Juan Ignacio Cirac es el ganador
más joven del Premio Príncipe de Asturias de investigación científica

Es una de las principales autoridades mundiales en el campo de la teoría cuántica de la información

Seis premios Nobel encabezan a las numerosas instituciones y científicos internacionales que han apoyado la concesión del Premio Príncipe de Asturias de investigación al profesor Juan Ignacio Cirac. Considerado como uno de los científicos más importantes del mundo en el campo de la teoría cuántica, ha desarrollado un nuevo sistema de computerización que permitirá hacer cálculos mucho más rápidos que en la actualidad.

Madrid.
El físico español Juan Ignacio Cirac, director desde hace dos años del departamento de óptica cuántica del Instituto Max Planck de Alemania, es el ganador más joven del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica. Nacido en la localidad barcelonesa de Manresa el 11 de octubre de 1965, fue finalista para este mismo galardón en 2005 y este año era el máximo favorito tras llegar a las últimas votaciones junto con las candidaturas conjuntas de los biólogos Ginés Morata y Peter Lawrence, y de los químicos Avelino Coma y James Fraser Stoddar.
El profesor Cirac está considerado como uno de los científicos más importantes del mundo en el campo de la teoría cuántica de la información y de aspectos de óptica cuántica y física atómica. Según ha informado en un comunicado la Fundación Príncipe de Asturias, con su trabajo ha impulsado “una nueva ciencia del siglo XXI, que puede suponer una revolución tecnológica en el modo de transmitir y procesar la información”.
Y ha desarrollado un nuevo sistema de computerización basado en la mecánica cuántica, que permitirá en un futuro hacer cálculos algorítmicos mucho más rápidos.

Revolución. Entre las aplicaciones que se podrán realizar siguiendo sus teorías está la posibilidad de codificar mensajes secretos, o la de realizar cálculos computacionales, imposibles de efectuar hoy con los sistemas actuales de proceso y transmisión de la información. Además, el ordenador cuántico revolucionará el mundo del la información, ya que permitirá una comunicación más eficaz y una mayor seguridad en el tratamiento de datos y transferencias bancarias.
Su candidatura fue propuesta por la Real Sociedad Española de Física, y ha sido apoyada por reconocidas instituciones y científicos de todo el mundo, entre ellos los premios Nobel William D. Phillips, Claude Cohen-Tannoudji, Wolfgang Ketterle, Eric A. Cornell, Theodor W. Hansch y Roy J. Glauber, y el ganador del Premio Príncipe de Asturias de Investigación en 1988, Manuel Cardona. Tras su elección ha recibido numerosas felicitaciones de la comunidad científica española e internacional y de numerosas universidades, así como de la ministra española de Educación y Ciencia y de los Príncipes de Asturias.

Brillante trayectoria internacional. Juan Ignacio Cirac se licenció en Física Teórica en la Universidad Complutense de Madrid en 1988 y obtuvo el doctorado en 1991. En 1993 fue investigador asociado en el laboratorio de Astrofísica de la Universidad de Colorado (EE.UU), y en octubre de 1996 se incorporó a la Universidad de Innsbruck (Austria) para dirigir el Departamento de Física Teórica. Es miembro de la Sociedad Max Planck desde 2001 y dirige su Instituto en Garching (Alemania) desde hace dos años. También ha realizado investigaciones en universidades como Harvard, Hamburgo, Santa Bárbara (California), Oxford, Hannover, Bristol y París, así como en el Centro de Estudios Nucleares de Saclay y la Ecole Normale Superieur en París y el Instituto Tecnológico de Massachussets.
También es “Doctor honoris causa” por varias universidades, y miembro de las academias de Ciencias española y austriaca, así como de la Sociedad americana de Física. Y es asimismo profesor honorario del Departamento de Física de la Universidad Técnica de Munich. El Príncipe de Asturias se suma a numerosos galardones que ha recibido el profesor Cirac a pesar de su juventud, entre los que destacan el Premio Nacional de Investigadores noveles (1993) y la Medalla (2003) que le ha concedido la Real Sociedad Española de Física, el Premio Félix Kusachenitz (2001) de la Acadeamia Austriaca de Ciencias, y el Premio Quantum Electronics (200) de la Fundación Europea de Ciencia.

