Mejorar las condiciones laborales del profesorado
Los sindicatos anuncian sus principales reivindicaciones para el primer curso de aplicación de la LOE
Los sindicatos van a pedir al MEC que cumpla los acuerdos suscritos el pasado año y adopte medidas para mejorar las condiciones laborales del profesorado. De cara al próximo curso, el primero de aplicación de la LOE, consideran prioritario negociar el futuro estatuto sobre la función pública docente y, mientras tanto, exigen el cumplimiento de los acuerdos firmados hace casi un año para la enseñanza pública y la concertada.
Los sindicatos van a pedir este curso un incremento del gasto público en educación. En la foto, la ministra reunida con los responsables de la Confederación de STEs. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El sindicato ANPE quiere centrar el debate educativo durante los próximos meses en mejorar “las condiciones laborales del profesorado y su estatus profesional”, así como en conseguir “el reconocimiento social de la labor docente, para lograr nuestra dignificación como profesionales de la enseñanza”. Aunque es consciente que el nuevo curso escolar “comienza con la mirada puesta en el desarrollo de la LOE”, quiere “menos debate ideológico-educativo y más recursos y soluciones a los problemas de los profesores”.
En este sentido, considera prioritario desbloquear la negociación de un Estatuto del Profesorado que contemple sus derechos y deberes, su promoción y desarrollo profesional, y diseñe “una verdadera carrera profesional que haga más atractiva y motivadora la función pública docente”. También muestra su preocupación por “los problemas de indisciplina y el nivel de conflictividad” en los centros, así como por “el deterioro de la figura del profesor”. Por ello, aplaude la inclusión en la LOE del Plan de Convivencia escolar, pero cree que “es sólo un punto de partida”, y reclama la revisión de la actual normativa de derechos y deberes de los alumnos. Por otra parte, va a pedir al Gobierno un “compromiso serio” para aumentar el gasto público destinado a educación hasta el 6% del PIB.

Temas pendientes

La Federación de Enseñanza de CC.OO denuncia que el nuevo curso “comienza con la mala noticia de que el MEC persiste en su actitud de incumplir los compromisos que adquirió hace casi un año con el profesorado, tras la firma de los acuerdos básicos laborales de la enseñanza pública y concertada”. Porque cree que quedan pendientes temas “de tanta trascendencia como el acceso a la función pública docente, el pago del complemento retributivo, el funcionamiento de la mesa tripartita, y otras cuestiones como el Decreto de la Formación Profesional, la reforma del Consejo Escolar del Estado, etc”.
CC.OO advierte que “mientras no se cumpla fielmente lo acordado no es posible comenzar nuevas negociaciones, como el estatuto docente”. Confía en que la aplicación parcial de la LOE “suponga una oportunidad para mejorar la calidad de nuestro sistema educativo, y reducir las cotas de fracaso escolar y el elevado número de jóvenes (un 30%) que no logran la titulación en Bachillerato o FP”. Cree que hay que dar prioridad a temas como “la financiación, los programas de cooperación territorial, la solidaridad interterritorial, la compensación de las desigualdades, la atención a la diversidad del alumnado y el reconocimiento, apoyo y valoración de los profesionales de la educación”. Y reclama un aumento del gasto público en educación, “que en nuestro país se encuentra todavía en un 4,47% del PIB, mientras que la media en la UE es de un 5,30%”.

Problemas

También FETE-UGT pide que el primer curso de la LOE “dé respuestas a las necesidades del profesorado” que, en su opinión, se enfrenta de nuevo a “problemas que, año tras año, se repiten en las aulas y repercuten en sus condiciones laborales”. Entre ellos cita “la ejecución de obras de acondicionamiento, las ratio, el número de alumnos con dificultades o retraso en el proceso de aprendizaje, la situación del comedor, el transporte escolar, etc”. Y también el incremento en el número de alumnos escolarizados, “en buena medida gracias a los inmigrantes que requieren una integración adecuada”. Por ello, cree que “las administraciones deben hacer un mayor esfuerzo en relación con centros y tutores de acogida”.
FETE destaca la “urgencia por terminar cuantas obras se están acometiendo en nuestros centros para la mejora de infraestructuras”. Reclama “una oferta real y adecuada” en el número de plazas públicas en el primer ciclo de educación infantil. Y propone “un amplio proceso de participación” para elaborar las normas que van a implantar las comunidades autónomas sobre temas como “el sistema de admisión de alumnos, planes de apoyo para los estudiantes con necesidades educativas especiales, sistemas de evaluación y promoción y nuevos métodos de refuerzo para los repetidores”. Además, quiere que el MEC “aclare si la clase de religión tendrá o no alternativa y dicte las enseñanzas comunes que se impartirán y sus contenidos”.

Propuesta regresiva

Representantes de la Confederación de STEs-Intersindical se han entrevistado recientemente con la ministra de Educación, a quien han hecho llegar su “preocupación por la paralización de las negociaciones con el MEC en todo lo relativo al profesorado, en un año en que la nueva LOE inicia su primer curso de aplicación”. También han pedido que durante el desarrollo de dicha Ley “no se aprueben medidas que empeoren la situación laboral de quienes trabajan en la enseñanza, jerarquizando y desregulando la tarea de enseñar”. Y han manifestado que el MEC ha presentado una propuesta de estatuto del profesorado “inquietante, jerarquizadora y regresiva, que en nada favorece el trabajo en equipo en la enseñanza y el reconocimiento social y administrativo” de la docencia.
Sobre el proyecto de Real Decreto por el que se establece un complemento de especial dedicación al centro, “que no sería para todo el profesorado”, los STEs-i han mostrado su desacuerdo con que “se apliquen criterios como la productividad” en la enseñanza, y han pedido que durante la tramitación de la LOE, y “como reconocimiento a la dificultad de la tarea de enseñar”, se sustituya dicho complemento por “un incremento lineal para todo el profesorado que alcance los 250 euros al final del proceso, comenzando por 60 euros antes de que finalice 2006”. También se han opuesto al nuevo sistema de acceso a la función pública docente, que “no asegura la continuidad en el trabajo de buenos profesionales” como los interinos, que suponen el 20% de la plantillas. Por último, han mostrado su preocupación por el profesorado de Ceuta y Melilla, “que tiene las peores condiciones de trabajo del conjunto del Estado”.

 

arriba