UNICEF insta a promover la autonomía de la mujer para ayudar a la infancia
El informe “Estado Mundial de la Infancia 2007” resalta los beneficios de la igualdad entre los géneros
Eliminar la discriminación entre los géneros y promover la autonomía de la mujer
tendrá consecuencias profundas y positivas sobre la supervivencia y el bienestar de la infancia, según un nuevo informe de UNICEF publicado recientemente bajo el título “Estado Mundial de la Infancia 2007: la mujer y la infancia”.

Madrid.
La igualdad entre los géneros produce un “doble dividendo” al beneficiar a la mujer y a la infancia, y es decisiva para la salud y el desarrollo de las familias, las comunidades y los países, según el informe Estado Mundial de la Infancia 2007 elaborado por UNICEF. El estudio analiza la discriminación y la falta de poder que sufren las mujeres a lo largo de sus vidas y describe lo que se debe hacer para eliminar la discriminación de género y promover la autonomía de las mujeres y las niñas.
Tras examinar la situación de la mujer en el momento actual, tomando como referencia datos actualizados de variados aspectos sociográficos, el informe analiza la forma en que la igualdad de género serviría para impulsar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y cómo la inversión en los derechos de la mujer podría producir, en última instancia, un doble dividendo: avanzar los derechos tanto de las mujeres como de los niños y niñas.
“La igualdad entre los géneros y el bienestar de la infancia están vinculados de manera indisoluble”, resaltó la directora ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman, en la presentación del informe, y añadió que “cuando se promueve la autonomía de las mujeres para que lleven vidas plenas y productivas, la infancia y las familias prosperan”.
Según el informe de UNICEF, organización que cumple 60 años desde su creación, la influencia de la mujer en las decisiones clave mejora sus vidas y tiene un efecto positivo en el bienestar y el desarrollo de la infancia. A pesar de los progresos en la situación de la mujer que se han logrado en las últimas décadas, la discriminación, la falta de autonomía y la pobreza ensombrecen las vidas de millones de niñas y de mujeres. El VIH/SIDA afecta de una forma desproporcionada a las niñas y las mujeres, y en muchos lugares estas últimas ganan menos dinero que los hombres por realizar el mismo trabajo.
En el estudio se constata que millones de mujeres en todo el mundo están sometidas a la violencia física y sexual, y tienen muy pocos recursos para acudir a la justicia. Como resultado de la discriminación, las niñas tienen menos probabilidades de acudir a la escuela; casi una de cada cinco niñas que se matriculan en la escuela primaria en los países en desarrollo no termina su educación primaria. Los niveles de enseñanza de las mujeres tienen una relación directa con la mejora en los indicadores de supervivencia y desarrollo de la infancia, según el informe.
“Si nos preocupa la salud y el bienestar de los niños y niñas hoy en día y en el futuro, debemos trabajar para garantizar que las mujeres y las niñas tengan las mismas oportunidades de obtener una educación, de participar en la gestión pública, de lograr autonomía económica y de recibir protección contra la violencia y la discriminación”, destacó a este respecto Veneman en la presentación del informe.

Hacia la igualdad entre los géneros

El “Estado Mundial de la Infancia 2007” presenta siete hitos importantes en el camino hacia la igualdad entre los géneros:

Educación: Entre las medidas fundamentales están la abolición de los costos escolares y alentar a los progenitores y comunidades a invertir en la educación de las niñas.

Financiación: En general, no se ha prestado la debida atención a los recursos necesarios para lograr la igualdad entre los géneros y promover la autonomía de la mujer. La inversión para eliminar la discriminación de género debe estar integrada con los presupuestos y planes del gobierno.

Legislación: Las reformas legislativas nacionales en la ley de la propiedad y la sucesión deben situar a la mujer en un plano de igualdad, junto a las medidas y respuestas para evitar la violencia doméstica y la violencia de género en los conflictos.

Cuotas legislativas: Las cuotas son un método eficaz para garantizar que las mujeres participen en la política. De los 20 países del mundo que tienen más mujeres en el parlamento, 17 utilizan algún tipo de sistema de cuotas.

Promoción de la autonomía de la mujer por parte de otras mujeres: Los movimientos de base de mujeres han sido grandes defensores de la igualdad y la autonomía, y deben participar en las primeras etapas de la preparación de las políticas, con el fin de que los programas estén diseñados teniendo en cuenta las necesidades de las mujeres y la infancia.

Comprometer a hombres y niños: Educar a los hombres y los niños y a las mujeres y las niñas sobre las ventajas de la igualdad entre los géneros y la toma conjunta de decisiones puede contribuir a fomentar unas relaciones de mayor cooperación.

