La nueva FP favorece la movilidad y el empleo
El real decreto de ordenación
de estas enseñanzas contempla la formación en empresas
Los ciclos formativos de Grado Superior incorporan un módulo profesional de proyecto. (Foto: Rafael Martínez)
Responder a las demandas del mercado laboral es la finalidad de la nueva ordenación de la formación profesional. Las principales novedades del real decreto son que aumentan las vías de acceso a estos estudios y que el currículo incluirá la formación en centros de trabajo.

Madrid. R.C.
El real decreto que establece una nueva ordenación de la formación profesional, conforme a la Ley Orgánica de Educación (LOE). Esta nueva normativa pretende que las nuevas titulaciones y las enseñanzas conducentes a las mismas respondan a las necesidades de la sociedad del conocimiento, basada en la competitividad, el empleo, la movilidad laboral y el fomento de la cohesión y la inserción social, adaptándose a los intereses y capacidades de las personas.
Con la nueva ordenación, las enseñanzas de Formación Profesional estarán integradas por módulos de conocimientos teórico-prácticos, orientados a desarrollar competencias profesionales. De esta manera, la FP será más flexible y favorecerá el tránsito entre diferentes itinerarios educativos, la formación a lo largo de la vida y la movilidad y la empleabilidad en el entorno europeo.
El objetivo de esta nueva regulación es proporcionar a las personas la formación requerida por el sistema productivo y de acercar los títulos de formación profesional a la realidad del mercado laboral.

Perfiles profesionales

Los títulos responderán a los perfiles profesionales demandados por las necesidades del sistema productivo. Dichos perfiles están determinados por la competencia general, las competencias profesionales, personales y sociales y por la relación de las cualificaciones y las unidades de competencia del Catálogo Nacional de las Cualificaciones Profesionales incluidas en el título.
Los alumnos que deseen acceder a estas enseñanzas deberán poseer el título de ESO para las de Grado Medio y el de Bachillerato para las de Grado Superior. Mientras los que no cuenten con estas titulaciones deberán realizar un examen que certifique los conocimientos requeridos. Con esta nueva normativa, las comunidades autónomas podrán organizar un curso para preparar esta prueba y la nota del curso contará en el examen final. Así como, los trabajadores que tengan el certificado de profesionalidad estarán exentos de una parte de ese examen de acceso.

Formación en empresas

Entre otras novedades, el real decreto establece que en el currículo de los ciclos formativos se incluirá siempre un módulo de Formación en Centros de Trabajo, del que podrán quedar exentos quienes acrediten una experiencia laboral relacionada con sus estudios. En los ciclos formativos de Grado Superior se incluirá la realización de un proyecto.
Asimismo, se dispone que las enseñanzas conducentes a la obtención de un título de F.P. incorporen aspectos fundamentales para la formación integral de los trabajadores, como son la cultura emprendedora, la prevención de riesgos laborales, la innovación y la calidad. Este Real Decreto también contempla la educación a distancia y posibilita el acceso a estas enseñanzas de personas adultas que deseen adquirir, mejorar o ampliar sus competencias profesionales.
Una vez publicada esta norma legal, comenzará el proceso de elaboración del nuevo Catálogo de Títulos de Formación Profesional adaptados a esta nueva ordenación y que tendrá como referente el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

Música

Por otra parte, en el último Consejo de Ministros se aprobó un Real Decreto por el que se fijan los aspectos básicos del currículo de las enseñanzas profesionales de Música, reguladas por la Ley Orgánica de Educación 2/2006, de 3 de mayo (LOE). Esta nueva normativa organiza estas enseñanzas, las especialidades, las asignaturas, los requisitos de acceso, los criterios de evaluación y las correspondencias con otras enseñanzas. Entre las novedades destacan la creación de nuevas especialidades atendiendo a las demandas sociales, como es el caso del flamenco, además de otras relacionadas con herramientas conceptuales que proponen las nuevas estéticas de las artes escénicas. También se modifica el tratamiento de la práctica musical de conjunto.
Con la implantación de esta nueva normativa se avanza hacia una estructura más abierta y flexible de estos estudios y se facilita la compatibilidad de las enseñanzas profesionales de Música y la Educación Secundaria.

 

arriba