La exposición se estructura en torno a las vivencias de los jóvenes euro- peos y americanos participantes en las sucesivas expediciones. (Fotos: Rafael Martínez)
La Ruta Quetzal celebra su vigésimo aniversario

Una exposición recoge las experiencias de los más de 7.000 participantes en el programa

Más de 7.000 jóvenes han tenido la oportunidad de participar, durante las dos últimas décadas, en la Ruta Quetzal, una experiencia que surgió en 1979 de la mano de Miguel de la Quadra-Salcedo y que tiene por objetivo combinar la aventura, con el conocimiento humano, geográfico e histórico de las culturas mediterránea y precolombina.

Madrid. MARGARITA GIRON
Con motivo de este aniversario, la Fundación BBVA organiza una exposición que refleja las vivencias de los participantes en este evento y que se ubica en la sede madrileña de esta entidad. La muestra incluye medios interactivos y audiovisuales y se estructura en torno a la experiencia de vida que ha unido a los más de 7.000 jóvenes expedicionarios, europeos y americanos, de entre 16 y 17 años. A lo largo de 20 ediciones, estos jóvenes han tenido la oportunidad de descubrir las dimensiones humanas, geográficas e históricas de las culturas mediterráneas y precolombinas.
La muestra dedica también un apartado a las materias sobre las que los jóvenes trabajaron en ruta, a través de sus programas académicos y recoge una selección de los mejores trabajos realizados por ellos.
En otro espacio, un gran mapa cartográfico, con 20 bolas del mundo colgadas sobre él, describe los itinerarios y países visitados en cada una de las ediciones.
Por otra parte, un conjunto de vitrinas exponen monedas de diferentes países y una selección de las mejores encuadernaciones realizadas artesanalmente por los participantes de la ruta, además de los diarios de ruta y los juegos de mesa creados por los expedicionarios.

Programa académico

Otra parte de la muestra se ocupa de las cuatro grandes áreas del programa académico: Historia, Arqueología, Antropología y Medio Ambiente, en la que se incluye una parte dedicada a Deporte y Aventura. Un panel introduce al visitante en cada uno de los apartados, en los que se exhiben fragmentos de crónicas de los expedicionarios, vídeos con las mejores imágenes de las diferentes ediciones y vitrinas con objetos como cajas tipo semillero, pinturas, collages, maquetas, desplegables, marionetas, esculturas y cerámicas.
En un último espacio, se recrea físicamente la vida de un campamento en un bosque tropical; una manera de introducir el itinerario de la presente edición de la Ruta Quetzal, que recorrerá desde el 15 de junio hasta finales de julio, México, Guatemala, Belice y España.
La presente expedición lleva como lema “A las selvas de la Serpiente Emplumada. Las ciudades perdidas de los Mayas”, y entre sus escalas están la ciudad colonial de Antigua, los restos mayas de Tikal y Tulum, en México, el castillo navarro de Javier y los monasterios de El Paular y San Millán de la Cogolla. La ruta recordará también el IV Centenario de la muerte de Cristóbal Colón en Valladolid, el 20 de mayo de 1506.

Intensa convivencia

En la ruta participan 200 jóvenes españoles y otros 118 de 52 países de Europa, Latinoamérica, Estados Unidos, Canadá, Guinea Ecuatorial y Marruecos, que convivirán durante un mes y medio compatibilizando la vida de campamento con un programa académico que incluye desde los misterios de la civilización maya a los ecosistemas del bosque tropical, los manglares y las cadenas volcánicas.
Además, en la ruta americana, los talleres tendrán un importante contenido arqueológico, para conocer las técnicas de excavación, catalogación y tratamiento de materiales; así como de naturaleza, donde conocerán algunas de las especies vegetales más importantes de la zona y su tratamiento científico. Ocupa un lugar relevante la etnogastronomía, mediante la cual, los expedicionarios conocerán los olores y sabores más importantes de la alimentación del área maya.
A lo largo de la ruta, serán recibidos por numerosas personalidades, como el presidente de Guatemala, Oscar Berger, y el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.
Durante la etapa española, los expedicionarios se alojarán en lugares como la Academia Militar de Infantería de Toledo y dormirán en “vivac” bajo los olivos de Tudela, en el Puerto del Reventón, en el Parque Natural del Señorío de Bertiz y en el Collado de la Herrería.

 

arriba