La nueva Unidad de Mujer y Ciencia fomentará la igualdad en investigación y universidad

Madrid. R.C
Impulsar políticas de igualdad en investigación y universidad es el objetivo de la Unidad de Mujer y Ciencia del MEC. Su titular anuncia que promoverá los estudios de género y la presencia de al menos el 40% de los dos sexos, en los comités de evaluación y órganos de selección y promoción del personal.
La nueva Unidad de Mujer y Ciencia (UMYC) elaborará datos estadísticos desagregados por sexo, comparables con los de la Unión Europea y desarrollará medidas correctoras y de acción positiva para favorecer la igualdad en ámbitos en los que las mujeres se encuentran en una situación de discriminación. Esta unidad, cuya creación se acordó en el Consejo de Ministros del 4 de marzo de 2005, junto con otras 53 medidas destinadas a favorecer la igualdad entre hombres y mujeres, dependerá de la Secretaría General de Política Científica y Tecnológica.
En el acto de presentación de la UMYC, su directora, Capitolina Díaz especificó que el objetivo es aumentar el número de mujeres en posiciones de control y gestión dentro del sistema de ciencia y de la educación superior, además de hacer visibles a las académicas y científicas, mediante la elaboración de estudios e indicadores desagregados por sexo homologables con los de la UE.

Entornos no hostiles. Asimismo, la UMYC se encargará de fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas, especialmente entre las mujeres y colaborará con otras unidades administrativas para avanzar en la conciliación del trabajo académico y científico con la vida personal y favorecer la existencia de entornos de trabajo no hostiles. Por último, promoverá estudios para conocer la contribución y las aportaciones de las mujeres a la ciencia. Esta socióloga señaló que, si bien las mujeres alcanzan niveles educativos iguales o superiores a los de los hombres, no llegan a grados superiores de investigación y docencia.
Durante el acto, se constató el desfase entre el número de mujeres matriculadas en la universidad, que sobrepasa al de hombres, y el de aquellas que acceden a una cátedra. La Ministra precisó que ni siquiera un 5% de los catedráticos de universidad son mujeres, aunque un 51% de mujeres leen la tesis, frente a un 49% de hombres, según datos de 2003.

Respaldo legal. En su intervención, Mª Jesús San Segundo hizo un repaso a distintas actuaciones emprendidas por el Gobierno desde 2004, que inciden en la situación de las mujeres, como la Ley sobre Violencia de Género o la incorporación de representantes de colectivos de mujeres en el Consejo Escolar del Estado. También, señaló que la asignatura de Educación para la Ciudadanía, incluida en el proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE), apuesta por la igualdad entre hombres y mujeres en todos los niveles de la enseñanza.
De igual modo, subrayó que la nueva Ley de Dependencia favorecerá el reconocimiento económico y social de las personas que se ocupan de más de 1.200.000 ciudadanos que demandan una atención especial. En este colectivo de cuidadores, el 83% son mujeres y de ellas, una minoría realizan además una actividad laboral.

Informe. Paralelamente, tuvo lugar la presentación del informe sobre la situación de las mujeres investigadoras en el sistema español de ciencia y tecnología, editado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Este documento pone de manifiesto que no existen diferencias de producción científica entre hombres y mujeres, en un mismo nivel profesional, aunque si se producen entre el número de mujeres y de hombres que accede a puestos de mayor sueldo y reconocimiento profesional.
Según datos del informe, las mujeres ocupan el 12,7% de las cátedras universitarias y representan el 18% de los profesores de investigación del CSIC, aunque para el 2010 se pretende que alcancen el 25%. De las 73 universidades españolas, cuatro están dirigidas por rectoras y de los 17 organismos públicos de investigación, sólo uno está encabezado por una mujer.


Mª Jesús San Segundo presidió el acto de presentación de la UMYC. (Foto: Rafael Martínez)
 
