Cuarenta aniversario del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca
El hispanista Ian Gibson nos habla de su último libro, Ligero de equipaje

Juan Asensio. El Instituto valenciano de arte moderno (IVAM) reúne en su muestra Juan Asensio. Geometría sin límites veinticinco esculturas que este autor, al que se le ha denominado como “Escultor del silencio”, ha creado ex profeso para su exhibición conjunta y que son la continuación física de su reflexión sobre la naturaleza, el fluir del tiempo, la pureza o la estabilidad existencial. Escultor que trabaja tradicionalmente en mármol y piedra, en esta muestra se decanta en cinco de sus piezas por el acero inoxidable abriendo una nueva vía de expresión creativa para su trabajo. Hasta final de agosto.

 
   

Piratas. El Museo Marítimo de Barcelona reconstruye a través de mapas, reproducciones de armas, maquetas de barcos, cartas náuticas, grabados, figuras de piratas realizadas en cartón piedra y ambientes de su cotidianidad, la historia de la piratería para reflexionar sobre la realidad de una práctica que aún permanece en nuestros días: robos, saqueos, secuestros en alta mar... que tienen su origen en el mismo origen del transporte de mercancías por mar y que cuenta entre sus grandes personajes a Barbanegra, el temible Henry Morgan o el enemigo número uno de España, sir Francis Drake. El recorrido de Piratas. Un viaje a través de la historia de la piratería arranca con los egipcios, fenicios, griegos y etruscos para abordar luego las fechorías de los vikingos en la Edad Media, la extensa actividad delictiva en el Caribe a partir del siglo XVI y la situación actual que se vive en los mares de Oriente con algunas de las secuencias más espeluznantes de una historia que es preciso empezar a desmitificar. Hasta el 15 de octubre.

 
   

Culturas del mundo. El Seminario mayor de Santiago de Compostela exhibe en Culturas del mundo. Colecciones del Museo Nacional de Dinamarca, una selección de 122 piezas etnográficas de esta institución danesa que tiene su origen en las nueve salas del castillo real de Copenhague que el rey Federico III habilitó en 1648 para ordenar las obras que había llegado a atesorar de todas las partes del mundo: una Cámara de maravillas (Wunderkammern) que fue el principal conjunto de piezas en Europa de estas culturas y civilizaciones desconocidas. El recorrido discurre por esas colecciones etnográficas creadas al calor de las piezas atesoradas para adentrarse después por los continentes de donde se extraían: África, sobre todo presente con sus máscaras y esculturas de las antiguas sociedades tribales; América, con el arte precolombino, azteca o el arte procedente de las zonas desde Alaska hasta California; India, China e Indonesia, con objetos de tejidos, cerámica seda y porcelana; y, por fin, las culturas primitivas de la lejana Oceanía. Hasta final de agosto.

 
   

Manolo Valdés. El Museo Nacional de Arte Reina Sofía presenta, coincidiendo con los 25 años de su actividad en solitario, la primera retrospectiva completa en España de su producción artística, después de haber formado parte del equipo crónica durante un largo periodo de tiempo. Ochenta y seis obras, entre pinturas, esculturas, trabajos en escayola y obras de papel articuladas en torno a ocho grandes temas: la naturaleza muerta, el paisaje, el retrato, el desnudo, lo religioso, lo cotidiano, lo velazqueño y lo monumental. Además, cinco piezas gigantes (de más de tres metros), situadas en el patio de la Ampliación y en el vestíbulo de entrada a la sala, completan esta mirada al conjunto de su actividad creadora, desde su primera exposición individual en la galería Maegh de Barcelona en 1981, hasta sus últimas pinturas y sus últimos trabajos en escultura, como Twu gray cones, “Mujer con abanico” o “Lille”, realizados en 2006 y nunca antes expuestos. Hasta 25 de septiembre.

 
   

Alexandre de Laborde. El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) recupera en una muestra el viaje que el erudito francés Alexandre de Laborde realizó por España a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX a través de las imágenes que este autor utilizó para su libro “Viaje histórico y pintoresco a España”. Un total de setenta dibujos preparatorios a la edición de su obra –de la que se cumplen estos días 200 años de la publicación del primero de sus cuatro volúmenes- van situando al visitante ante imágenes de una España vista como algo especial en su calidad de “puerta de Oriente”: panorámicas de Barcelona, desde Montjuïc, el monasterio de Montserrat, el anfiteatro de Tarragona, la catedral de Tortosa, el teatro de Sagunto hasta el templo de Diana de Mérida, la mezquita de Córdoba o el sepulcro del Cid en san Pedro de Cárdena...que son vistas desde los criterios de la ilustración y de los viajes napoleónicos. Hasta final de agosto.

