El Gobierno negociará el Estatuto
del profesorado antes del verano

José Luis Rodríguez Zapatero y Mercedes Cabrera participan en
el acto conmemorativo del 75º aniversario de FETE-UGT

El Gobierno va a negociar con los sindicatos antes del próximo verano el futuro Estatuto de la Función Pública Docente, según ha prometido el presidente Rodríguez Zapatero durante la celebración del 75º aniversario de FETE-UGT. También ha pedido, al igual que la ministra Mereces Cabrera, la complicidad del profesorado para desarrollar la LOE, modificar la LOU y garantizar “una educación de calidad para todos”.
La ministra Mercedes Cabrera ha pedido la “complicidad” de los docentes para desarrollar la LOE, modificar la LOU y “garantizar una educación de calidad para todos”. (Fotos: Rafael Martínez)

Madrid. G. ARIANES
La Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT (FETE-UGT) ha celebrado el 75 aniversario de su constitución, con un acto conmemorativo celebrado en el Ateneo de Madrid y que ha estado encabezado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afiliado a esta organización. También han intervenido la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, y los secretarios generales de la UGT y de FETE, Cándido Méndez y Carlos López, respectivamente. También han asistido personalidades como el presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, y el ex secretario general de la UGT, Nicolás Redondo, entre otros.
El presidente se ha referido a la “trayectoria difícil pero fructífera” de FETE durante estos 75 años en los que se ha producido una “transformación espectacular de este país, especialmente en la enseñanza al permitirse el acceso de todos a la educación”. Ha recordado los orígenes de esta Federación y “la labor de las casas del pueblo como escuelas de ciudadanía, en las que muchos españoles aprendieron a leer, a escribir y a comprender el derecho a tener derechos, la esencia última de sentirse ciudadanos de un país democrático”. Y ha destacado “el legado del sindicalismo socialista” y su aportación a “la expansión de la enseñanza y la renovación pedagógica” que, en su opinión, han permitido “un gran cambio en una España que ha pasado de tener tres de cuada cuatro personas analfabetas, a convertirse en un país que garantiza la escolarización obligatoria y gratuita hasta los 16 años”.
Rodríguez Zapatero ha insistido en los “gigantescos pasos” que ha dado la educación para situarse “en pocas décadas, y a pesar de donde veníamos, en el mismo nivel en el que otros países de nuestro entorno han tardado mucho más tiempo en llegar”. Cree que hoy tenemos un sistema de enseñanza “que ha rendido frutos evidentes” y, en este sentido, ha afirmado que “no estaríamos donde estamos, con el actual desarrollo, crecimiento económico y creación de empleo, con el progreso y bienestar social del que disfrutamos, si la educación no hubiera funcionado adecuadamente”.

Nuevos retos

Ha recordado que en los dos últimos años el presupuesto educativo se ha incrementado en un 17%, lo que permitirá crear 300.000 nuevas plazas en Educación Infantil, 40.000 nuevas becas y 600 planes de apoyo para centros de Primaria y Secundaria. Pero también ha admitido que hay nuevos retos que afrontar “con ambición” a partir de ahora, como dar un mayor impulso a la Educación Infantil, aumentar la cuantía y el número de las becas, la extensión de la enseñanza postobligatoria, y lograr un tratamiento “adecuado y justo” a la diversidad del alumnado, para que los hijos de los inmigrantes tengan una educación “de igual calidad que la de nuestros hijos”.
También se ha referido a la reciente Ley Orgánica de Educación, que considera una “ley de consenso social”, y ha garantizado que impulsará “todo el diálogo y esfuerzo” posibles para llegar a “acuerdos operativos” sobre su desarrollo y aplicación”. Ha asegurado que aunque ésta es “la legislatura de la LOE, también será la de la reforma de la LOU y la del impulso de la investigación y el desarrollo”, para lo que se mantendrá un “esfuerzo presupuestario significativo”. Además, ha prometido que el Gobierno va a negociar con los sindicatos antes del verano el futuro Estatuto de la Función Pública Docente, que establecerá el sistema de ingreso, progresión y movilidad del profesorado, así como sus condiciones sociolaborales.

El papel del docente

El presidente Zapatero ha destacado el “papel decisivo” de maestros y profesores para la puesta en marcha de la reforma educativa, ya que van a ser el “punto neurálgico en cada centro y en cada aula”, porque dependerá de ellos “que adquieran vida real en los colegios los cambios que hemos introducido legalmente”. Ha afirmado que los profesores no son “sólo docentes”, sino también “referencia”, porque su ejemplo “cuenta tanto” como su cualificación. Y ha coincidido con quienes lamentan que no se reconoce suficientemente su labor. Ha pedido el “esfuerzo compartido” de las distintas administraciones educativas para que aporten los recursos necesarios y distribuyan al alumnado “de manera equitativa”, y de los padres para colaborar en la formación cotidiana de sus hijos.
En definitiva, Rodríguez Zapatero se ha mostrado convencido de que la enseñanza en España está “en el mejor momento de su historia”, desde el punto de vista de la “educación colectiva de la ciudadanía”, y ha afirmado que “nuestro país no estaría donde está si la educación no hubiera funcionado adecuadamente”. Porque, en su opinión, “nada prepara más para el futuro que la educación, nada aporta más cohesión social que la igualdad educativa, y nada integra más que la cultura compartida”. Por ello, ha insistido en que “España merece proyectos educativos acordes con una sociedad abierta, tolerante y progresista”.

