Primer Diccionario Histórico
de la Lengua Española

El MEC y la RAE firman un convenio para la puesta en marcha de este proyecto

Mª Jesús San Segundo y Víctor García de la Concha, han firmado un convenio para la puesta de marcha del Nuevo Diccionario Histórico de la Lengua Española (NDHLE). Este proyecto tendrá una duración de unos quince años y para 2006 el MEC destina 1.200.000 euros.
Mª Jesús San Segundo y Víctor García de la Concha muestran su satisfacción por la firma del convenio. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Durante el acto, celebrado en la sede de la Real Academia Española (RAE), su director, Víctor García de la Concha hizo un repaso a las sucesivas ocasiones que, desde 1933, se había intentado iniciar este ambicioso proyecto. También, manifestó que la carencia de un Diccionario Histórico “constituye un déficit científico y cultural insostenible” y que esta obra permitirá “no sólo recuperar los valores del léxico caído en desuso, sino aumentar el conocimiento de la evolución que, en y por la palabra, configuró la historia de nuestra cultura”.
En su intervención, Mª Jesús San Segundo recordó que José Luis Rodríguez Zapatero, durante su visita a la sede de la RAE, asumió la construcción del Nuevo Diccionario como un proyecto de Estado de referencia en el ámbito de las Humanidades. Con la firma de este convenio, la ministra constató que el MEC no sólo se ocupa de “la gran ciencia”, de la investigación en el campo de las Ciencias Experimentales, sino que también impulsa proyectos de Ciencias Sociales y Humanidades. Además, subrayó que con esta obra se satisfará una deuda pendiente con la lengua española, que se situará en el nivel que le corresponde, recuperando su historia y con un análisis pormenorizado el léxico.

Equipo de expertos

El Instituto de Investigación Rafael Lapesa, que lleva este nombre en reconocimiento a la labor de este lingüista y filólogo, llevará a cabo el proyecto en el que colaborarán un equipo de filólogos y especialistas universitarios y procedentes de fundaciones y otros centros de investigación. Su director, José Antonio Pascual puntualizó que un Diccionario Histórico es fundamental para entender el pasado y que “ordenará nuestra lengua actual”.
Por su parte, Violeta Demonte, directora general de Investigación del MEC, precisó que se trata de una obra electrónica abierta y que se perfeccionará progresivamente, agregando nuevas entradas y revisando las ya incluidas.
Con una duración de tres años, en la primera etapa del proyecto, una veintena de filólogos trabajarán sobre las bases documentales de las que se extraerán los datos léxicos para construir el Diccionario y, además, establecerán la planta que permitirá estructurar los datos.

Corpus restringido

Por una parte, se creará un Corpus restringido, de unos 50 millones de registros, procedentes de un conjunto representativo de textos, que servirá de referencia básica para la redacción. Seguidamente, se someterá este Corpus a un proceso de lematización de forma semiautomática, por lo que se llegará a contar con unos 50.000 lemas nucleares del español junto a otros de baja frecuencia. Para emprender la redacción del Nuevo Diccionario, el Corpus de partida se completará con otra documentación extraída de la bibliografía lexicográfica.
Paralelamente a la elaboración de la parte correspondiente a los Siglos de Oro y al periodo Medieval, se diseñará un mapa evolutivo del léxico moderno, a partir de los diccionarios de la RAE, que facilitará la redacción del capítulo moderno.
Mientras se establece el lemario y se perfila el plano básico del Diccionario, se completará la estructura que regirá la organización de la información sobre cada lema. Durante esta fase se llevará a cabo el diseño del sistema informático que permitirá la edición del Nuevo Diccionario.
Con el NDHLE, los hispanohablantes y los filólogos tendrán a su disposición, en un plazo razonable de tiempo, una obra fundamental para el conocimiento de nuestra lengua.

 

arriba