La Educación para la Ciudadanía sigue suscitando críticas
Mercedes Cabrera destaca que el objetivo de la nueva asignatura es “formar ciudadanos libres”
La asignatura Educación para la Ciudadanía sigue suscitando fuertes críticas entre las organizaciones conservadoras del mundo de la enseñanza. La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, ha señalado que la nueva materia responde a la necesidad de “formar ciudadanos, individuos libres conocedores de sus derechos y capaces de ejercerlos”, y descarta que pueda ser utilizada como instrumento de adoctrinamiento.
La ministra de Educación, en sendas reuniones con los representantes de la CECE y de la plataforma laica. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
Las asociaciones de padres COFAPA y CONCAPA han rechazado el borrador de esta materia al considerar que sus contenidos tienen un claro objetivo de “adoctrinamiento”. CONCAPA se ha congratulado de que organizaciones como el Foro de la Familia estén también dispuestas a secundar la objeción de conciencia frente al adoctrinamiento moral de los hijos. Esta asociación ha reiterado “el derecho” de los padres a decidir sobre la formación moral de sus hijos, “recurriendo, si fuera necesario, a la objeción de conciencia”. Así, anuncia que levará a cabo cuantas medidas sean precisas para defender a los niños de “un adoctrinamiento, que recuerda peligrosamente a los intentos de las dictaduras por formar la conciencia colectiva de sus pueblos”.
Por su parte, COFAPA ha criticado que esta asignatura “quiere usurpar a los padres la responsabilidad que tienen en la educación de sus hijos”, según su presidenta, Mercedes Coloma. A su juicio, “el borrador remitido a las comunidades se inmiscuye en el derecho de los padres a decidir sobre los valores que quieren transmitir a sus hijos”.
La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) ha trasladado también al MEC su oposición a que la asignatura se evalúe mediante el criterio “subjetivo y personal” de observación del profesor acerca de la adquisición de competencias por parte de los alumnos. “Es un error mayúsculo”, ha manifestado la presidenta de esta patronal educativa, Isabel Bazo, recalcando que si la evaluación de la nueva materia no se realiza mediante un examen el docente no podrá valorar el aprendizaje de los contenidos de esta disciplina. Bazo y quince miembros de la Junta Directiva de CECE que se han entrevistado con la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera. Además de considerar que esta materia “pone en duda” la capacidad de los profesores para enseñar en valores de forma transversal a lo largo de todas las etapas, Bazo critica que Educación para la Ciudadanía olvida el tema de la urbanidad entre sus contenidos, a pesar de que “la primera violencia se produce cuando se comete la primera falta de educación”.
Por otra parte, CECE también informó a Cabrera sobre la celebración de su XXXIV Congreso, que tendrá lugar en noviembre en Granada, y en el que se abordará exclusivamente el tema de la LOE, bajo el lema “Educación en libertad”.

Enseñar la Constitución

Por su parte, la titular del MEC, en declaraciones efectuadas durante la presentación de la campaña de comunicación de la FP 2006, ha explicado que la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos responde a la necesidad de “formar ciudadanos, individuos libres conocedores de sus derechos y capaces de ejercerlos”, y descartó así que pueda ser utilizada como instrumento de adoctrinamiento. Cabrera ha reiterado que los contenidos de la asignatura están todavía definiéndose, y que por lo tanto no hay nada definitivo. También ha recordado que los contenidos de dicha materia siguen las recomendaciones internacionales y de la Unión Europea, así como que este tipo de asignatura se imparte en otros 19 países del mundo, 16 de ellos europeos. A este respecto, resaltó que más de la mitad de los contenidos de la asignatura tienen que ver con los principios de la Constitución de 1978, y en un porcentaje muy importante con los Derechos Humanos y las distintas declaraciones internacionales, y agregó que también incluye otra serie de contenidos que tienen que ver con la explicación del proceso de globalización, los conflictos existentes en las sociedades actuales, así como los derechos individuales, las relaciones interpersonales y la familia.
“Me cuesta trabajo pensar que alguien califique todo esto de adoctrinamiento ideológico”, ha afirmado Mercedes Cabrera.

Asignatura de Religión

En relación con la asignatura de Religión y su profesorado, la ministra ha explicado que en la reunión mantenida con la Conferencia Episcopal Española (CEE) “se alcanzó una base de acuerdo sobre la regulación de los docentes, que aún deberá materializarse en el desarrollo normativo de la disposición adicional tercera de la LOE”. Tras señalar que queda pendiente una nueva reunión en septiembre, expresó su plena confianza en alcanzar acuerdos con la Iglesia puesto que “ha habido varias reuniones en las últimas semanas, tanto sobre la asignatura de Religión como sobre su profesorado, y el balance que podemos hacer ahora mismo es positivo”.
En torno a esta cuestión el cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco Varela, ha afirmado que el futuro de la asignatura de Religión “es incierto y poco tranquilizador”, y que la asignatura de Educación para la Ciudadanía “pone a la LLOE al borde la constitucionalidad”. El arzobispo de Madrid expresó estas consideraciones durante su ponencia “Historia y claves de interpretación de la situación de la clase de Religión en España”, impartida en el marco de los Cursos de Verano de la Fundación Universidad Rey Juan Carlos. Rouco precisó a este respecto que “la LOE plantea un peligro de agravamiento del radicalismo del laicismo con respecto a la LOGSE, sobre todo con la introducción de la citada asignatura, “cuyo contenido va más allá del sistema jurídico español y se adentra en los derechos de los padres a elegir la educación moral de sus hijos”.

FETE: no ceder ante las presiones

FETE-UGT ha exigido al Ministerio “firmeza” para implantar la asignatura. Para este sindicato, la Educación para la Ciudadanía es “un gran paso” en cuanto a educación en valores, “puesto que, por primera vez, se incluye en el currículo como materia específica y no transversal”. FETE-UGT anima al Gobierno “a no ceder ante las presiones del mundo de la Iglesia”, puesto que la obligación del primero es legislar para todos, mientras que a ésta le pide que “se limite a dirigir sus mandatos y enseñanzas a sus seguidores y feligreses”.
Por su parte, los responsables del medio centenar de las organizaciones responsables de la campaña “La religión fuera de la escuela” solicitaron a la ministra de Educación, en el transcurso de una reunión en la que participaron representantes de la intersindical STEs, CGT, IU, Sindicato de Estudiantes y Europa Laica, que la enseñanza confesional “desaparezca del currículo” y que se deroguen los “acuerdos anticonstitucionales” establecidos con el Estado del Vaticano. Los integrantes de la plataforma laica mantienen que el punto de los acuerdos con el Vaticano que establece que los valores cristianos han de impregnar todo el sistema educativo “es incompatible con la pluralidad de nuestro sistema político”. En un comunicado emitido por la citada plataforma, se considera que la religión “es una materia que concierne a la esfera privada y que no se ajusta al espíritu laico y científico que ha de presidir la enseñanza en un sistema democrático”.
El secretario general de Educación, Alejandro Tiana, ha insistido en que no deben hacerse interpretaciones ni sacar conclusiones de una asignatura cuyo currículo está aún en proceso de elaboración. En declaraciones a Servimedia, Tiana ha subrayado que “se ha pretendido crear conflicto en torno a esta materia”. Un intento que, a su juicio, “está basado más en posiciones decididas a priori que en los textos”. Tiana ha recalcado que el borrador del currículo de Educación para la Ciudadanía aún no está cerrado, que “estudiaremos las sugerencias contrarias” al borrador actual. “Hasta que se trasforme en decreto, aún queda tiempo, y lo más probable, es que se incluyan modificaciones”.

 

arriba