Educación para todos

También la ministra de Educación ha pedido el apoyo de FETE-UGT y la “complicidad” del profesorado para desarrollar y aplicar la LOE, reformar la LOU y, en definitiva, garantizar “una educación de calidad para todos”. Porque según ha advertido, sin la participación de los docentes “ninguna medida educativa es posible y pocos resultados llegan a la práctica, ante una sociedad cada vez más compleja y exigente”.
Mercedes Cabrera ha apelado ha su condición de historiadora para recordar que “no es casualidad” que el nacimiento de FETE coincida prácticamente con la proclamación de la Segunda República en 1.931, ya que “la apuesta por la educación española formaba parte, de forma absolutamente central e indisoluble, del proyecto republicano para modernizar la sociedad española”. Ha lamentado que dicha reforma educativa tuviera “una duración escasa y un balance trágico”. Ha insistido en que “la incorporación de la historia a la conciencia colectiva es un síntoma de salud pública”, y ha afirmado que en la apuesta republicana por la educación tuvieron un “protagonismo decisivo” organizaciones como la UGT.
El secretario general de la UGT, Cándido Méndez, ha manifestado que la política educativa “es un factor primordial en la corrección de desigualdades, una piedra angular del sistema democrático y el pilar fundamental de los cambios que exige el nuevo modelo del conocimiento”. Ha dicho que la LOE es una ley que está “más cercana a la realidad y ha logrado el consenso social, con excepción de las organizaciones intervenidas por la iglesia”, y sustituye “a una mala ley que intentó imponer el PP ignorando a los sindicatos y a la comunidad educativa”. Y ha pedido “corresponsabilidad real” entre los centros públicos y los concertados para atender a la diversidad del alumnado, y que “el derecho de los padres a elegir centro no se convierta en el derecho de los centros a elegir alumnos”.

Carencias

Cándido Méndez ha señalado que el actual sistema educativo español es “notoria y notablemente perfectible, porque presenta tres déficits que inciden directamente sobre la mejora de la productividad”. En su opinión, dichas carencias son la elevada temporalidad en el empleo, la insuficiente dotación de capital humano y físico (infraestructuras), y la difusión y desarrollo de las nuevas tecnologías de la información (TIC) y de la investigación (I+D+i). Por ello, cree que es un “objetivo urgente” que ningún joven abandone el sistema educativo sin una “cualificación reconocida y certificada a cierto nivel”.
Por su parte, el secretario general de FETE-UGT, Carlos López, ha valorado positivamente la LOE recién aprobada, porque “responde a la realidad de cada territorio” y tendrá que ser desarrollada por cada comunidad autónoma. Y también porque incluye una memoria económica, incorpora la puesta en marcha de un Plan de Convivencia en las aulas, y potencia la educación en valores y la enseñanza de las nuevas tecnologías. Y ha recordado que “lo que hoy defendemos está basado en lo que ya defendíamos durante el primer tercio del siglo XX. Entonces y hoy luchamos por la mejora de la educación, y si en los años 30 luchábamos contra el analfabetismo, hoy estamos comprometidos en implantar un sistema educativo integrador e igualitario, en el que también estén presentes la calidad y la eficiencia”.

La historia

Durante el acto también se ha evocado la historia de FETE-UGT, que arranca con una Junta General celebrada en enero de 1931 en la Casa del Pueblo madrileña. En ella se acordó la fundación de “Trabajadores de la Enseñanza”, cuyo primer número apareció el 1 de febrero de ese año, se convocó un Congreso constituyente y se eligió a la Junta directiva, en la que figuraban históricos como Rodolfo Llopis, Manuel Alonso Zapata y Dionisio Correas, y figuraba una mujer, Victoria Zárate, llamada a jugar un papel de primer orden en el sindicato.
Pero los primeros orígenes de FETE se remontan a mayo de 1909, cuando los maestros de las escuelas socialistas de Madrid se separan de la Sociedad de Profesiones y Oficios Varios de la UGT y fundan la Asociación de Maestros Racionalistas, dentro del mismo sindicato socialista.
Estaban encabezados por Rafael Martínez, un maestro de la Agrupación Socialista Madrileña, y un grupo de docentes afiliados al PSOE. Esta organización dejó de existir al refundarse la Asociación General de Maestros (AGM), entidad de carácter más amplio que agrupaba a profesores públicos y privados, y que posteriormente dio paso a la actual FETE.
Desde entonces, esta Federación siempre ha sido fiel a una tradición laica y una confianza plena en “la capacidad transformadora de la educación”, según palabras de José Luis Rodríguez Zapatero. Y ha sido heredera del espíritu de la Ilustración y la Constitución de 1931, la doctrina humanista de Fernández de los Ríos, y el “impulso pedagógico y científico” que promovió la Institución Libre de Enseñanza. FETE se apoya ahora en otras “estructuras técnicas” como el Colectivo Lorenzo Luzuriaga o la Fundación Educación y Ciudadanía “para definir un discurso pedagógico y moderno”, en opinión de Carlos López. Pero, como ha destacado Cándido Méndez, concibiendo siempre la educación como “un instrumento para avanzar hacia la igualdad, compensando las desigualdades de origen y formando ciudadanos libres y democráticos”.

 

arriba