Mejores investigaciones y datos: Se necesitan datos y análisis de mayor calidad, especialmente en temas como la mortalidad derivada de la maternidad, la violencia contra la mujer, la educación, el empleo, los salarios, el trabajo doméstico no remunerado, el uso del tiempo y la participación en política.

Factores negativos

El informe llega a la conclusión de que las mujeres no siempre tienen el mismo poder para tomar decisiones domésticas fundamentales, lo que puede tener consecuencias negativas sobre la infancia. En solamente 10 de los 30 países en desarrollo que se incluyeron en un estudio, la mitad o más de las mujeres participaban en todas las decisiones domésticas, entre ellas las que se referían a los principales gastos domésticos, su propia atención de la salud y las visitas a los amigos o parientes fuera del hogar.
La capacidad de las mujeres para controlar sus propias vidas y tomar decisiones que afectan a sus familias está estrechamente vinculada a la nutrición, la salud y la educación de la infancia, según el informe. En las familias donde las mujeres desempeñan un papel decisivo a la hora de tomar decisiones, la proporción de los recursos dedicados a los niños y niñas es mucho mayor que en los hogares donde la mujer desempeña un papel menos decisivo.
Según un estudio llevado a cabo por el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Política Alimentaria, si los hombres y las mujeres tuviesen la misma influencia en la toma de decisiones, la incidencia de bajo peso entre los niños y niñas menores de tres años en Asia meridional descendería hasta 13 puntos porcentuales, lo que significaría 13,4 millones menos de niños y niñas desnutridos en la región; en África subsahariana, otros 1,7 millones de niños y niñas estarían adecuadamente alimentados.
Debido a que los ingresos que percibe la mujer pueden representar beneficios para la infancia, la diferencia por motivos de género en los ingresos suelen reducir o limitar los recursos disponibles para satisfacer los derechos de la infancia, como la atención de la salud, la nutrición adecuada y la educación.
Cálculos basados en las diferencias salariales y la participación en la fuerza laboral sugieren que los ingresos procedentes de actividades económicas de las mujeres representan cerca de un 30% del de los hombres en los países objeto de estudio de Oriente Medio y África septentrional, cerca de un 40% en América Latina y Asia meridional, un 50% en África subsahariana y cerca de un 60% en ECE/CEI, Asia oriental y los países industrializados, indica el informe.
El aumento en la participación de la mujer en la esfera política puede también tener unas consecuencias positivas sobre el bienestar de la infancia. Cada vez hay más datos procedentes de los países industrializados y en desarrollo que indican que las mujeres que participan en la política son promotoras especialmente eficaces de la infancia. Sin embargo, hasta julio de 2006, el número de parlamentarias en todo el mundo era solamente de un 17%.
Los beneficios de la igualdad entre los géneros van más allá de sus repercusiones directas sobre la infancia. El estudio demuestra que promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer -el Objetivo de Desarrollo del Milenio número 3- impulsará todos los demás objetivos, desde reducir la pobreza y el hambre hasta salvar las vidas infantiles, desde mejorar la salud de las madres hasta asegurar la educación universal, combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, y asegurar la sostenibilidad del medio ambiente.

La Agenda del Milenio

La igualdad entre los géneros es fundamental para la realización de la Agenda del Milenio, que corre el riesgo de fracasar si no cuenta con la participación plena de todos los miembros de la sociedad, según resalta la propia UNESCO en un comunicado emitido con motivo de la publicación del informe. La Declaración del Milenio y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, así como las propias Naciones Unidas, parten de la base de que las personas vulnerables, sobre todo los niños y niñas, necesitan que se les brinde un cuidado y una atención especiales.
La igualdad entre los géneros no solamente permitirá promover la autonomía de la mujer y con ello la superación de la pobreza, sino también la de sus hijos, familias, comunidades y países. Cuando se observa desde este prisma, la igualdad entre los géneros no solamente es adecuada desde el punto de vista moral, sino que también es fundamental para el progreso humano. “Aprovechar estos progresos resulta fundamental para lograr no sólo la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, sino también un desarrollo sostenible. Para ello, es preciso promover la influencia de la mujer en las decisiones clave que configuran sus vidas, y las de los niños y niñas, en tres entornos diferentes: el hogar, el lugar de trabajo y el ámbito político”, reza el informe. Cualquier cambio que ofrezca una mejora en una de estas facetas influye en la igualdad de la mujer en las otras, y tiene consecuencias profundas y positivas sobre la infancia en todas partes, según se concluye en el estduio de la UNICEF, que se encuentra a disposición de los interesados en la web: www.unicef.org

 

arriba