Plataforma para promover la participación
de empresas en ITER
 

Madrid. El Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), organismos dependientes de los ministerios de Educación y Ciencia y de Industria, Turismo y Comercio respectivamente, han promovido la creación de una “Plataforma Tecnológica de Fusión”. Su principal objetivo es aunar los esfuerzos de universidades, empresas y centros y organismos tecnológicos y de investigación interesados en participar en proyectos de alta tecnología, como el reactor experimental de fusión termonuclear ITER.
Según ha manifestado el director del Laboratorio de Fusión del CIEMAT, Joaquín Sánchez, con esta iniciativa se intenta “preparar a nuestras empresas y ayudarlas a ganar contratos de suministro para el ITER”. Aunque actualmente “no están en mala situación y ya ganan contratos en programas de fusión”, se pretende que aumente dicha participación. Porque el aprovechamiento de las oportunidades tecnológicas, científicas e industriales que generará el programa de fusión en los próximos años “precisa de la colaboración organizada de todos los sectores implicados”.
El la construcción del ITER participan países que engloban a más de la mitad de la población mundial, y la sede de la agencia gestora de las contribuciones europeas a dicho proyecto estará en  Barcelona, lo que supone “una gran responsabilidad” para España, que debería “jugar un papel importante en los suministros y beneficiarse de ellos”. En consecuencia, esta Plataforma intentará fomentar el intercambio de información entre los agentes inscritos en la misma y el establecimiento conjunto de procesos de formación, como la organización de cursillos muy específicos sobre tecnologías del ITER. Y también que se complementen al afrontar los contratos, que creen consorcios y hagan mejor uso de sus posibilidades de financiación pública.

 
 

Conferencia de presidentes autonómicos sobre tecnología, investigación y desarrollo

Madrid. El pleno del Senado ha aprobado una moción de Entesa Catalana de Progrés, en la que se insta al Gobierno a convocar una Conferencia de presidentes autonómicos de carácter monográfico, para estudiar medidas conjuntas encaminadas a impulsar la tecnología, la investigación y el desarrollo en todo el Estado. El propio presidente del Ejecutivo central, José Luis Rodríguez Zapatero, ya anunció su convocatoria durante el Debate sobre el Estado de las Autonomías, celebrado en la Cámara Alta el pasado año.
En la propuesta recientemente aprobada se destaca la necesidad que tiene España de “dirigir la economía hacia la economía de la tecnología y del conocimiento”, ya que actualmente ocupa el puesto 16 en una hipotética clasificación sobre los recursos destinados a investigación por los 25 países de la Unión Europea. Según los datos aportados en la propia moción, nuestro país sólo invierte en investigación el 0,9% del Producto Interior Bruto (PIB), porcentaje muy alejado del 3% que la UE ha fijado como objetivo para el año 2010.
Prueba de la diferencia entre las cifras españolas y comunitarias es el hecho de que la inversión de nuestro sector privado en I+D se queda en un 45% de la media europea; la mejora de la formación continua en el 52%; y el gasto total en innovación en el 69%. Mientras tanto, la inversión en tecnologías de la información y la comunicación está un 17% por debajo de la que destina de media la UE, y el registro de patentes se queda en el 20%. Con este panorama, las administraciones central y autonómicas tienen que ponerse de acuerdo sobre el uso que se va a dar en nuestro país a los fondos tecnológicos destinados por la Unión para el período 2007-2013, que ascienden a 2.000 millones de euros.

 

El telescopio “Hubble” descubre dos pequeñas lunas alrededor de Plutón

Madrid. El telescopio espacial “Hubble” ha capturado una serie de imágenes, difundidas por la prestigiosa revista “Nature”, que revelan la presencia de dos pequeñas lunas girando alrededor de Plutón, lo que eleva a tres el número de satélites naturales que acompañan a dicho planeta, descubierto en 1930. Desde entonces ha sido considerado como un extraño y solitario objeto en los confines del Sistema Solar, hasta que en 1978 se observó que tenía una luna de 1.200 kilómetros de diámetro, casi la mitad de tamaño que Plutón, y a la que se llamó Caronte. Ambos cuerpos giran alrededor de un centro de gravedad común, formando una especie de doble planeta.
Tras un minucioso estudio de las fotografías obtenidas por el “Hubble” en 2002, durante un proyecto para cartografiar la superficie de Plutón, investigadores estadounidenses han descubierto la presencia de esas dos pequeñas lunas, denominadas P1 y P2. Giran en órbitas más lejanas que Caronte y tienen un tamaño diminuto en comparación a ella, pues el diámetro de la primera oscilaría entre 60 y 150 kilómetros, mientras que la segunda sería un 20% más pequeña.
El descubrimiento de lunas en Plutón es particularmente complicado, porque se encuentra tan lejos de la Tierra que ni siquiera el telescopio “Hubble” puede obtener imágenes de gran nitidez. Muchos de los numerosos interrogantes que plantea el hasta ahora noveno y más lejano planeta del Sistema Solar tendrán respuesta en 2015, con la llegada de la sonda científica “New Horizons” lanzada hace pocos meses para explorarlo. Mientras tanto, el debate sobre partidarios y detractores de catalogar a Plutón como un auténtico planeta se reavivó el pasado verano, con el descubrimiento de un objeto de tamaño superior en el cinturón de Kuiper, más allá de Plutón. Este nuevo cuerpo se ha denominado 2003 UB313, aunque también se le conoce con el nombre de Xena.

 
arriba