 
   

Dama de Elche. En el nuevo Museo Arqueológico y de Historia de Elche (MAHE) se encuentra en estos meses la pieza cumbre del arte ibero y una de las más valiosas del Museo Arqueológico Nacional: la Dama de Elche ha vuelto a su ciudad, más de un siglo después de su descubrimiento, tras extraordinarias dilaciones y bajo grandes medidas de seguridad, como eje de la inauguración del Museo y de su muestra didáctica e interactiva sobre los 2500 años de historia de esta ciudad: importantes materiales de época ibérica, procedentes de la Alcudia, del yacimiento “El Parque de Elche” (situado en los jardines de la ciudad y que ha proporcionado importantes restos escultóricos) y de “El Arenero de Monforte”; materiales griegos de Cabezo Lucero y cerámicas áticas de la Alcudia. Neolítico, eneolítico, Edad del Bronce (La Alcudia, Castellar de Morera, Puntal del Buho, La Moleta, Caramoro). Epoca romana y visigoda (La Alcudia). Hasta el 1 de noviembre.

 
   

Miradas paralelas. El Museo Nacional de Arte de Cataluña reflexiona acerca de los paralelismos que unen a Italia y España en una muestra que reúne 240 imágenes tomadas en las décadas cincuenta y sesenta del pasado siglo. Aquí están esas imágenes en que ambas sociedades restauraban lentamente su normalidad, tras sus experiencias de guerra civil y de conflagración mundial, y se volcaban al futuro que todo les hacía esperar, recogidas por cuarenta y seis fotógrafos como Fulvio Roiter, Giorgio Giaccobi, Tino Petrelli, Mario Giacomelli, Carlos Saura, Francisco Ontañón, Cátala-Roca, Pérez Siquier o Colita, grandes autores que prestaron su  sensibilidad al retrato colectivo de estos países. Hasta el 3 de septiembre.

Cristóbal Colón. El Archivo General de Indias divulga en la muestra Colón desde Andalucía (1492-1505) las experiencias que Cristóbal Colón tuvo en Andalucía, desde que firmó las Capitulaciones de Santa Fe el 17 de abril de 1492 hasta que salió, en 1505, en busca de Fernando el Católico y los Reyes Felipe y Juana. Alrededor de un centenar de piezas entre pinturas, instrumentos, documentos, mapas y planos originales, incunables, libros, objetos suntuarios, facsímiles, monedas...entre los que destaca la colección de autógrafos de Colón, cerca de cuarenta, la mayor que se ha podido ver hasta ahora; los Ptolomeos originales; obras de arte como el Retrato de la Reina Católica, de Juan de Flandes, El Paraíso de Brueghel o una tabla flamenca del siglo XVI que representa a Santa Ursula así como los retratos anónimos de Rodrigo Fernández de Santaella, Fray Diego de Deza y el Papa Julio II. Hasta el 15 de octubre.

Max Beckmann. El Museo Guggenheim de Bilbao recupera en Max Beckmann. Acuarelas y pasteles la vía expresiva menos divulgada del pintor expresionista alemán y artista gráfico y en la que estableció una distancia con el extremo dramatismo que caracterizó su obra pictórica. Casi 70 acuarelas y pasteles que han estado diseminados y a menudo escondidas, que dejan traslucir su humor y una espontaneidad cautivadora en sus retratos, instantáneas cotidianas y paisajes, algunos de gran formato. Hasta el 17 de septiembre.

Colección Pérez Simón. El Museo Thyssen-Bornemisza presenta en Madrid, y por vez primera a nivel internacional, una selección de obras maestras de la Colección Pérez Simón, una institución particular mexicana que cuenta con más de 1000 piezas, incluyendo pintura, escultura, dibujo, artes decorativas y manuscritos desde el siglo XIV al XX. Cincuenta y siete obras representan la riqueza de esta colección, agrupadas en siete apartados: Pintura italiana y alemana del siglo XIV al XVI (Benvenuto di Giovanni, Lucas Cranach, El Viejo), Pintura flamenca y holandesa del siglo XVII (Peter Paul Rubens y Ferdinand Bol), Pintura del siglo XVIII (Giambattista Tiepolo y Francisco de Goya), Academicismo y realismo (William-Adolphe Bouguereau, Léon Augustin Lhermitte y Julien Dupré), Pintura victoriana (Dante Gabriel Rossetti, Arthur Hughes, Sir Lawrence Alma-Tadema y John William Waterhouse) y, por último, Impresionismo y Postimpresionismo (Henri Fantin-Latour y Claude Monet). Hasta el 10 de septiembre.

