Día Mundial de la Paz y la No Violencia
San Segundo participa en la celebración de esta jornada en el C.P. “Fray Junípero Serra”, de Madrid
La ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, visitó, el Colegio Público de Educación Infantil y Primaria “Fray Junípero Serra”, situado en el madrileño barrio de Puente de Vallecas, para participar en las actividades organizadas por el centro con objeto de la celebración del Día Mundial de la No Violencia y de la Paz.
La ministra San Segundo con los alumnos del C.P. “Fray Junípero Serra” durante la celebración del Día Mundial de la Paz y la No Violencia. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El Colegio “Fray Junípero Serra” acoge cerca de 500 alumnos, de los cuales unos 150 cursan Educación infantil, y en sus aulas convive un alumnado de 24 nacionalidades diferentes.
La ministra San Segundo se sumó así a la conmemoración de esta jornada, en la que participaron asimismo la directora general de Cooperación Territorial y Alta Inspección, María Antonia Ozcariz, representantes del Consejo Escolar del Estado, directores de institutos de la zona de Vallecas y el profesorado del centro.
En el transcurso de los actos de celebración, la ministra se dirigió a los alumnos del centro y les animó a “trabajar cada día por un mundo en paz”, y les felicitó por los trabajos realizados por ellos, expuestos en el patio del centro, y en los que podían leerse mensajes como “No hay caminos para la paz; la paz es el camino” o “La paz nace desde el fondo de nuestro corazón”.
San Segundo destacó en su intervención que su Ministerio fue al Parlamento “para pedir que los colegios tengan más profesores”, momento en que recibió una ovación por parte de los niños.
La directora del C.P. “Fray Junípero Serra”, María Jesús Miravalles, presentó a la ministra de Educación y Ciencia a los alumnos del centro y dijo que era “una persona buena e importante”, y añadió que “si somos educados y sabios seremos capaces de, por ejemplo, investigar y curar enfermedades, y nunca necesitaremos las pistolas para defendernos”.

Comunicado de FETE-UGT

Por otra parte, con motivo de la celebración, el pasado 30 de enero, del Día Mundial de la Paz y la No Violencia, FETE-UGT emitió un comunicado en el que se precisa que “en el contrapunto de la violencia en el contexto escolar, un fenómeno real y preocupante que ha puesto en guardia a toda la comunidad escolar, hoy queremos analizar en el concepto contrapuesto, el significado de la paz”.
“La paz -se añade en el comunicado- no es un estado sino un camino activo de actuación, que supone una estructura social amplia de justicia y acceso de oportunidades para todos y todas en igualdad de condiciones; exige, por lo tanto, reciprocidad y equidad, desde un contexto de relaciones solidarias, a favor de un bien común de la sociedad, e incluye a todos los estamentos de la sociedad, con particular atención al sistema educativo y a los contenidos curriculares reflejados”.
Para FETE-UGT “la educación para la paz debe trabajarse de forma paralela, dentro de la asignatura Educación para la Ciudadanía, y de manera transversal, incidiendo en toda la intervención educativa, con sus correspondientes procesos de evaluación para su efectividad y constante mejora”, y entre otros aspectos destacan “el debate sobre el laicismo, como garantía de tolerancia, comprensión y libertad de expresión; la elaboración de materiales didácticos y recursos adaptados a las nuevas necesidades del aula; y la profundización y mejora en la enseñanza de la lectura y escritura, garantes del desarrollo del pensamiento y del manejo de los recursos lingüísticos necesarios para la resolución de conflictos por vía de la negociación”.

Trabajar para la paz

“Trabajar en el aula –se precisa en el comunicado de FETE-UGT- es considerarla en su sentido más amplio, más globalizador, acercando todos los agentes sociales y educativos a la realidad escolar, pero también involucrando todos los espacios extraescolares en su valoración; la educación para la paz se trabaja desde la calle, el barrio, la familia, los amigos, los espacios públicos de ocio, los medios de comunicación, los juguetes, los videojuegos, Internet, etc.”.
“Educar para la paz es acercar la escuela al mundo y el mundo a la escuela; ésta forma parte de las estructuras sociales y es a la vez factor de reproducción o agente de producción, según nos coloquemos desde una u otra tipología de relación entre los alumnos y las alumnas del centro”.
FETE-UGT plantea “una organización democrática del aula, involucrar y responsabilizar a los alumnos y alumnas de su gestión, poner en funcionamiento mecanismos de resolución de conflictos cuyos actores sean los propios alumnos y alumnas, la creación de un clima de confianza en el que se conciencia a los chicos y a las chicas de la necesidad de buscar un bien común como alternativa a la competitividad del ganador-perdedor será imprescindible”.
“En definitiva –concluye el comunicado- afirmamos que la diversidad en el aula es una oportunidad de enriquecimiento para el aprendizaje de la convivencia y para toda la comunidad educativa”.

Manifiesto de CC.OO.

Asimismo, la Federación de Enseñanza de CC.OO. ha hecho público un Manifiesto por la Convivencia Escolar con motivo de la celebración del Día Mundial de la No Violencia y la Paz, que califica como “excelente oportunidad para volver a plantear el papel que puede desempeñar la escuela y la educación en el fomento de los valores asociados a la paz y la convivencia”.
CC.OO. afirma que “la progresiva devaluación de la educación como un valor imprescindible para la mejora personal, la crisis de la socialización familiar y sus dificultades para transmitir los valores de respeto y la disciplina, y la conversión de los menores de edad en potenciales consumidores, equiparables a los adultos, y que sólo desean abandonar cuanto antes el sistema educativo para ganar dinero, son algunos de los factores que están incidiendo en el aumento de la conflictividad, tanto en los centros educativos públicos como privados; a estos problemas hay que sumar la falta de alternativas reales en el propio sistema educativo para este alumnado y un ambiente social marcado por la devaluación de la tolerancia y el respeto, y la aparición continua de la violencia en los medios de comunicación”.
“La mejora de la convivencia escolar –se precisa en el manifiesto- empieza por la responsabilidad compartida de todos los miembros de la comunidad educativa, implicados directa o indirectamente en la educación: por ello es necesario que el profesorado y las familias estrechen su colaboración”.
A este respecto, en el presente número de Comunidad Escolar se incluye, en la sección Tribuna, un artículo del secretario general de la Federación de Enseñanza de CC.OO., José Campos.

 

arriba