Los ministros de Educación de la UE aprueban el “indicador europeo de competencias lingüísticas”
Un método común a todos los países miembros, que
evalúa el nivel de idiomas de los alumnos de Secundaria
España apostará por programas de apoyo, grupos más pequeños, otro tipo de enseñanza y formación del profesorado en materia de enseñanza de lenguas extranjeras. En el ámbito universitario, la reforma incluirá medidas similares a las propuestas por Europa, como la diversificación de la financiación y el impulso de la investigación.
La ministra austriaca de Educación Elisabeth Gherer, actual presidenta del Consejo, saluda a la ministra española de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera poco antes del comienzo de la reunión. (Foto: EFE)

Madrid.
Para la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, la enseñanza de las lenguas extranjeras es una “cuestión pendiente” en España y se plantea como objetivo lograr que los alumnos “manejen con soltura un segundo idioma” al finalizar sus estudios.
La ministra hizo estas declaraciones al finalizar la primera reunión de ministros de Educación a la que ha asistido por primera vez desde su nombramiento como responsable del MEC, donde se aprobó un nuevo método que permitirá evaluar el conocimiento que los alumnos de secundaria tienen de las lenguas extranjeras.
La ministra explicó que la Ley Orgánica de Educación “ha puesto especial empeño en mejorar esta cuestión, para lo que se ha contado con el apoyo absoluto de todas las Comunidades Autónomas”. Para mejorar la situación, se necesitan “programas de apoyo, grupos más pequeños, otro tipo de enseñanza y formación del profesorado”, señaló. En definitiva, “todo lo que haga posible cambiar, puesto que se ha comprobado que la manera de enseñar los idiomas en nuestro centros escolares no ha funcionado con el éxito que se quería”.

Indicador común

El llamado “indicador de competencias lingüísticas”, aprobado por la UE, permitirá lograr “una mayor capacidad” en la evaluación de esos conocimientos, indicó Cabrera.
El nuevo método, que se aplicará a partir del curso 2007-2008, analizará en una primera fase la situación de los cinco idiomas más estudiados en la Unión que son, por orden, el inglés, el francés, el alemán, el español y el italiano.
Por otro lado, Cabrera incorporará en la reforma de la enseñanza universitaria que tiene previsto acometer en España elementos de la estrategia planteada por la Comisión Europea para modernizar las universidades y que sugiere, entre otras cosas, aumentar la financiación que los Estados miembros destinan a la formación universitaria y revisar el sistema de tasas académicas para los estudiantes.
Bruselas cree que la educación superior europea está fragmentada, las regulaciones nacionales son demasiado detalladas, las universidades tienen una tendencia a la uniformidad, y no aprovechan el conocimiento que generan por su desconexión del mundo empresarial. Además, los Veinticinco gastan solo el 1’1% del PIB en educación superior, muy lejos del 2’7% de Estados Unidos, que dedica 10.000 euros más por estudiante y año.

Modernización universitaria

El comisario europeo de Educación, Jan Figel, presentó un documento que identifica las áreas en las que los Estados miembros deben incidir para llevar a cabo esa modernización, que incluyen la supresión de los obstáculos que dificultan la posibilidad de cursar estudios en otros países o la colaboración entre universidades y empresas.
La ministra calificó ese informe de “muy importante” e indicó que servirá en los próximos meses como base para el debate sobre la transformación de las universidades europeas y la importancia de la investigación. Se trata de cuestiones que “nos importan también mucho en España, puesto que estamos ahora mismo en proceso de reforma de las leyes en relación a estos temas”.
Las reformas que se llevarán a cabo en España serán “parecidas al documento que se ha presentado aquí” e incluirán “mucha autonomía de las universidades, responsabilidad paralela en el ejercicio de la misma, búsqueda de financiación no solo pública sino también externa, e insistencia en la investigación”, explicó Cabrera.
La titular de Educación, se refirió también a la acogida que tuvo la propuesta de calendario de aplicación de la Ley Orgánica de Educación (LOE) y se felicitó de que hubiera recabado la unanimidad de la Conferencia Sectorial.
En cuanto a la reforma de este órgano, señaló que, como mucho en dos o tres semanas, presentará un borrador que tiene como objetivo fundamental incorporar a las comunidades autónomas, dado que la ordenación anterior del Consejo Escolar era previa a la transferencia de competencias en materia educativa. “Ese es el objetivo básico de la reforma del Consejo”, añadió.

Reparto de fondos

Por otra parte, los ministros de Educación europeos debatieron el reparto de fondos entre las actividades educativas del próximo programa europeo de formación permanente, que incluye acciones tan populares como el programa Erasmus de intercambio de alumnos y profesores de educación superior.
Tras el acuerdo logrado sobre los próximos presupuestos comunitarios, la suma destinada a esos programas, que también incluyen la iniciativa Leonardo y Sócrates para la formación profesional, Comenius para educación escolar y Grunditvig de enseñanza para adultos, rondará los 7.000 millones de euros para el periodo 2007-2013.
La ministra española pidió un incremento de los fondos destinados al programa Erasmus, dentro del cual España es el país que más estudiantes recibe cada año.
Otro de los asuntos abordados en el Consejo, ha sido la llamada “carta europea de la movilidad”, que pretende servir de “guía práctica” para facilitar los desplazamientos de los estudiantes entre Estados miembros y garantizar que tengan una experiencia positiva. Las recomendaciones podrán aplicarse también a quienes realicen prácticas laborales en otros Estados miembros. El texto, que menciona los derechos antes de partir, durante la estancia y al regreso, tendrá que ser respaldado por el Parlamento Europeo para poder entrar en vigor.
Antes de iniciar el viaje, el interesado debe tener acceso a “fuentes fidedignas de información y orientación sobre las oportunidades de desplazamiento” y a “un plan de formación” que menciones los objetivos y resultados esperados.

 

arriba