Ignacio Pinazo. El Instituto Valenciano de Arte Moderno vuelve a acoger el singular espíritu creativo de Ignacio Pinazo, cuando se cumplen los noventa años de su fallecimiento, en una muestra que permite apreciar la pluralidad de registros y la versatilidad de este gran pintor valenciano: “Ignacio Pinazo. Paisaje marítimo” deja constancia, a través de sus 122 obras, de que su forma de contemplar y expresar el mar rompieron moldes y crearon una nueva vía en el paisaje marítimo: desde una óptica y una técnica modernas, adelantándose un par de décadas a los inicios luministas de Joaquín Sorolla, esta producción de Pinazo tiene la virtud de compilar a través de un ingente número de tablas de pequeño formato, todos los temas que otros artistas valencianos han desarrollado más tarde. Hasta el 24 de septiembre.

Goya y Santamarca. La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando acoge un excepcional conjunto de piezas  seleccionadas de entre las doscientas pinturas de la colección Santamarca: un patrimonio artístico reunido en dos generaciones por los condes de Santamarca, con pinturas fechadas desde finales del siglo XVI hasta los primeros años del siglo XX, que hoy forma parte de la institución creada en el final de sus días, el Asilo de Santamarca. Dividida en las salas temporales del Museo de Bellas Artes y en las salas dedicadas a Goya, en las primeras se recogen piezas maestras del género religioso, costumbrista, el paisaje, los bodegones y los floreros y, en menor medida, de historia y mitología, haciendo especial hincapié en los magníficos retratos que Moreno Carbonero y Madrazo y Garreta hicieron de los propietarios y creadores de la colección. Ya en las salas de Goya de la primera planta del Museo, esta exposición se establece como el gran descubrimiento que en realidad es con los seis lienzos de “Juegos de niños” que Francisco de Goya pintó entre 1776 y 1785, durante su etapa como realizador de cartones para tapices en la Real Fábrica de Santa Bárbara de Madrid: “Niños jugando a los soldados”, “Niños jugando a los toros”, “Niños saltando a pídola”, “Niños jugando al balancín”, “Niños peleándose por castañas” y “Niños buscando nidos”, seis escenas documentales de la infancia del XVIII que permanecerán cuatro años expuestas en esta institución madrileña.

Tintoretto. El Museo Thyssen-Bornemisza, en colaboración con el Museo del Louvre y los Musei Civici Veneziani, presenta la muestra Tintoretto. El Paraíso, una reflexión sobre este gran lienzo del italiano -habitualmente mostrado en el hall del Museo- y sobre el concurso convocado para decorar la gran sala del Consejo del Palacio de los Dux de Venecia, al que se presentaron también algunos de los artistas más importantes de la última mitad del siglo XVI. En esta muestra se reúnen los trabajos de Veronés y Basano que inicialmente ganaron el concurso junto a la composición presentada por Palma el Joven, y las dos obras realizadas por Tintoretto: cinco grandes lienzos que narran una aventura artística singular. Hasta el 27 de agosto.

Cristóbal Colón. El Museo Naval recuerda los 500 años de la muerte de Colón en Valladolid dedicando tres de sus salas a examinar la figura y los hechos de Cristóbal Colón a la luz de las distintas acepciones que tiene la palabra mito. Tres grandes capítulos -que se nutren de los propios fondos del Museo Naval y de sus Museos periféricos- conforman un recorrido que comienza introduciendo al visitante en El entorno cortesano de Cristóbal Colón, con piezas que muestran los tipos de embarcaciones de la época y las iniciativas que el marino desarrolló antes de que los Reyes apoyaran su empresa; continúa con el apartado “Colón y el mito romántico”, en la que se documenta la mitificación que el movimiento romántico europeo hizo de su figura; y que termina con las piezas reinas que el Museo posee sobre la materialización del plan colombino y su llegada a las que consideraba las Indias, entre las que están los modelos de las Carabelas. Hasta octubre.

Kyrios. La catedral de Santa María de Ciudad Rodrigo (Salamanca) acoge la nueva edición de la serie de exposiciones que bajo el título de las Edades del Hombre ha ido difundiendo desde 1988 el patrimonio de las once diócesis de Castilla y León. Con un 80 por ciento de obras aún no expuestas, es la palabra griega Kyrios (Señor) la que inspira en esta ocasión una reflexión artística sobre la vida de Jesucristo, articulada en los cinco grandes capítulos Según las escrituras; Puso su morada entre nosotros; Pasó haciendo el bien; Los amó hasta el extremo y ¡Ven, señor Jesús!: óleos, códices, tallas, marfiles, tapices...más de doscientas obras de arte con firmas como las de Pedro Mena, Diego de Siloé, Berruguete, Felipe Pigouchet, Alonso Cano, Luca Giordano o Luis de Morales, entre otros muchos. Hasta el 8 de diciembre.

