Nuevo sistema de ingreso a la función docente
El MEC plantea a los sindicatos el borrador de un Real Decreto que también regulará la promoción a cuerpos de grado superior
El MEC ha planteado a los sindicatos una propuesta sobre el futuro sistema de ingreso a los cuerpos docentes no universitarios, y el procedimiento para la adquisición de nuevas especialidades. También regulará el acceso a cuerpos de grupo superior, como los de catedráticos o inspectores, y modelo transitorio en el que se valore “de forma preferente” la experiencia docente previa.
Todos los sistemas de ingreso a la función docente tendrán la homogeneidad necesaria para garantizar la posterior movilidad de los profesores. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
El Ministerio de Educación y Ciencia ha remitido a los sindicatos el borrador de un futuro Real Decreto, por el que se aprobará el reglamento de ingreso, accesos y adquisición de nuevas especialidades en los cuerpos docentes de los niveles no universitarios, en el marco de la Ley Orgánica de Educación (LOE). Y especialmente de su disposición adicional duodécima, que establece que los sistemas de ingreso y acceso a la función pública docente tendrán la “homogeneidad necesaria para garantizar la posterior movilidad de estos funcionarios a través de los concursos de traslados de ámbito estatal”.
Los órganos competentes del Ministerio de Educación y de las Comunidades Autónomas realizarán sus respectivas convocatorias para la provisión de las plazas autorizadas en las diversas ofertas de empleo. También podrán realizar convocatorias conjuntas para cubrir, en un mismo procedimiento, las plazas vacantes que correspondan a sus ámbitos de gestión. En todas ellas se garantizarán “los principios de igualdad, mérito y capacidad, así como el de publicidad”.
El sistema de ingreso en la función pública docente será el de concurso-oposición, y se completará con una fase de prácticas, que podrá incluir cursos de formación y será parte del proceso selectivo. En la fase de oposición “se tendrá en cuenta la posesión de los conocimientos específicos de la especialidad docente a la que se opta, la aptitud pedagógica y el dominio de las técnicas necesarias para el ejercicio docente”. En esta fase habrá una primera prueba, que constará de dos partes que serán valoradas conjuntamente. La parte A tendrá carácter práctico, y servirá para “comprobar que los candidatos poseen la formación científica y el dominio de las habilidades técnicas de la especialidad correspondiente”.

Prueba escrita

La parte B consistirá en el desarrollo por escrito de un tema elegido por el aspirante, de entre dos extraídos al azar por el tribunal en el caso de las especialidades que tengan un número no superior a 25 temas, tres si no superan los 50 temas, y cuatro si el temario es superior. Esta prueba se valorará de cero a diez puntos, y cada una de las dos partes que la componen deberá suponer, como mínimo, tres de esos diez puntos. Para su superación, los aspirantes deberán alcanzar una puntuación igual o superior a cinco puntos.
La segunda prueba tendrá por objeto comprobar “la aptitud pedagógica del aspirante y su dominio de las técnicas necesarias para el ejercicio docente”. Consistirá en la presentación de una programación didáctica, que hará referencia al currículo de un área, materia o módulo relacionados con la especialidad por la que se participa. En ella deberán especificarse los objetivos, contenidos, criterios de evaluación y metodología, así como “la atención al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo”.
Además, los candidatos deberán preparar y exponer oralmente ante el tribunal una unidad didáctica, que podrá estar relacionada con la programación presentada o elaborada a partir del temario oficial de la especialidad. Esta prueba también se valorará de cero a diez puntos, debiendo alcanzarse una puntuación igual lo superior la cinco puntos para superarla. La calificación correspondiente a la fase de oposición será la media aritmética de las puntuaciones obtenidas en las diversas pruebas que la componen, “cuando todas ellas hayan sido superadas”.

Concurso

Superada la oposición, en la fase de concurso se considerarán los méritos de los aspirantes, “en la forma que establezcan las convocatorias”. En todo caso, la experiencia previa y la formación académica se valorarán hasta un máximo de cinco puntos, y los méritos restantes hasta dos puntos. Los candidatos no podrán alcanzar más de diez puntos por la valoración global de sus méritos. La ponderación de las puntuaciones de las dos fases para formar la puntuación global será de dos tercios para la oposición y un tercio para el concurso.
Superarán el concurso-oposición y pasarán a la fase de practicas quienes, una vez ordenados según esa puntuación global, tengan un número de orden igual o menor que el del total de las plazas convocadas en el correspondiente cuerpo y especialidad. Esas prácticas incluirán un periodo de docencia directa bajo la tutela de profesores experimentados, y “tendrán por objeto comprobar la aptitud para la docencia de los aspirantes seleccionados”. Su duración será mayor de un trimestre y no superior a un curso escolar, y podrán incluir cursos de formación. Al término de esta fase se evaluará a cada aspirante en términos de “apto” o “no apto”, aunque en este último caso la administración correspondiente podrá autorizar la repetición de las prácticas por una sola vez.

