La mayoría de los escolares acepta
a los inmigrantes en sus aulas
El 5% dice sentirse acosado y el 3% se reconoce maltratador, según un estudio de la FUHEM y el Instituto IDEA
Más de la mitad de los estudiantes de Bachillerato (51’7%) están satisfechos de tener compañeros inmigrantes. Solo el  12’4% de ellos está en contra de la presencia de estudiantes inmigrantes en su clase, y el 35’9% se manifiesta indiferente. Respecto al maltrato, más de la mitad perciben que existen agresiones físicas en chicos de su edad.
Los estudiantes se muestran satisfechos de su relación con
los compañeros y de la forma
de enseñar de los profesores.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. M. GIRON
Así se desprende del estudio “La opinión de los alumnos sobre la calidad de la educación”, elaborado por la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM) y el Instituto de Evaluación y Asesoramiento Educativo (IDEA), sobre una muestra de 2.000 estudiantes de entre 11 y 18 años de la Comunidad de Madrid.
La aceptación de la presencia de alumnos inmigrantes en clase varía en función de la edad, mostrándose más reticentes cuanto más mayores son, y de la titularidad de los centros en los que estudian los alumnos. De esta forma, los estudiantes de Bachillerato de los centros públicos “aceptan más a los inmigrantes” (69%), frente a los de centros privados (54’8%). Hecho que puede explicarse, según la opinión del director del estudio Alvaro Marchesi, porque el alumnado de los centros públicos “está más familiarizado con los inmigrantes, en la escuela y en su entorno social”.
Respecto al maltrato en la escuela, los datos indican que el 5% de los alumnos entre 11 y 18 años se considera maltratado por algún compañero de forma habitual y el 3% reconoce acosar cotidianamente a sus compañeros. Así, más de la mitad percibe que existen agresiones físicas en chicos de su edad y que algunos no se atreven a decir que otros les molestan. Principalmente, los de primero y segundo curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) consideran que los conflictos han aumentado con los años, frente al 37% total de estudiantes que considera que no han subido los casos de violencia.

Más disciplina

A pesar de que un 59% de niños admite que las normas de disciplina que hay en el centro escolar favorecen el ambiente de trabajo, un porcentaje similar cree que deberían tomarse medidas más duras en relación con el comportamiento de determinados alumnos.
El maltrato se da en todo tipo de centros, tanto públicos como privados, y afecta más a los chicos que a las chicas, siendo más común en Primaria que en niveles educativos superiores, de manera que en Bachillerato prácticamente desaparece.
Aunque un 12% de los alumnos siente que algunos profesores tienen miedo a determinados estudiantes, siete de cada diez jóvenes están contentos con el clima de convivencia entre compañeros. Además, su grado de satisfacción es alto, especialmente en cuestiones relacionadas con los compañeros, la atención del tutor, la manera de enseñar de los profesores y la preparación que obtienen. Si bien la satisfacción de los escolares disminuye conforme van pasando curso y llegan a Bachillerato.
Los alumnos que estudian en centros privados se sienten más contentos con la preparación que obtienen, la manera de enseñar de los profesores, las actividades complementarias y extraescolares y la disciplina. Los de los centros públicos valoran más la participación en el centro, la atención tutorial y los recursos disponibles.

Miedos y defectos

Entre los miedos de los estudiantes, destaca el sentirse solo (31’5%) y ser maltratado (30%). Entre sus defectos, reconocen esforzarse poco (46’9%) y ser poco responsables (23’6%) mientras sólo el 3’9% admite ser maltratador y la mayoría opina que los conflictos sociales tienden a resolverse más mediante la agresión que el diálogo.
Sobre los estudios, la mitad de los encuestados cree que la mayor parte de los estudiantes tienen poco interés por aprender , apostando por aumentar el presupuesto educativo (45’8%), cambiar el horario de clases (43%), y las instalaciones de los centros escolares (41%), como principales modificaciones para una mejora educativa.
En cuanto al apoyo familiar, el 93% de los encuestados cree que su familia se preocupa por sus estudios pero no siempre se refleja en ayuda directa, que además disminuye a medida que el alumno progresa en el sistema educativo.
Cabe destacar también que el 61% de los alumnos se consideran mejor preparados que sus padres a su edad y ve utilidad para el futuro en la enseñanzas que reciben en la escuela (77%), siendo más críticos con su formación los estudiantes mayores.
Por último, la moral (44%) y la ciencia 31%) son los dos factores más importantes para el progreso de la sociedad, según los alumnos, muy por encima de la política (12%), el arte (7%) o la religión (5%). En general, los estudiantes más pequeños se muestran mucho más optimistas con respecto a la sociedad que los mayores.

 

arriba