Gustav Klimt. La Fundación MAPFRE reúne en Gustav Klimt 1862-1918. Mujeres un centenar de dibujos de este artista vienés de finales del siglo XIX, co-fundador y primer presidente del grupo Sezession, versión vienesa del Art Nouveau. Se trata de la primera exposición en España de estas piezas que se centran sobre todo en desnudos de carácter fuertemente erótico que reflejan buena parte de los tabúes sexuales de la época. Junto a ellos también están sus desnudos de mujeres ancianas y embarazadas y los extraordinarios estudios preparatorios para sus grandes lienzos, que permiten compartir el proceso de creación con el artista. Hasta el 3 de septiembre.

Elisabeth Murray. El IVAM acoge en Valencia la primera muestra individual dedicada en nuestro país a esta creadora norteamericana que combina abstracción con figuración en un medio de radical colorido. Cincuenta obras repasan, desde 1963 y hasta 2003, una trayectoria en la que está presente una reacción al minimalismo, su compromiso con el surrealismo y el cubismo, así como9 sus viajes por la pintura de new image y el neoexpresionismo. Hasta el 3 de septiembre.     

Picasso: Tradición y vanguardia. El Museo Nacional del Prado y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en coproducción con la SECC, celebran el 25 aniversario de la vuelta de Guernica a España y el 125 aniversario del nacimiento de Pablo Picasso con una exposición que recorre todas sus etapas creativas a través de más de un centenar de obras. La muestra comienza en el Prado, en su Galería Central, con un grupo de obras maestras del pintor español flanqueadas por una selección especial de obras de los maestros antiguos representados en sus colecciones. Entre las pinturas que podrán contemplarse en este inédito diálogo de Picasso con el pasado se incluirán La Vida (1903) del Cleveland Museum of Art y El niño con el caballo (1906) del Museum of Modern Art de Nueva York; Panes y frutero con frutas sobre una mesa (1908-1909) y El aficionado (1912) del Kunstmuseum de Basilea; Autorretrato con paleta (1906) y Tres músicos (1921) del Philadelphia Museum of Art; La flauta de Pan (1923) del Musée Picasso de París;  La alborada (1942) del Centre Georges Pompidou de París o Las Meninas (1957) del Museu Picasso de Barcelona.  En el Museo  Reina Sofía, esta muestra adquiere un carácter monográfico en torno al Guernica  y su legado, reunidos ahora junto a otras obras relevantes de la respuesta artística de Picasso a las dramáticas circunstancias de las guerras contemporáneas como El Osario (1945) del Museum of Modern Art de Nueva York, y la Masacre en Corea (1951) del Musée Picasso de París. También se han convocado otros dos de los iconos contemporáneos de la condena a la violencia, la Ejecución de Maximiliano (1868-1869) de Edouard Manet, del Städtische Kunsthalle de Mannheim, y Los fusilamientos del 3 de mayo (1814) de Francisco de Goya, del Museo del Prado, que junto al Guernica compondrán una imagen irrepetible sobre los desastres de la Guerra. Hasta el 3 de septiembre.

Descubrimiento del Románico. El Museo Nacional de Arte de Cataluña muestra, por vez primera, una importante selección del material que el arquitecto modernista Lluís Doménech i Montaner (1849-1923) recogió para elaborar una monografía sobre el románico catalán, que no llegaría a terminar. Se trata de notas, fichas, fotos y dibujos, recopilados principalmente entre 1904 y 1906, que, en algunos casos, constituyen las primeras noticias conocidas de conjuntos y piezas que hoy día dan fama a la colección de pintura románica del MNAC, como por ejemplo los ábsides de Santa María d´Àneu, Sant Pere del Burgal, Sant Climent y santa Maria de Taüll o el Frontal de Mosoll. La muestra está insertada en la Sala de Arte Románico, junto a las obras que motivaron estos documentos. En su distribución se sugieren los itinerarios recorridos por Doménech i Montaner en sus pioneros viajes y se incluye una interpretación del fenómeno del interés por el románico en la Cataluña de la Renaixença i el modernismo. Hasta el 17 de septiembre.

