Estudiantes madrileños completan su formación en Italia

Una experiencia premiada en los Giner de los Ríos  reproduce el viaje de aprendizaje que desarrollaban jóvenes aristócratas ingleses en el siglo XVIII

Grand Tour
En el siglo XVIII, el término Grand Tour designaba el viaje de aprendizaje que jóvenes aristócratas ingleses realizaban por Italia durante un año. Los descubrimientos de Pompeya y Herculano, además de la relación con las cortes principescas, fueron las razones por las que elegían este destino, para adquirir conocimientos artísticos y un comportamiento cosmopolita.
Los viajeros partían de Inglaterra, hacían una parada en París y, en diligencia, atravesaban Francia hasta Lyon, para continuar, en silla de mano, por los Alpes, hasta llegar a Turín, donde continuaban camino a Génova o a Milán. Estos jóvenes acostumbraban pasar la Navidad o la Semana Santa en Roma y los carnavales en Nápoles o en Venecia, pero su recorrido podía sufrir alteraciones por las variaciones climáticas o bien para asistir a representaciones artísticas, aunque lo prioritario era la actividad del Vesubio.
Un tutor, que simultaneaba las funciones de guía y profesor, impartía clases de latín, historia antigua, arte y numismática. Además de visitar los monumentos más emblemáticos del país mediterráneo, los jóvenes nobles adquirían obras de arte, libros y restos procedentes de excavaciones arqueológicas.
Profesores y alumnos del IES “Cardenal Herrera Oria” recuperan el Grand Tour, un viaje por Italia para profundizar en latín, arte, cultura clásica, historia y geología. Este proyecto ha obtenido un premio Francisco Giner de los Ríos, dotado con 6.250 euros.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El equipo docente del IES Herrera Oria decidió adaptar el concepto de Grand Tour, un recorrido de instrucción y aprendizaje que jóvenes aristócratas ingleses realizaban por Italia durante un año, en el siglo XVIII, al viaje de estudios fin de etapa que realizan sus alumnos de Secun- daria.  Con  la  puesta  en  marcha  de  este

Los alumnos en su recorrido por las distintas ciudades italianas.

proyecto, más de sesenta estudiantes de 4º de ESO tuvieron la oportunidad de visitar las mismas ciudades y monumentos, subir al Vesubio y ampliar su formación en latín, cultura clásica, geografía, historia, arte, biología y geología, como desarrollaban sus antecesores en el siglo XVIII.
Los profesores de Ciencias Naturales, Geografía e Historia y Latín de este centro madrileño plantearon este viaje con un carácter interdisciplinar y definieron como objetivo el conocimiento directo del medio y del patrimonio artístico y arqueológico del país mediterráneo.
“A nuestro juicio el sistema de enseñanza, en general, está excesivamente compartimentado, por lo que al alumno le resulta difícil relacionar los conocimientos adquiridos en las distintas materias”, reconocen estos profesores. Con la puesta en marcha de esta experiencia, “facilitamos la participación y conocimiento in situ de varias materias unidas, de modo que rompan los esquemas estáticos o que los complementen”, continúan. “Se trata de aproximarnos a la formación de los viajeros del siglo XVIII, que les capacitaba para leer textos latinos y griegos, apreciar obras de arte, dibujar paisajes e identificar rocas, minerales y fósiles”, puntualizan.

Programa

El programa del viaje incluía Nápoles, la región de Campania y la estructura geológica, la influencia de los volcanes, el Vesubio, la ciudad romana con sus edificios públicos y privados, el proceso de destrucción de Pompeya, el lago del Averno, Cumas y la Solfatara. Mientras que en la capital italiana, los estudiantes analizaron el emplazamiento de la ciudad, la Roma antigua con el foro, el Coliseo y el circo. Lucía Hernández de 16 años que cursa 1º de Humanidades confiesa que esta fue su etapa preferida y valora especialmente las explicaciones de los profesores al pie de los monumentos. Así como, la visita al Vaticano fue la excusa perfecta para estudiar las características del arte renacentista y barroco. “En Roma, siempre queda algo por descubrir”, afirma su compañera Natalia Benítez de 17 años, quien subraya el trabajo de los distintos departamentos en la preparación del viaje.
De igual modo, en Florencia profesores y alumnos abordaron la estructura e historia geológica de Italia, el paisaje de la Toscana y las principales muestras del Renacimiento florentino, como la Galería de los Uffizi, el David de Miguel Angel y el Museo de la Historia de la Ciencia.

Preparación

En una primera fase, los profesores plantearon los temas del programa en el aula, donde se llevaron a cabo lecturas relacionadas con lugares que se visitarían, así como el visionado de películas y documentales, una colección de imágenes antiguas y copias de grabados y paisajes de los siglos XVII y XVIII. Paralelamente, se desarrollaron debates sobre los riesgos volcánicos, a partir de cuadros y gráficas que mostraban la evolución de los fenómenos eruptivos, las formas de gobierno, el coleccionismo como método de conservación de las obras de arte y la readaptación de edificios a nuevas funciones.
Las clases preparatorias giraron en torno a los orígenes romanos, lengua y civilización antiguas, la geografía e historia, los modelos artísticos, el suelo de la península itálica, placas, volcanes y medio ambiente y unas nociones de italiano.

Cuaderno de viaje

En las distintas etapas del recorrido, los alumnos tomaban notas y realizaban fotografías y vídeos, para confeccionar su cuaderno de viaje. Por último, a su regreso, tenía lugar la puesta en común del material, la entrega de las fichas y la presentación oral de los bloques temáticos, además de realizar una valoración del viaje y las propuestas de mejora.
A juicio de estos profesores, el proyecto se puede aplicar a cualquier recorrido y nivel educativo, por su enfoque y metodología de trabajo. Asimismo, formula propuestas para introducir un sentido pedagógico a la experiencia y evitar que se convierta en un simple viaje turístico. Jorge García de 16 años, que cursa 1º de Humanidades, asegura que con este viaje “aprovechas mejor el tiempo, porque compatibilizas los conocimientos de las distintas áreas con los ratos de ocio” y se muestra satisfecho de la buena convivencia del grupo.

 

arriba