Biografía social

El centenario de Francisco Ayala recuerda el complejo estar que
el siglo XX español ha exigido de sus intelectuales y artistas

Un merecido homenaje al escritor, editor, diplomá- tico, ensayista, periodista y profesor de literatura que siempre supo responder consecuentemente a las difíciles tramas de su tiempo y un pormenorizado recorrido entre fechas de su vida por el especialmente complicado siglo XX español: El escritor en su siglo, ahora en la Biblioteca Nacional, es una excepcional historia del artista en sociedad.

Madrid. JULIA FERNÁNDEZ
Cien años y seis meses entre su Granada natal y de sus primeros estudios; el Madrid del bachillerato, de la carrera de Derecho, de sus primeras colaboraciones en prensa, de sus dos primeras novelas: Tragicomedia de un hombre sin espíritu e Historia de un amanecer, de su amistad con Ortega, de El boxeador y un ángel e Indagación del cinema; el Berlín de los años 30 gracias a la beca de la Junta para Ampliación de Estudios, de sus

artículos como corresponsal, de su boda con Etelvina Silva; el regreso a Madrid, la obtención de su Cátedra de Derecho Político, el nacimiento de su hija Nina, sus editoriales en el periódico El Sol, sus traducciones; el viaje por Uruguay, Argentina, Chile y Paraguay con su mujer e hija; la inmediata reincorporación a su puesto oficial cuando se entera del levantamiento militar; su trabajo en el Ministerio de Estado, su colaboración en la embajada de Praga, su labor como Secretario General del Comité Nacional de Ayuda a España...

Y el exilio

“Francisco Ayala estaba de viaje por Sudamérica y pudo quedarse allí, pero regresó a España para luchar por el gobierno legítimamente constituido. Ha vivido momentos significativos del siglo y siempre ha elegido sin abandonar su responsabilidad: es un personaje moral”. Este comentario de Luis García Montero, artífice de El escritor en su siglo, exhibida en la Biblioteca Nacional, sitúa y reivindica para nuestra memoria histórica el espléndido personaje y ser humano que ha construido en sí y para su tiempo escenas, situaciones y relaciones de gran trascendencia y simbolismo moral, cultural y social desde su exilio inicial en Francia, Cuba y Chile; su asentamiento definitivo en Buenos Aires donde comenzará a publicar ensayos y establecerá vínculos de amistad con escritores argentinos como Eduardo Mallea, Victoria Ocampo, Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares; su corta estancia de un año en Brasil, en la Cátedra de Sociología en la Universidad de Río de Janeiro, donde trató a la poeta Gabriela Mistral y a los escritores Manuel Bandeira, Carlos Drummond de Andrade y Otto Maria Carpeaux; su regreso a Buenos Aires, la edición de la revista Realidad, una de las publicaciones más culturales más importantes de aquellos años, su Tratado de Sociología, sus colecciones de relatos sobre el poder y las causas de la Guerra Civil española; su aceptación de la Cátedra de Sociología en la Universidad de Río Piedras, en Puerto Rico, la puesta en marcha de la revista La Torre, sus ensayos Introducción a las ciencias sociales y El escritor en la sociedad de masas, su obra Historia de macacos; su viaje en 1957 a los EEUU como profesor de Literatura Española en Princeton, sus novelas Muerte de perro y El fondo del vaso, su ensayo sobre la creación literaria Experiencia e invención; sus años en la Universidad de Nueva York, su novela El rapto y los ensayos Problemas de la traducción y España, a la fecha; su estancia en la Universidad de Chicago, su sorprendente rehabilitación en la cultura oficial española al inicio de los 70 con la publicación de sus Obra narrativa completa, el otorgamiento del Premio de la Crítica a su El jardín de las delicias, la Cátedra de Literatura Española en la Universidad de Nueva York, sus estudios sobre Cervantes y Quevedo  y La novela: Galdós y Unamuno , su jubilación y, en plena transición española a la democracia, su retorno a Madrid.

Acierto de una vida

La exposición Francisco Ayala. El escritor en su siglo, organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, la Comunidad de Madrid y la Biblioteca Nacional, realiza este extraordinario recorrido vital y profesional a través de más de quinientas piezas entre documentos biográficos e históricos, cartas, libros, fotografías, revistas y cuadros que logran centrar el crecimiento, desarrollo y afirmación social de su estar vital y profesional. Aquí están presentes, tomando como punto de partida su Granada natal de 1906, el agitado Madrid de Primo de Rivera, el fascinante Berlín del periodo de entreguerras, la vanguardia literaria española de los años 20, la proclamación de la República, el estallido de la Guerra Civil, las ciudades que él vivió en su exilio, los personajes que -como Azaña, Negrín, Max Aub, Ortega y Gasset, Gómez de la Serna, Juan Ramón Jiménez, Gabriela Mistral, García Lorca, Alberti, Pedro Salinas o Jorge Luis Borges- fueron parte de su cotidianidad en el escenario social y personal y algunas de las obras de arte que fueron suyas o le hicieron soñar. Aquí también está el público y merecido reconocimiento que el nuevo estado democrático español ha manifestado con gestos como la concesión del Premio Nacional de Literatura, por su obra Recuerdos y olvidos, su ingreso en la Real Academia de la Lengua, la Cátedra rey Juan Carlos I en Nueva York, la Medalla de Oro de la Ciudad de Granada, el Premio Nacional de las Letras Españolas, el Premio de las Letras Andaluzas, el Premio Miguel de Cervantes y el Premio Príncipe de Asturias. Ecos que esta sociedad devuelve a uno de los prohombres y artistas que mejor supo forjar su historia en la Historia.

 

arriba