Una escuela pública para erradicar
las desigualdades sociales
Carmen Cabrera defiende una educación integradora y de calidad durante el IV Encuentro Estatal de la CEAPA
La escuela pública debe ser el principal instrumento para garantizar la integración y erradicar las desigualdades sociales, según han manifestado los asistentes al encuentro de representantes de la CEAPA, en el que ha intervenido la nueva ministra de Educación. También han desatacado la necesidad de que todos los estamentos de la comunidad educativa, incluidos los padres, participen activamente en la vida de los centros docentes.
Carmen Cabrera ha destacado la importancia de la escuela pública, y ha pedido la colaboración de la comunidad educativa en el desarrollo de la LOE. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha organizado en la localidad madrileña de Alcobendas su “IV Encuentro Estatal”, en el que han participado más de un centenar de representantes de organizaciones de todo el Estado. Desde la perspectiva de la Ley Orgánica de Educación (LOE), recientemente aprobada por el Congreso de los Diputados, los padres laicos han centrado su encuentro en el lema “hacia un modelo de escuela pública para el siglo XXI”, reflexionando, analizando y debatiendo tanto la situación actual de este sector, como su  adaptación a “las nuevas necesidades sociales”.
En la apertura de este encuentro ha participado la nueva ministra de Educación y Ciencia, Carmen Cabrera, quien ha defendido la escuela pública como “modelo de servicio público y de integración, no de exclusión”, y ha apostado por “la calidad educativa para todos los alumnos, es decir, la equidad”. Ha afirmado que la LOE es “una buena ley, y para su desarrollo contaremos con la participación de toda la comunidad educativa, pues tenemos por delante una tarea tan importante como la que hemos cumplido con su aprobación”. Se ha referido al “importante papel” que deben desarrollar los padres en la educación de sus hijos, “tanto en el ámbito privado como en el escolar”, y les ha pedido que den “un paso más allá” y se impliquen en la vida de los centros docentes.
También ha participado la viceconsejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Carmen González, que ha manifestado que “nadie puede negar que la escuela pública es el principal instrumento que tiene nuestra sociedad para garantizar la integración y la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos”. Y ha desatacado la necesidad de “apoyar desde todas las instituciones las medidas que vayan dirigidas a estrechar la relación entre la familia y la escuela, ya que la primera también es un elemento básico para el desarrollo y la educación de los niños”.

Fractura social

La presidenta de la CEAPA, Lola Abelló, ha recordado que la sociedad se enfrenta a “nuevas formas de desigualdad y fractura social”, por lo que ha recordado que “la educación es un bien público que hace falta asegurar a todo el mundo en condiciones de igualdad, de equidad y de justicia social”. Ha afirmado que es necesario “dotar a los ciudadanos de fundamentos educativos y formativos, que les permitan hacer frente a los nuevos retos que tenemos planteados y poder afrontar con éxito el aprendizaje a lo largo de la vida”. Y ha insistido en que “la escuela pública será la que nosotros construyamos con la participación y, por tanto, con el compromiso”.
El catedrático Luis Gómez Llorente ha impartido la ponencia marco de este encuentro, y ha afirmado que “para quien tiene mucho lo público no tiene mucho valor, pero para quien no tiene nada lo público es todo”. Ha advertido que “el neoliberalismo amenaza a la escuela pública”, atacándola desde dos vías. La primera, permitiendo su deterioro, favoreciendo la expansión de la enseñanza privada, extendiendo los conciertos, o cediendo terrenos públicos para construir centros privados. Y la segunda, “más peligrosa, vaciándola de contenido y desnaturalizando sus valores como igualitaria, plural, participativa, y garante del derecho a la educación y la libertad de pensamiento, hasta convertirla simplemente en una escuela estatal”. Por ello, ha añadido que hay que reivindicar más escuelas infantiles públicas y promover la participación.

Participación

También se han realizado debates en diversos grupos de trabajo, en cuyas conclusiones se pide a las diversas administraciones educativas que desarrollen programas para actuar sobre los colectivos que tienen más probabilidad de padecer fracaso escolar, con el fin de que la escuela pública “refuerce su capacidad de erradicar las desigualdades sociales”. Y también que impulsen la participación de todos los estamentos de la comunidad educativa, “generando espacios de reflexión e intercambio y trabajando conjuntamente para mejorar la convivencia en los centros”.
Por último, han denunciado la “asfixia económica que sufren muchas federaciones y confederaciones de APAs, que impide realizar con calidad sus actividades de formación y representación de padres y madres de alumnos”. Por ello, han pedido a las comunidades autónomas “una ley de financiación que les asegure un flujo estable de recursos, para no depender de la voluntad del gobierno regional de turno”. En cualquier caso, CEAPA ha reiterado su intención de “trabajar por neutralizar cualquier ataque de los que está recibiendo la escuela pública, en estos momentos en los que se encuentra en una situación crítica”, y de implicar en ello a todos los ciudadanos que quieren que dicho sector “llegue a ser el eje vertebrador de nuestro sistema educativo”.

 

arriba