El Gobierno aprobará las directrices para
los nuevos títulos de Grado de 4 años

El MEC adelantará un año el calendario previsto para la integración de las universidades españolas en el Espacio Europeo de Educación Superior

El secretario de Estado de Universidades e Investigación, Miguel Ángel Quintanilla, anunció, durante la reunión de la Comisión Académica del Consejo de Coordinación Universitaria, que el Gobierno aprobará las directrices que permitirán a las universidades impartir los nuevos títulos de Grado de 4 años y que el MEC adelanta un año el calendario previsto para la integración de las universidades españolas al Espacio Europeo de Educación Superior.
Miguel Ángel Quintanilla presidió la reunión de la Comisión Académica del CCU. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El secretario de Estado de Universidades e Investigación, Miguel Ángel Quintanilla, presidió, el pasado 5 de julio, la reunión de la Comisión Académica del Consejo de Coordinación Universitaria, de la que forman parte los rectores de las universidades españolas. En el transcurso de la reunión se efectuó un análisis en relación con las pruebas de habilitación nacional del profesorado, y el secretario de Estado de Universidades e Investigación propuso a los rectores una serie de iniciativas en relación a la adaptación de la Universidad española al Espacio Europeo de Educación Superior.
Miguel Ángel Quintanilla expuso a los rectores la propuesta del Gobierno relativa al establecimiento de una serie de directrices y condiciones, cuyo cumplimiento será imprescindible, para que los títulos de las universidades sean oficiales. Dichas directrices no definirán cada título individualmente, sino amplias familias o ramas del saber, y serán las universidades las que elaboren los planes de estudios de cada título concreto cumpliendo las directrices.

240 créditos en cuatro años

Asimismo, el secretario de Estado  propuso en la Comisión que todos los títulos de Grado tengan en total 240 créditos, (cuatro años de duración). Todos los títulos de Grado capacitarán para acceder al mercado laboral, y en determinados casos, como las Ingenierías, tendrán todos atribuciones profesionales. Esta propuesta tendrá en cuenta las carreras universitarias que se definen por directiva de la Unión Europea (Arquitectura o Medicina, por ejemplo) y aquellas cuyas atribuciones profesionales están reguladas por ley, como las Ingenierías.
Miguel Ángel Quintanilla explicó que “los principios que inspiran esta reforma son permitir que las universidades propongan sus títulos, garantizar que los títulos reconocidos como oficiales cumplan directrices comunes y abrir el espacio académico de las universidades españolas para que puedan realmente competir y homologarse con el resto de universidades europeas”.
El secretario de Estado de Universidades e Investigación recordó asimismo que el Gobierno no va a suprimir ninguna titulación universitaria, y a este respecto precisó que “el Espacio Europeo de Educación Superior no exige reducir titulaciones ni las Universidades tienen ningún interés en ello”. Miguel Ángel Quintanilla indicó que en los próximos meses de noviembre y diciembre el Gobierno presentará las propuestas de directrices y el proceso para la homologación de los títulos, lo que supone adelantar un año el calendario previsto.
Por otra parte, la Comisión Académica del Consejo de Coordinación, tras analizar un informe sobre la marcha del proceso de habilitación, aprobó por unanimidad la convocatoria de 206 nuevas plazas de habilitación para ser profesor funcionario. Este sistema de acceso a la función docente mediante el proceso de habilitación será sustituido por el sistema de acreditación tras la aprobación de la reforma de la Ley Orgánica de Universidades.

Reforzar la autonomía de las universidades

Por otra parte, la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, aseguró que la reforma de la Ley Orgánica de Universidades (LOU) en la que trabaja el Gobierno, va a reforzar la autonomía de las universidades españolas, pero para conseguirlo, según recalcó, “se les exigirá responsabilidad y rendición de cuentas”. Mercedes Cabrera realizó estas afirmaciones en la clausura de uno de los cursos de verano de la Fundación Jaime Vera sobre “Los retos de la educación en el siglo XXI”. En su intervención, la ministra dio un amplio repaso a las iniciativas que el Gobierno ha llevado a cabo en materia educativa en sus dos años de gestión, y resaltó que “la apuesta por la educación es una de las señas de identidad de este Gobierno”.
De cara al futuro, la ministra de Educación destacó especialmente las reformas normativas que van a afectar a las universidades, y en esta línea abogó por utilizar la “evaluación como instrumento que permite imbricar autonomía y rendición de cuentas”, y precisó al respecto que la evaluación “no debe entenderse como un proceso negativo o inquisitorial contra las universidades, sino como una oportunidad para mejorar estas instituciones con el objetivo de enriquecer su calidad”. En este sentido, Mercedes Cabrera recordó que el Ministerio de Educación pretende fortalecer la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANRCA) convirtiéndola en una agencia pública. La ministra hizo asimismo referencia a los planes del Gobierno para contribuir a la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior,  con un sistema universitario “competitivo” en el ámbito europeo y que “sea un polo de atracción de estudiantes de otros países”, algo que a su juicio sólo se podrá conseguir con diálogo entre el Ejecutivo con las universidades, las autonomías y todas las partes afectadas.

 

arriba