 
 

Luz verde a la construcción en Europa del mayor reactor de fusión nuclear del mundo

Madrid. La Unión Europea y otras seis potencias mundiales como Estados Unidos, Japón, China, Rusia, India y Corea del Sur han dado luz verde a la construcción del ITER (Reactor Experimental Termonuclear Internacional), el mayor reactor de fusión nuclear del mundo, que se pondrá en marcha en 2016 con un presupuesto inicial de 5.000 millones de euros, y cuya entidad legal europea se situará en España. Se explotará durante 20 años y trabajarán en él 2.000 científicos, que investigarán para obtener “una energía inagotable, limpia y comercializable”.
La fusión nuclear permite unir de forma controlada átomos de hidrógeno, produciendo energía del mismo modo que se genera en el sol y en las estrellas, y se perfila como una de las tecnologías del futuro para generar energía eléctrica renovable, limpia y barata, además de permitir otras aplicaciones. Su potencial es “enorme” para la UE, según ha afirmado el director del programa de investigación de energía de la Comisión Europea, Pablo Fernández Ruiz, quien ha recordado que Europa importa del exterior el 50% de su energía, porcentaje que aumentaría hasta el 70% en 2030 de mantenerse la tendencia actual, y con este procedimiento podría reducir considerablemente su dependencia energética del exterior.
El director general de Política Tecnológica del Ministerio español de Educación y Ciencia, Carlos Alejandre, ha afirmado que, como miembro de la UE y socio y sede legal del ITER, nuestro país parte en una “posición de privilegio” en la carrera por generar energía por fusión nuclear, y este proyecto “puede representar un cambio significativo para la ciencia, la tecnología y la industria” españolas. También ha informado que un primer núcleo de la agencia que acogerá España está trabajando desde el pasado verano en colaboración con el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), y se ha creado una plataforma tecnológica de fusión, en la que participan casi todas las grandes empresas nacionales de alta tecnología, así como universidades interesadas en este campo.

 
 

Un nuevo fármaco reduce el período de tratamiento contra la tuberculosis

Madrid. La Alianza Mundial para el Desarrollo de Medicamentos contra la Tuberculosis (Alianza TB) ha desarrollado la moxifloxacina, un antibiótico que, según los primeros ensayos clínicos, reducen al menos en un tercio el período de tratamiento de esa enfermedad. Así lo ha afirmado María Freire, presidenta de esta institución que durante los últimos cinco años ha lanzado veinte fármacos para mejorar dicho tratamiento, y que ha calificado este descubrimiento como “el mayor hallazgo en la historia de la lucha contra la tuberculosis”.
La Alianza TB está auspiciada por la Fundación Bill y Melinda Gates, premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2006, que ya a anunciado otra donación de 104 millones de dólares para que la moxifloxacina pase a la fase III de ensayos clínicos, y pruebe definitivamente su efectividad de aquí a 2010. María Freire ha manifestado que la labor de los investigadores de esta Alianza “ya no es un experimento, sino una realidad”, pero ha reconocido que es necesaria la inversión de la Fundación Gates, no sólo para avanzar en los otros proyectos preclínicos que están desarrollando, sino también para que sean asequibles para los países en vías de desarrollo, principales focos de esta dolencia.
La tuberculosis “es una enfermedad global que requiere esfuerzos globales”, ha afirmado María Freire, quien ha asegurado que la Alianza TB necesita unos 100 millones adicionales de los gobiernos de todo el mundo, para desarrollar todos los fármacos que está probando. También ha recordado que “cada quince segundos” muere en el mundo un enfermo del tuberculosis, y que los antibióticos que se utilizan en la actualidad se usan desde hace más de 40 años y requieren un tratamiento mínimo de seis meses distribuido en 130 dosis. Eso eleva su coste considerablemente, que muchos enfermos de países del tercer mundo no pueden afrontar, por lo que interrumpen el tratamiento antes de tiempo y pueden llegar a desarrollar una variante de la tuberculosis resistente a los fármacos.

 

Investigadores españoles excavan la primera ciudad española en Perú

Madrid. Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM)participan en unas excavaciones del yacimiento arqueológico de San Miguel de Piura, la primera ciudad española en Perú, informa Efe. Según uno de los codirectores de esta iniciativa, el arquitecto Luis de Villanueva, la investigación permitirá un mejor conocimiento de las técnicas y materiales de construcción empleados por el urbanismo virreinal en la primera mitad del siglo XVI.
De Villanueva, que también es vicerrector de Doctorado y Postgrado de la UPM, explica que los trabajos preliminares corroboran la riqueza arqueológica de esta ciudad, fundada por Pizarro en 1532, donde destaca la existencia de importantes edificios, entre ellos una plaza de armas, una iglesia y un convento.
El inicio de estos trabajos se remonta a 1999, cuando la UPM y la Universidad de Piura firman un convenio para realizar excavaciones, con el apoyo inicial de la Fundación Diálogos.
En la última fase de los trabajos, han aparecido viviendas con dos pisos, además de una plaza de dimensiones muy grandes, cuyo estudio desvela que “los conquistadores estaban muy enterados en cuanto a trazados de ciudades”, y ello descartaría la hipótesis de quienes piensan que esas personas eran incultas.

 
arriba