El Consejo Escolar analiza los aspectos más relevantes del curso 2003-04

El informe apuesta por un pacto por la Educación que proporcione estabilidad, vertebración y cohesión al sistema

Este órgano insiste en que la ratio no supere el límite de 25 alumnos por aula.
(Foto: Rafael Martínez)
El Consejo Escolar del Estado publica su informe sobre la situación del sistema educativo, correspondiente al curso 2003-04, en el que se inicia el debate entre los
distintos sectores que se materializaría en la nueva Ley Orgánica de Educación.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
A lo largo de 52 epígrafes, clasificados en 9 apartados, el Consejo Escolar del Estado hace un repaso a los aspectos más relevantes del curso 2003-04. Este año académico estuvo condicionado por el cambio de Gobierno y del equipo de dirección del Ministerio de Educación y Ciencia, determinando un nuevo panorama en el ámbito de la enseñanza.
El Consejo Escolar del Estado reitera la conveniencia de alcanzar un Pacto Social por la Educación, que proporcione estabilidad, vertebración y cohesión al sistema. Tras el debate propiciado por el MEC sobre los aspectos más conflictivos de la anterior Ley Orgánica de Calidad de la Educación, que suscitaron, en su momento, notables discrepancias en la comunidad educativa, el Consejo Escolar del Estado constata que no se ha logrado el consenso por parte de los sectores sociales y educativos.
De este informe se desprende que las evaluaciones deberán ser evaluaciones globalizadoras del sistema, en las se tendrán en cuenta la participación de los padres, el profesorado, los recursos del centro, el nivel socio-económico de la zona y las administraciones.

Calidad

Para mejorar la calidad del sistema educativo, el Consejo propone actuaciones que garanticen una Ley de Financiación, la escolarización del alumnado con riesgos de abandono de forma equilibrada en los centros sostenidos con fondos públicos, la atención a la diversidad desde una perspectiva intercultural, medidas compensadoras desde las primeras etapas y el reconocimiento social y profesional del profesorado.
En el ciclo de 0 a 3 años, este organismo se muestra partidario de introducir el aprendizaje de las nuevas tecnologías y las lenguas extranjeras y solicita a las administraciones que incrementen los puestos escolares públicos para atender las demandas de las familias. Así como consideran insuficiente la media estatal que se sitúa en el 12,5% de niños escolarizados.
Los miembros del Consejo reiteran nuevamente al Ministerio de Educación y a algunas de las administraciones autonómicas que respeten las ratios y exponen que el límite de alumnos por unidad debe disminuir hasta un máximo de 20 alumnos por unidad.
Para que los programas dirigidos a estudiantes con dificultades de aprendizaje sean eficaces y capaciten para el acceso al mercado laboral es preciso que se implanten con la mayor antelación posible, afirman. También apuestan por incorporar nuevas herramientas pedagógicas, como la colaboración de compañeros mayores que refuercen la enseñanza.

Proyecto PISA

Ante los resultados del Proyecto PISA, el Consejo Escolar del Estado recomienda que la incidencia del entorno socioeconómico del alumno sobre su rendimiento sea nula, aumentar la inversión educativa para mejorar la calidad y ofrecer atención personalizada para compensar las desigualdades y refuerzos suficientes. Otras de las medidas que propone son compartir la diversidad de forma equilibrada en los centros, reducir la ratio, implicar a las familias y dignificar la labor del profesor. También plantea adecuar las plantillas a la variedad del alumnado, dotar de autonomía a los centros y mejorar las condiciones laborales, la salud y la motivación de los docentes, además de impulsar planes de mejora de la convivencia y del clima escolar.
Según este informe, resulta imprescindible desarrollar el Catálogo Nacional de Cualificaciones, así como la ampliación de la red pública de Formación Profesional con una oferta que adaptada a las demandas sociales. Para este órgano consultivo, la oferta de ciclos formativos, especialmente de grado superior, no responde a las pretensiones de los alumnos. “En algunos casos faltan plazas, en otros no se cubren y en otros la oferta no se adecua a los perfiles solicitados”, revela este documento, donde también se indica la creación de un programa de seguimiento de la inserción laboral de los estudiantes que finalizan los estudios.

Escolarización equilibrada

Con el fin de evitar que algunos centros se conviertan en guetos, el Consejo Escolar reclama a las administraciones correspondientes que garanticen que todos los centros sostenidos con fondos públicos distribuyan, de forma racional, los alumnos con necesidades educativas especiales y población escolar inmigrante o perteneciente a minorías étnicas o culturales.
Los miembros de este organismo coinciden en que la formación inicial del profesorado de Educación Infantil y Primaria debe ser equivalente a la actual licenciatura, por lo que plantea al Ministerio de Educación y Ciencia que adopte las medidas oportunas para su regulación.
En la tabla de “Evolución del gasto en educación 1994-2004” se constata que el porcentaje de PIB destinado a gasto público en educación era del 4,8% en 1994, disminuyendo año tras año, hasta alcanzar el 4,4% en 2004, dato que el Consejo Escolar considera injustificable y demostración clara de que la educación no es una prioridad para Gobierno en los últimos años.
En consecuencia, este órgano consultivo reivindica que la educación constituya una inversión de futuro y que el Gobierno eleve el porcentaje del PIB hasta el 7%, para “salir del atraso en el que nos encontramos y dotar a la educación de las infraestructuras y recursos humanos y materiales necesarios para conseguir un sistema educativo de verdadera calidad”.

 

arriba