En esta muestra comparten espacio material de trabajo con objetos personales, además de oleos y dibujos. (Fotos: Rafael Martínez)
Ramón y Cajal, un científico multidisciplinar

El Museo de Ciencias Naturales acoge una exposición que conmemora el centenario de la concesión del Premio Nobel

Fotógrafo, poeta, dibujante y pintor, Santiago Ramón y Cajal protagoniza una exposición que refleja su trayectoria vital y científica. Con motivo de la celebración del centenario de la concesión del Premio Nobel a este investigador, la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales organiza una muestra en el madrileño Museo Nacional de Ciencias Naturales, que permanecerá abierta hasta el mes de enero.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Para la puesta en marcha de la exposición Santiaqo Ramón y Cajal. Premio Nobel 1906 han colaborado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el Ministerio de Educación y Ciencia y el Gobierno de Aragón. Una selección de 500 piezas, entre las que figuran instrumentos de laboratorio, cuadernos de apuntes, dibujos, manuscritos, fotografías, cartas y pinturas, ilustran el conjunto de su obra científica, pero también constituyen un recorrido por el momento socio-político de su época, desde el reinado de Isabel II hasta el II República.
El espacio dedicado a la infancia y juventud, abarca su nacimiento en Petilla de Aragón (Navarra) en 1852 y sus primeros estudios en el colegio de los Escolapios de Jaca y en el instituto de Huesca. En esos años, muestra una fuerte vocación pictórica, que se refleja en esta muestra con un dibujo a lápiz de un maño, que realizó a los 8 años, un óleo romántico o el boceto de una cara de mujer a carboncillo. Cursa estudios de Medicina en la Universidad de Zaragoza, donde lleva a cabo una de sus obras de juventud más destacadas el Atlas Anatómico, magnífica colección de láminas que, recientemente, restauradas, se exhiben en esta exposición junto a óleos del Sistema circulatorio del tórax y el abdomen, la Anatomía del tórax y abdomen y la Musculatura y el sistema circulatorio del cuello. Este espacio recoge fotografías familiares de sus padres, su niñera, autorretratos de Cajal y de sus condiscípulos y amigos, así como las calificaciones y un libro de poesías que escribió a los 18 años.

Guerra de Cuba

Con su licenciatura concluida, los acontecimientos históricos le conducen a Cuba en 1874, donde interviene como capitán médico en la guerra por la independencia colonial. De esta etapa, se presentan su expediente militar, el uniforme militar, billetes de la época o la fotografía de su regreso a España en 1875, donde se evidencian los síntomas de caquexia palúdica. Gravemente enfermo, Cajal simultanea los estudios de doctorado con las  oposiciones a cátedra y en estos años, aparecen sus primeras publicaciones científicas, como investigaciones experimentales sobre la inflamación en el mesenterio, la córnea y el cartílago, sobre la génesis inflamatoria y en especial sobre la emigración de los leucocitos o estudios anatómicos.
Tras obtener la condición de catedrático, Cajal comienza su labor docente en Valencia, pero también su carrera investigadora, en la que se marca como primer objetivo la elaboración de un tratado de Histología. En este apartado, el visitante puede observar la primera edición del Manual de histología normal y técnica micrográfica de 1889 y dos autorretratos, uno de ellos junto a su colaborador Juan Bartual Moret en su laboratorio de Valencia, así como cuadernos de notas y protocolos.

Método Golgi

Dos acontecimientos decisivos suceden en esos años, en primer lugar Cajal consigue un moderno microscopio Zeiss que la Diputación de Zaragoza le regala como premio por sus estudios sobre la epidemia de cólera que asoló la costa levantina en 1885. Paralelamente, el investigador descubre método de tinción de Golgi, a través de su amigo Simarro, un nueva técnica tintorial, que presenta extraordinarias posibilidades para el estudio del sistema nervioso.
Fascinado por el potencial del nuevo método, Cajal lo modifica y adapta, hasta convertirle en una herramienta de primera magnitud en los estudios de neurohistología. En 1887, se traslada a Barcelona y estudiando el cerebelo de las aves, demuestra la independencia de las células nerviosas con contra de la teoría vigente, que consideraba al sistema nervioso como un continuo, integrado por una compleja red difusa de conexiones. Viaja a Berlín para presentar sus resultados a los científicos más prestigiosos de la época y logra el reconocimiento internacional.
En este espacio, figura un retrato de doctor Simarro realizado por Joaquín Sorolla, que se expone junto a una caja con preparaciones y un dibujo de cerebelo humano, así como una fotografía de neuronas teñidas con el método Golgi y distintas publicaciones.

Teoría Neurotrópica

Posteriormente, se instala en Madrid para ocupar su plaza de catedrático de la Universidad Central y prosigue sus estudios neurohistológicos. El desarrollo de  nuevas técnicas de tinción le permiten, no sólo rebatir las críticas que surgen contra su teoría neuronal, sino proponer nuevos y sorprendentes avances, como la Teoría Neurotrópica. En este apartado se incluye la primera edición de su obra magna La textura del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados, además de la correspondencia que mantiene con personalidad científicas de su época, como Albert Kölliker y Michael Foster y premios nacionales e internacionales.
Como antesala del Nobel de Fisiología o Medicina, Cajal recibe el premio de Moscú en 1900 y la medalla Helmholt, también presentes en la muestra, junto con las piezas que evocan la concesión del Nobel, como el diploma y la medalla, la relación y méritos y trabajos científicos y el discurso que pronunció en Estocolmo. De igual modo, comparten espacio un retrato de Cajal realizado por Sorolla y su mesa de trabajo, armario de preparaciones y microscopio.
Presente en esta sección está Camilo Golgi, con quien compartió el premio Nobel. Este investigador italiano, erróneamente, se mantuvo hasta el final de sus días como ferviente defensor de la concepción reticularista para el sistema nervioso.

Multidisciplinar

Santiago Ramón y Cajal destacó en otros campos, donde dio muestra de su genialidad, como sus brillantes contribuciones a la fotografía, que dominó en sus múltiples modalidades, y fue pionero en la introducción del color en España. Numerosas fotografías realizadas en Madrid, Londres, París y Estados Unidos figuran, junto con cajas de placas y algunos de los trabajos como la fotografía de los colores: fundamentos científicos y reglas prácticas.
En los dos últimos apartados de la exposición se muestran los trabajos que Cajal desarrolló durante la última etapa de su vida, en el que se combinan los estudios sobre la degeneración y regeneración del sistema nervioso, con la contribución al conocimiento de la retina y centros ópticos de los de falópodos, el neurotropismo y la trasplantación de miembros, el núcleo de las células piramidales del cerebro humano y de algunos mamíferos o las sensaciones de las hormigas. Este espacio también reúne objetos personales, gafas, prismáticos, bastón, plumas, pasaporte, libros y cartas a Miguel de Unamuno o José Ortega y Gasset.
Asimismo, los visitantes pueden observar, por primera vez, un fragmento de un documental inédito sobre la educación y la investigación científica en España en los años veinte, que incluye las únicas imágenes en movimiento de Ramón y Cajal.

 

arriba