Presencia y ausencia de las mujeres en la ciencia

“La estirpe de Isis” hace un recorrido por científicas e investigadoras, desde la antigüedad hasta nuestros días

Cosmólogas, botánicas, entomólogas, bioquímicas, matemáticas e inventoras. Todas las disciplinas científicas han contado con mujeres, pero los historiadores de la ciencia ocultaron sistemáticamente su presencia. La exposición “La estirpe de Isis” está dedicada a las mujeres que heredaron de la diosa egipcia su amor a la ciencia.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Organizada por el programa “For Women in Science” de L’Oréal y la UNESCO, el madrileño Museo de Ciencias Naturales albergará esta muestra hasta el próximo 9 de marzo. Victoria Toro, su comisaria, constata que, al revisar las historias de la ciencia que se han escrito  en  los  diferentes  siglos,  observamos  que

Grupos de
escolares ante algunos de los paneles expuestos en la muestra. (Fotos: Rafael Martínez)

figuran pocas mujeres en sus páginas. “En el siglo XX, sólo Marie Curie y en alguna otra aparece una matemática y filósofa del siglo IV, Hipatia de Alejandría”, especifica. Sin embargo, en las mitologías si hay multitud de diosas ligadas a las ciencias, como Isis. Esta deidad proporcionó a los pueblos del Nilo sus leyes, su escritura y su medicina, inventó el proceso de embalsamamiento, enseñó a los egipcios la agricultura y era la patrona de la navegación y protectora de la astronomía.
No obstante, durante la segunda mitad del siglo pasado diversos estudios rescataron los nombres y los proyectos de numerosas mujeres que habían realizado valiosas aportaciones al avance de la ciencia. “Nosotros hemos unido ambas ideas y ese es el motivo del nombre de la exposición”, puntualiza Victoria Toro.

Tres ejes

La muestra consta de 18 módulos, que describen la aportación de las mujeres a diversas disciplinas científicas y que giran en torno a tres ejes expositivos: “Mujeres con ciencia”, “Mujeres sin ciencia” y “Ciencia sin mujeres”. Con un carácter divulgativo e interactivo, esta exposición va dirigida especialmente a los más jóvenes, que pueden participar en los paneles interactivos y disfrutar un vídeo sobre Marie Curie, inédito en España. Este espacio también cuenta con expositores, que presentan inventos como el chaleco antibalas, los antibióticos fungicidas, los pañales desechables, el refinado de crudo para la obtención de gasolina o el limpiaparabrisas del coche, todos ellos realizados por mujeres.
Victoria Toro cita “casos sangrantes”, que demuestran el olvido de la mujer “como sujeto y como objeto en la  historia de la ciencia” y hace referencia a pioneras como la astrónoma y matemática Hipatia de Alejandría; la médico James Miranda Stuart Barry, que realizó la primera cesárea en el Imperio Británico, disfrazada de hombre; Ada Byron, hija de Lord Byron, la primera programadora informática de la historia. Sin olvidar a Marie Curie, que ganó dos premios Nobel de Física y Química o a las españolas Margarita Salas y Carmen Ascaso.

Paneles

Mientras que el panel de “Marcianas en el laboratorio”, tiene a la experta en Rayos X Rosalind Franklyn como protagonista, “Revolucionarias” presenta a mujeres que han desafiado el orden establecido con sus teorías científicas, como Lynn Margulis, entre las contemporáneas, e Hildegard von Bingen o Margaret Cavendish, en siglos pasados.
Un espléndida fotografía de Hedy Lamarr, preside el panel denominado “Una estrella de Hollywood”. A esta actriz, especializada en papeles de mujer fatal, le sobraba talento para inventar y patentar en 1941 un sistema de comunicaciones secreto que permitía impedir la detección del lanzamiento de torpedos. “Maternidad” está dedicado a las mujeres que han escrito tratados y han investigado sobre los embarazos y los partos, además de tener sus propios hijos. Al parecer, algunos de los tratados de ginecología y obstetricia más importantes de la Edad Media habían sido escritos por mujeres. 
Desde tiempos antiguos, las mujeres se sintieron atraídas por la química y en los últimos siglos han continuado con esta trayectoria, pero, además, se han introducido en la química moderna. En el espacio dedicado a esta ciencia se muestran las preferencias de las antiguas por la perfumería, la cosmética y la alquimia. Victoria Toro pone el ejemplo del baño Maria, procedimiento muy usado para cocinar, que en realidad se trata de un proceso alquímico inventado por Miriam o María, en el siglo I.

Premios y becas

“For Women in Science” es el panel que explica el programa desarrollado por L’Oréal y la UNESCO para promover el papel de las mujeres en la ciencia y aumentar el número de vocaciones científicas en todo el mundo. Desde su creación en 1998, hasta la actualidad, 131 científicas han sido galardonadas y becadas. Con una dotación de 100.000$, los premios se conceden a 5 científicas por año y continente en dos disciplinas alternativas: Ciencias de la Vida y Ciencias de la Materia. Así como, se adjudican 15 becas por año, con una cuantía de 40.000$, para incentivar a las jóvenes investigadores con proyectos en Ciencias de la Vida.
El Ministerio de Educación y Ciencia y L’Oréal- UNESCO ha firmado un convenio para la concesión de ayudas económicas de investigación posdoctoral. Con una dotación de 20.000 euros, estas ayudas van dirigidas a jóvenes científicas españolas, menores de 35 años y especializadas en Ciencias de la Vida, que pretendan desarrollar su labor en nuestro país.

Pioneras

Victoria Toro subraya el coraje y la determinación de las científicas pioneras: “no sólo existía la imposibilidad de estudiar en la universidad, ya que la mayoría de las niñas no recibían más educación que la necesaria para convertirse en amas de casa y, además, estaba “mal visto” que las mujeres tuvieran conocimientos sobre áreas que se consideraban masculinas”. A pesar de ello, entre estas revolucionarias cita a Hildegard von Bingen, que escribió tratados de cosmología, medicina e historia natural, que le llevó a enfrentarse con obispos y cardenales, hasta con el Papa o Lynn Margulis, cuya teoría de la simbiogénesis ha pasado de ser denostada por sus colegas en los años sesenta a formar parte de las enseñanzas de la biología en la actualidad.
De los estudios realizados en España sobre la situación de las mujeres científicas se desprende que, cuanto más altos son los puestos, menos mujeres aparecen. Mientras que el porcentaje de mujeres que abandona tras la tesis es mucho más alto que el de varones, el de catedráticas y de directoras de equipos y laboratorios es mucho más bajo. Sin embargo, estas cifras no se ajustan al número de mujeres y varones que estudian en las facultades de ciencia.
Con un carácter itinerante, tras recorrer Valladolid, Gijón, Pamplona y Valencia, esta muestra llega a Madrid y, como novedad, se ha organizado un ciclo de conferencias, a cargo de investigadoras como la bióloga Margarita Salas, la matemática Capi Corrales, la oncóloga María Blasco, la paleobióloga Yolanda Fernánez Jalvo y la socióloga María Angeles Durán. 

 

arriba