Promoción a catedráticos

Este futuro Real Decreto regulará igualmente el procedimiento para el acceso de los profesores a otros cuerpos docentes incluidos en un grupo de clasificación superior al suyo. El sistema selectivo constará de un concurso de méritos, en el que el trabajo desarrollado se valorará hasta un máximo de cinco puntos y medio, y los cursos de formación y perfeccionamiento realizados y los méritos (incluidos los académicos) hasta tres puntos cada uno de los dos apartados, no pudiendo sobrepasar los diez puntos la suma total.
Los candidatos también realizarán una prueba, que consistirá en la exposición de un tema de la especialidad a la que se acceda, elegido por el tribunal de entre los presentados por el aspirante y cuyo número no podrá ser inferior al 20% de los correspondientes al temario del cuerpo y la especialidad.  Se valorará de cero a diez puntos, y habrá que obtener, al menos, cinco para superarla. La ponderación de las puntuaciones será de un tercio para la oposición y los dos restantes para el concurso.
Para acceder a los cuerpos de catedráticos habrá que acreditar una antigüedad mínima de ocho años en el correspondiente cuerpo, como funcionario de carrera. En el caso de los catedráticos de Música y Artes Escénicas, habrá también un  sistema excepcional de ingreso mediante concurso de méritos, destinado a “personalidades de reconocido prestigio en sus respectivos campos profesionales”.

Inspectores

Para acceder al cuerpo de Inspectores de Educación habrá que acreditar una antigüedad mínima de seis años en algunos de los cuerpos que integran la función pública docente, y una experiencia como profesor de igual duración. El sistema de selección también será el concurso-oposición, más una fase de prácticas. A la hora de valorar los méritos, la trayectoria profesional, el ejercicio como inspector accidental y el ejercicio de cargos directivos puntuarán, cada uno, hasta un máximo de tres puntos, mientras que por preparación científica y otros méritos podrán conseguirse hasta dos como máximo.
La oposición consistirá en una prueba “en la que se valorarán los conocimientos pedagógicos, de administración y legislación específica de los candidatos”. Consistirá en el desarrollo por escrito de un tema de la parte A del temario, en la exposición de otro de la parte B, ambos extraídos por sorteo por el tribunal, y en el “análisis de un caso práctico sobre las técnicas adecuadas para la actuación de la inspección educativa”, que también será propuesto por el tribunal. Además, se podrán reservar hasta un tercio de las plazas que se convoquen para su provisión, por concurso de méritos, por profesores  que hayan ejercido un mínimo de tres mandatos como director, con “evaluación positiva”. También habrá una fase de prácticas.
El acceso de funcionarios docentes a otros cuerpos del mismo grupo y nivel de complemento de destino se hará por concurso de méritos, en el que “se tendrá en cuenta la experiencia docente” y no será eliminatorio. E incluirá asimismo una prueba, “que tendrá distinto contenido según se opte a la misma o distinta especialidad”. También se contempla la convocatoria de pruebas específicas para la adquisición de nuevas especialidades por funcionarios de otros cuerpos.

Valorar la experiencia

Por último, este reglamento desarrollará asimismo la disposición transitoria decimoséptima de la LOE al regular transitoriamente un sistema de ingreso, en el que se valore “ de forma preferente las experiencia docente previa en los centros públicos de la misma etapa educativa”, durante los años de implantación de la LOE. Así, la experiencia previa se computará en el concurso hasta un máximo de siete puntos, la formación académica y permanente hasta cuatro, y los restantes méritos hasta dos puntos, no pudiendo alcanzarse más de diez puntos por la valoración global.
La posición constará de una única prueba estructurada en dos partes, que no tendrán carácter eliminatorio. La parte A consistirá en el desarrollo por escrito de un tema elegido por el aspirante, de entre tres extraídos al azar por el tribunal en las especialidades que no superen los 25 temas, cuatro su no sobrepasan los 50, y cinco si el temario es superior. La parte B consistirá en la presentación de una programación y en la exposición de una unidad didáctica.
Cada parte de la oposición se calificará de cero a diez puntos, debiendo tener cada una de ellas “un peso mínimo del 40% de la calificación final, peso que será fijado por las administraciones competentes. Y la ponderación total de las puntaciones será de un 60% para la fase de oposición y de un 40% para el concurso. Quienes superen este procedimiento realizarán unas prácticas tuteladas.

 

arriba