Ibn Jaldún. El Real Alcázar de Sevilla, con ocasión del VI centenario de la muerte de Ibn Jaldún, rememora el perfil de este diplomático, viajero, filósofo e historiador tunecino, cuya obra sentó las bases de una metodología moderna en campos como la sociología, la historia o la economía, con la muestra “Ibn Jaldún. El Mediterráneo en el siglo XIV”: más de 100 piezas procedentes de diversas partes del mundo, en un novedoso montaje que acerca al público la historia del mundo conocido en el siglo XIV, y que tienen como escenario el mismo espacio, El Alcázar,  donde Ibn Jaldún mantuvo la entrevista con el rey Pedro I de Castilla, en su visita a la ciudad entre 1363 y 1365. Hasta el 30 de septiembre.

Memorias de Chernóbil. El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona presenta en colaboración con Bancaja  la muestra “Érase una vez Chernóbil”, una reflexión sobre la mayor catástrofe industrial de la historia de la humanidad en la que no sólo se recuerda la magnitud del hecho y las consecuencias que ha tenido sino que trata de enfrentar a los espectadores con una visión panorámica de la complejidad del mundo contemporáneo. La comisaria de la exposición, Galia Ackerman, historiadora y periodista francesa de origen ruso, ha buscado allí a fotógrafos testigos de la catástrofe, secuencias de archivos de las televisiones estatales, objetos como medallas, trajes o diplomas honoríficos de liquidadores, recortes de prensa y publicaciones de la época, mapas, dibujos de niños, y muchos testimonios más de la historia reciente, que todavía no están confinados en museos. Hasta el 8 de octubre.

Arte del vinilo.  El Museu d´Art Contemporani de Barcelona realiza en Vinilo. Discos y carátulas de artistas un homenaje a la expresión artística que este soporte musical llegó a ser a lo largo del siglo XX, desde el propio ámbito del sonido a la creación visual del disco y su cubierta. Con secciones que abarcan desde los movimientos de vanguardia de los años veinte, como el dadaísmo y el Futurismo, hasta los experimentos sonoros más recientes, pasando por movimientos como Fluxus, el Nouveau Réalisme, el Pop Art, Zaj y el Concept Art, el mundo del vinilo de tres décadas está aquí reflejado en su extraordinaria complejidad que tiene protagonistas como Lichtenstein, Warhol, Miró, Richard Hamilton, Haring, Dubuffet, Iannis Xenaks, Beuys, Asger Jorn, William Burroughs, Robert Frank, Hermann Nitsch, Yves Klein, Jack Kerouac o Günter Brus. Hasta el 3 de septiembre.

Filipiniana. El Centro Cultural Conde Duque de Madrid presenta en sus salas temporales un paseo artístico y cultural por Filipinas, un país históricamente relacionado con España. Con un título que es la palabra que se emplea en las bibliotecas del país para designar la documentación relativa a las islas y con una presentación que simula estanterías que hubieran viajado por tierra y mar hasta Madrid, se presentan cuadros, mapas y objetos como guitarras, tambores, lanzas, máscaras y escudos que recorren la historia de una cultura cercana y extraña en su extrema diversidad. Hasta el 24 de septiembre.

Picasso y el arte tribal. El Museo Barbier-Mueller se incorpora al homenaje que Barcelona rinde a Picasso en el centenario de su primer regreso de París con la muestra Picasso, el hombre de las mil máscaras, un espléndido resumen de la fructífera relación que su imaginario mantuvo con el arte de culturas antiguas africanas, precolombinas, griegas e ibéricas. Ochenta y cinco piezas creadas por Picasso y por esos grandes autores anónimos del arte tribal, en un diálogo que este recorrido hace aún más explícito y con obras que por primera vez son expuestas en nuestro país como el rostro en madera esculpido por Picasso en 1907 y la cabeza ibérica que lo inspiró y que también influyó en los rostros de Las señoritas de Avignon. Hasta el 3 de septiembre.      

Visión impura. El Centro de Arte Reina Sofía emplaza al visitante a una reflexión sobre su relación con la obra de arte en esta propuesta que, bajo el título La visión impura, reúne más de 100 piezas de sus propios fondos. Diálogos obvios visuales y las posibilidades que a veces no son tenidas en cuenta y que abren caminos enriquecedores en el disfrute del arte son en esta muestra concretados en el trabajo de cuarenta artistas contemporáneos –Anish Kapoor, Juan Muñoz, Jaume Plensa o Louise Bourgeois, entre otros- que han construido sus propuestas en estructuras teóricas y visuales. Hasta el 11 de septiembre. 

arriba