Los profesores se muestran
críticos con los padres
Les achacan poca atención y falta de exigencia hacia sus hijos, según un informe realizado en la Comunidad de Madrid
El 85% de los profesores de los centros de la Comunidad de Madrid considera que la educación ha empeorado en los últimos años, y un 62% atribuye a las familias responsabilidad en los problemas de convivencia por la falta de exigencia hacia sus hijos y despreocupación por su rendimiento académico, según datos de un reciente estudio.

Madrid. M.G.
“Convivencia, conflictos y educación de los centros escolares de la Comunidad de Madrid” es el título del informe encargado por el Defensor del Menor y cuyo titular, Pedro Núñez Morgades, ha presentado junto a su autor, el catedrático de Psicología, Alvaro Marchesi.
El estudio, que se ha llevado a cabo pasando un cuestionario a 4.460 alumnos y a 1.400 profesores, concluye que la convivencia en la mayoría de los centros educativos de la Comunidad es satisfactoria, con un 80% de escolares que reconocen que los docentes “mantienen el orden” en la clase y un 78% que se muestra “satisfecho” con la relación que mantiene con sus profesores.
Sin embargo, existen problemas “graves” que, a juicio de Morgades y Marchesi, deben ser motivo de “intervención” y tienen su origen  en la presencia de un “pequeño grupo” de alumnos conflictivos que distorsionan el orden dentro de la clase.
Aunque la convivencia en las escuelas madrileñas funciona bien y los profesores realizan un “esfuerzo suplementario” para asegurarla, estos y los alumnos coinciden en que en los últimos años se ha deteriorado, elevándose hasta el 85% los docentes que opinan que la educación ha empeorado.

Diferente percepción

El estudio pone de manifiesto la percepción diferente que de la familia tienen alumnos y profesores, y, así, mientras la mayoría de los escolares valoran a su familia, confían en ella y consideran que se preocupa por sus estudios, los docentes son mucho más críticos a este respecto.
El 23% de los profesores considera que los padres no prestan suficiente atención a las actividades escolares de sus hijos,; el 36% piensa que el clima de convivencia en las familias se ha deteriorado; y el 62% les atribuye gran responsabilidad en los problemas de convivencia en las escuelas “a la falta de exigencia” hacia sus hijos, dijo Marchesi, que advirtió de la “desmoralización importante que sufren los docentes españoles”.
El Defensor del Menor aboga por intensificar la colaboración entre escuela y familia, y recomienda a los padres que “nunca censuren a un profesor delante de sus hijos”.
El informe incide en que la mayoría de los alumnos tiene una actitud contraria al maltrato, a pesar de lo cual el mayor número de víctimas se encuentra entre escolares de 5º y 6º de Primaria, y es mucho más frecuente entre hombres que entre mujeres.

Maltrato minoritario

Según los datos del estudio, el 3% de los menores reconoce que maltrata a sus compañeros, aunque se supera el 6% si se incluye el insulto como forma de maltrato.
Aunque el maltrato en la escuela es minoritario, como también lo son las agresiones a profesores, Marchesi y Morgades advirtieron que son datos “graves” que deben mover a la reflexión y a la acción porque no se debe tener “ninguna complacencia”.
Los profesores, que consideran que los medios de comunicación dan una imagen “distorsionada” de la convivencia en los centros, optan por la justicia y la responsabilidad como valores que más desean para sus alumnos y la sociedad, y eligen la moral como el factor más importante para el progreso de la sociedad.
Los escolares, por su parte, aseguran que su peor defecto es que se esfuerzan poco; eligen la justicia como virtud; y sitúan el maltrato y la violencia como los conflictos que más distorsionan la vida.

 

arriba