Esperanza en la niebla

El economista Jeffrey D. Sachs expone en El Fin de la pobreza el sistema de actuaciones que cerraría el estado de extrema necesidad

Con una tarjeta de presentación que incluye una veintena de años como docente en la universidad de Harvard (EEUU), asesorías económicas en las Naciones Unidas y en gobiernos de gran parte del mundo, además de la dirección del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, el economista Jeffrey Sachs toma el deber de avisar que El fin de la pobreza (Debate) es posible y se
puede conseguir en nuestro tiempo.
Jeffrey Sachs con Bono, cantante y lider de U2.

Madrid. JULIA FERNÁNDEZ
Su tesis: “De una población mundial de 6.300 millones de personas, alrededor de 5.000 millones han alcanzado por lo menos el primer peldaño del desarrollo económico. Cinco sextas partes de la población mundial están por lo menos un peldaño por encima de la pobreza extrema. Además, aproximadamente 4.900 millones de personas viven en países en que la renta media –calculada según el PIB per cápita- creció entre 1980 y 2000. Un número aún mayor de personas, cerca de 5.700 millones, vive en países donde ha aumentado la esperanza de vida. El desarrollo económico es real y generalizado. La amplitud de la pobreza extrema se está reduciendo, tanto en números absolutos como en porcentaje de la población mundial. Esa es la razón por la cual podemos imaginar de modo realista un mundo sin pobreza extrema en una fecha tan cercana como 2025”

La defensa: Quinientas seis páginas de una extremadamente clara exposición en la que el hecho del drama humano y social ya no es el final trágico de la situación sino el punto de partida desde el que, este hombre sin miedo, avanza determinado a hacer comprensible el mensaje que sus diversas experiencias le han hecho concebir: es posible ampliar al conjunto del globo terráqueo el fenómeno que, en los últimos dos siglos, ha hecho de Europa, los EE.UU, Japón y algunas zonas de Asia, lugares sin situaciones de pobreza extrema.

Documento completo

Con prólogo del cantante Bono –que fue alumno de Sachs en los cursos de postgrado de la Universidad de Harvard, y con el que coopera frecuentemente en sus programas de ayuda al tercer mundo- y en la colección Arena Abierta, dedicada a los temas más relevantes de nuestra contemporaneidad, el estudio El Fin de la Pobreza, que estos días publica en nuestro país la editorial Debate, abre una sorprendente vía de conocimiento a la realidad socioeconómica en que vivimos, sin asustar al profano en la materia, y atendiendo –sin embargo- a los complejos y múltiples factores que una radiografía del mapa económico mundial tiene por fuerza que aportar. Claridad, simplicidad, rigor y una sabia y amena escritura que hace del acercamiento a sus datos y reflexiones no sólo el decisivo soporte de una mejor comprensión de las posibilidades abiertas al desarrollo y la mejora social sino, y es de agradecérselo, una más que grata lectura.

La escalera al desarrollo

“El reto de nuestra generación consiste en ayudar a los más pobres de entre los pobres a escapar del sufrimiento de la pobreza extrema, de modo que puedan iniciar su propia ascensión por la escalera del desarrollo económico –afirma Sachs en su capítulo Retrato de familia mundial-. El fin de la pobreza, en este sentido, no solo es el fin del sufrimiento extremo, sino también el comienzo del progreso económico y de la esperanza y la seguridad que acompañan al desarrollo”.
Esta es la capital idea que el estudio de este economista aporta al conjunto de la sociedad internacional. Ya no se trata sólo de sufragar campañas de alimentación, salud y medicamentos o para paliar las grandes catástrofes sino –y sobre todo- poner a estas áreas de pobreza extrema en el circuito que genera educación, salud, mejoría medioambiental...es decir, riqueza. Hacer posible que los pobres del mundo, incluidos los que se encuentran en situación de pobreza moderada, tengan la oportunidad de subir la escalera del desarrollo asegurándonos de que “las reglas internacionales del juego de la gestión económica no colocan –voluntaria o involuntariamente- trampas en los peldaños más bajos de la escalera, en forma de una ayuda al desarrollo inadecuada, barreras comerciales proteccionistas, prácticas financieras mundiales desestabilizadoras, normas sobre la propiedad intelectual mal ideadas y otras actuaciones similares, que impiden que el mundo de las rentas bajas suba los peldaños de la escalera del desarrollo”.

Retos a salvar

Considerado entre los especialistas como el texto más importante en economía y ciencias sociales publicado recientemente en nuestro país El Fin de la Pobreza es también una lección de cómo hacer del mundo un lugar de moral y justicia: el que se dibuja de la ayuda solidaria al necesitado y de la auténtica revolución mental del que necesita, que tendrá que empezar a subir una escalera llena, en sus inicios, de esfuerzos casi sobrehumanos pero que tienen el premio de existir en pleno derecho en la comunidad económica internacional.
Son retos múltiples –y a veces nuevos- los que El Fin de la pobreza plantea al lector. Muchos de ellos son solucionados por las consecuencias que se ponen de manifiesto en las narraciones de las experiencias que Jeffrey Sachs ha acumulado en sus trabajos de asesoramiento en gobiernos de Latinoamérica, Europa del Este, Asia y África. A través de ellas es posible –a quien esto escribe le ha ocurrido- comenzar a ver la botella medio llena en este gran suceso de la humanidad que sigue siendo la Pobreza.

 

arriba