de forma progresiva la mejora de las potencialidades de cada sujeto, para dar respuesta ajustada a sus necesidades. Por ello, desde el Departamento de Orientación se trabajará desde una metodología que no sólo incorpore el aprendizaje cooperativo entre iguales, sino la lógica y el pensamiento en voz alta como forma de estructurar la mente y mejorar la confianza del alumno en sus posibilidades.

Propuesta de trabajo

El trabajo propuesto es el siguiente: Una metodología que enseñe paso a paso desde lo que el alumno conoce y es próximo para él, que incluya elementos de lógica, verbalizaciones en voz alta sobre los contenidos a trabajar en las áreas de conocimiento, estructuración mental para planificar el aprendizaje, el uso de las estrategias de aprendizaje y el cálculo mental. A través de esta metodología donde la expresión escrita es sólo posterior al pensamiento en voz alta y o interiorizado, se pretende lograr los siguientes objetivos educativos:
a) -Mejorar el rendimiento académico, ya que el alumno centra sus posibilidades y aprende a planificar su proceso de aprendizaje de forma mental.
b)-Beneficiar la organización y estructuración del tiempo de estudio personal fuera del centro educativo, el alumno confía progresivamente en sus posibilidades y comienza a motivarse por el estudio.
c)-Potenciar el desarrollo de la capacidad de atención y memoria significativa, ya que el alumno aprende a pensar.
d)-Mejorar la motivación y el proceso de educación socioemocional, cuando el alumno comienza a darse cuenta de que es capaz de realizar su aprendizaje de forma autónoma y organiza mentalmente este proceso.
El profesor sólo dirige este aprendizaje, permite que el alumno aprenda empleando todas sus capacidades: atención, memoria, razonamiento y percepción, le ayuda a centrar su proceso de aprendizaje posibilitando que mejore paso a paso. En el inicio de la clase el alumno verbaliza y planifica el proceso:
a) El inicio de la clase: El profesor presenta de forma organizada (scrip): Expositivo u argumentativo los contenidos a trabajar estableciendo un vínculo entre lo que el alumno ya conoce y los nuevos contenidos (aprendizaje significativo, Ausubel, 1990). Esta presentación verbalizada acompañada por una presentación en forma de mapa de conceptos o en esquema, permite que el alumno aprenda desde lo más particular a lo general y aprenda a establecer relaciones lógicas y semánticas entre conceptos.
b) El desarrollo de la clase: El alumno aprende vocabulario, maneja conceptos y  relaciona ideas de forma mental, que va exponiendo verbalmente en un lenguaje dirigido por el profesor, afianzando paso a paso el proceso y realizando la práctica del mismo a través de un juego de lógica verbalizado, que acabará siendo interiorizado por el alumno. Como estrategias se emplearán las siguientes: Cálculo mental en el área de Matemáticas, representación mental de contenidos sintácticos y morfológicos o razonamiento matemático.
c) El final de la clase: El alumno demuestra y justifica de forma argumentativa el proceso seguido en la resolución de cada actividad, revisa y halla los errores cometidos, con ayuda del profesor que le proporciona pistas para ello, de forma que el aprendizaje sea vivenciado y sea el alumno quien se motive por hacer bien las cosas, en un proceso de autoevaluación personal de su propio aprendizaje, como forma de aprender más significativa.
Como conclusiones más relevantes de la experiencia cabe destacar que el alumno aprende de forma significativa, organizando mentalmente su aprendizaje; descifra en voz alta en primer lugar hasta interiorizar los contenidos, procedimientos y estrategias para resolver problemas matemáticos, lingüísticos, relacionados con el estudio de las diferentes áreas de conocimiento; planifica lo que va a hacer y cómo lo hará; estimula su propio proceso de memoria semántica y mejoran la confianza puesta en sus posibilidades, permitiendo que desarrolle lo mejor de sí mismo.

María del Carmen Girón Calero
Licenciada. en Psicopedagogía y especialista en atención a alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo.

 

arriba