Congreso sobre la dirección escolar

Los participantes analizan los modelos europeos, la autonomía y la convivencia

La función directiva como clave de una educación de calidad y de actuación colectiva es una de las conclusiones del congreso “La dirección ante los nuevos retos educativos”, organizado por el Instituto Superior de Formación del Profesorado del MEC. Los participantes coincidieron en afirmar que la dirección exige profesionales, con capacidad de liderazgo y competentes. También consideran que deben acceder los más cualificados, por lo que es imprescindible una formación específica, continua y potente.
Alejandro Tiana, secretario general de Educación, se dirige a los participantes en presencia de Antonio Moreno, director del Instituto Superior de Formación del Profesorado. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
En el transcurso de las jornadas, 250 expertos y responsables educativos se mostraron partidarios de la participación en la elección de la dirección, sin olvidar los criterios de selección, así como de la autonomía de los centros como una necesidad, que significa mayor responsabilidad y de la importancia de la evaluación interna y externa.
De igual modo, plantearon como necesaria la organización pedagógica del centro, que flexibilice el currículo, en función del principio de atención a la diversidad. Para estos profesionales el desarrollo de la convivencia en positivo es uno de los nuevos retos a los que debe hacer frente la dirección y que el equipo directivo debe propiciar que el centro desarrolle las condiciones, habilidades y actividades que posibiliten una buena convivencia en el centro y en la sociedad. También coincidieron en que la dirección demanda más poder, como capacidad para influir sobre profesores y alumnos, pero un poder no sólo carismático, sino derivado de las instituciones.

LOE

Durante la inauguración del congreso, Alejandro Tiana, secretario general de Educación, subrayó que la Ley Orgánica de Educación apuesta por la autonomía de los centros y el principio de cooperación territorial, que se materializa con programas cofinanciados por el MEC y las comunidades autónomas.
La conferencia inaugural corrió a cargo de Juan López Martínez, subdirector general de Ordenación Académica del MEC, quien planteó la dirección escolar ante los nuevos retos educativos, matizando que entre éstos figura la propia dirección escolar. En su intervención, definió cuatro grandes retos: aplicar políticas inclusivas con medidas de atención a la diversidad; el diagnóstico temprano y la atención personalizada; educación en valores; y medidas concretas para afrontar los tres riesgos anteriores, que se materializarían en la gratuidad en Infantil, ocho competencias básicas en Primaria y en ESO recuperar en 1º y 2º el concepto de curso y no de ciclo, desdoblamientos, refuerzos, diversificación y programas de cualificación profesional.

Modelos europeos

La mesa redonda sobre modelos europeos de dirección contó con la participación de Bruce Malone de St. Andrew’s Secondary School, que explicó la organización del sistema educativo escocés y las funciones del director. “Cuando los profesores son buenos y hay liderazgo entre profesores y padres, no se fracasa”, afirmó. A su juicio, “es importante asumir riesgos, aplaudir el éxito, ser un modelo a seguir, saber escuchar y estar dispuesto a hacer el ridículo”.
Por su parte, Sinikka Einola Aivio, directora del Mounulan ala-asteen Koulu de Helsinki, reveló que en su escuela, ubicada en una zona desfavorecida, existen clases multiculturales que no corresponden a ningún curso en particular, además de una clase de enlace para los alumnos que no son lo suficientemente maduros para asistir a 1º de Primaria. “Es importante trabajar en equipo y para ello se crea un comité de padres y el consejo escolar, que considera las sugerencias de los profesores y la dirección”, indica. También es importante la responsabilidad del alumno de su propio aprendizaje y evaluación. En Finlandia no hay inspectores, ni libros de texto y el sistema político delega en los profesores y en la dirección, “sólo hay una prueba estándar que realizan los alumnos que pasan a Educación Secundaria”, precisó. Asimismo, todas las escuelas tienen bibliotecas, que utilizan los niños y los padres.

Ejemplo francés

La intervención del inspector Jean Pierre Veran se centró en la función directiva en Francia, compuesta por tres grandes cuerpos de representación: inspectores, consejeros de educación y personal de dirección. “La contratación de los directores es por oposición, el 70% de los directores proviene de Secundaria, el 18% es personal de educación, el 10% es de Primaria y el 2% es personal de orientación”, aclaró. Además de superar unas pruebas de acceso, el director recibe una formación inicial durante dos años y, después, formación continua.
“Dirección y funcionariado” fue el tema de una mesa redonda, en la que Juan Vaello del IES Bernat de Sarriá de Benidorm (Alicante) expresó los puntos estratégicos en la organización del centro y Manuel Zafra del IES Pedro Soto de Rojas en Granada hizo referencia a los perfiles de su alumnado de etnia gitana y planteó un proyecto de calidad para todos, una gestión colaborativa y creíble y la organización pedagógica del centro desde la atención a la diversidad. Mientras que Emilia Carpio del Colegio San Ildefonso de Madrid describía su centro, que escolariza a niños desfavorecidos junto con otros de familias de muy alto nivel, además de explicar los proyectos que desarrollan. Albert Bramon del IES La Garrotxa de Girona exponía las ideas para gestionar un equipo humano.

Autonomía

En su conferencia, Manuel Alvarez del CRIF Las Acacias hizo un repaso al concepto de autonomía de centros en Europa, deteniéndose en los modelos centralizado, mixto, centralismo descentralizado y de autogestión.
Para Pedro Uruñuela, subdirector general de la Alta Inspección, “la dirección es para promover el cambio, supone adelantarse a lo que va a venir, para adoptar las medidas de prevención pertinentes”. Así como, formula sus respuestas a interrogantes como la necesidad de un plan de convivencia, a qué situaciones se puede aplicar, en qué consiste la convivencia en positivo y las características a tener en cuenta para elaborar un  buen plan de convivencia.
El programa también incluía mesas redondas en las que se examinaron “Directores y equipos directivos”, “El asociacionismo de los directores como factor de calidad”, “Experiencias de gestión de calidad” y “Dirección y convivencia escolar”.

 

arriba