Plan contra el tráfico y el consumo de drogas
en el entorno de los centros escolares
El objetivo es conseguir que la enseñanza y la formación de los niños y jóvenes se realicen en un ámbito de convivencia seguro y saludable
El ministro del Interior, José Antonio Alonso, ha presentado el Plan Estratégico de Respuesta Policial para prevenir y combatir
el tráfico minorista y el consumo de drogas en el entorno de los centros los educativos. Este plan estratégico se ve complementado con otro dispositivo especial, ya en vigor, que se centrará en las zonas de ocio y de diversión.
Más de 3.000 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado participarán en el desarrollo del Plan Estratégico para prevenir y combatir el tráfico de drogas en el entorno de los centros docentes.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El ministro del Interior, José Antonio Alonso, ha anunciado la puesta en marcha de este plan para hacer frente a la disminución en las edades de inicio del consumo de drogas y al aumento del consumo en las zonas escolares y en los propios centros de enseñanza, así como en determinadas zonas de ocio y esparcimiento. El consumo de estas sustancias se está traduciendo en el aumento del número de menores que demandan tratamientos contra la adicción.
Ambos planes se pondrán en marcha, según se precisa en una nota informativa del Ministerio del Interior, a través de sendas instrucciones de la Secretaría de Estado de Seguridad.
Los planes operativos sobre el entornos de los centros escolares contarán con una serie de medidas concretas, cuya aplicación será coordinada por el Gabinete de Actuación Concertada de la Secretaría de Estado de Seguridad. Estas medidas se centrarán en los grupos o personas que a pequeña escala centran su actividad delictiva en las inmediaciones de las zonas educativas. Las grandes organizaciones de narcotráfico seguirán recibiendo un tratamiento específico y diferenciado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE). El objetivo primordial del Plan será posibilitar que la enseñanza y la formación de los niños y jóvenes se realicen en un entorno de convivencia “seguro y saludable”. Para ello, se elaborará un Mapa de Puntos de Riesgo específico para zonas escolares que servirá para planificar intervenciones puntuales y elaborar planes concretos.

Líneas generales de actuación

En cuanto a las líneas generales de actuación, el Gabinete de Actuación Concertada es el responsable del diseño, elaboración y control del Plan, que ejecutarán las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en las zonas donde sean competentes. Para la elaboración del Plan y las medidas específicas se utilizará la información de inteligencia del Gabinete de Análisis y Prospectiva y en cada Comunidad Autónoma se nombrará un Responsable Territorial de Ejecución del Plan que, bajo la supervisión del Delegado del Gobierno, será el enlace entre cuerpos policiales. Se crearán cauces de colaboración y transferencia de datos entre las autoridades estatales, autonómicas y locales para garantizar la utilización de todos los datos en la toma de decisiones.
Los Planes Operativos específicos se centrarán en los entornos escolares en todos los horarios con afluencia de niños y jóvenes, durante el tiempo de formación reglada, en actividades extraescolares o en zonas de descanso escolar. Además, los planes incluirán, con la participación de las Policías Locales, operaciones preventivas mediante el uso de agentes uniformados en los entornos escolares. Para potenciar la prevención, la disuasión y la represión se establecerán mecanismos de colaboración con los responsables de los centros docentes y se impulsará la captación de información.

Desarrollo del Plan Estratégico

El Plan Estratégico de Respuesta Policial al Consumo y Tráfico Minorista de Drogas en los Centros Educativos y sus Entornos entrará en vigor el 10 de enero de 2006 y se aplicará en todo el territorio nacional por un plazo no inferior a los dos años. Anualmente, el Gabinete de Actuación Concertada lo actualizará.
Por su parte, el Gabinete de Análisis y Prospectiva, en el ámbito de los resultados del Plan, asegurará que los Cuerpos Policiales vuelcan su información en el SENDA (Sistema de Evaluación, Análisis y Explotación de Datos sobre Drogas) y actualizará el Mapa de Puntos de Riesgo. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado aportarán al Plan los recursos humanos y materiales y canalizarán la información que generen las policías autonómicas y locales, cuya participación y coordinación con las FCSE estará incluida en los Planes Operativos. Por su parte, las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno coordinarán los Planes Operativos y activarán las Juntas de Seguridad autonómicas y locales.
El ministro del Interior también ha presentado el Plan Estratégico de Respuesta Policial al Tráfico Minorista y Consumo de Drogas en las Zonas de Ocio y Diversión, que entró en vigor el 2 de enero y se extenderá al menos dos años. El Plan recoge una serie de actuaciones que las FCSE desarrollarán para incrementar la presión sobre quienes desarrollan estas actividades ilegales e impedir y erradicar el tráfico ilícito de drogas en los espacios utilizados por los ciudadanos para el ocio y el esparcimiento. El objetivo es garantizar el desarrollo de las actividades de ocio y diversión en entornos seguros y saludables.
Además, las FCSE dirigirán su actuación hacia el control y la sanción de la tenencia y consumo de drogas en vía y locales públicos, actuando contra los locales y establecimientos donde se tolere o favorezca el consumo de dichas sustancias. Para ello se elaborará un Mapa de Puntos de Riesgo, específico para zonas de ocio y diversión, que servirá de guía para la planificación de los Planes Operativos.

Fines de semana y vacaciones escolares

Estos Planes Operativos se establecerán periódicamente, centrándose en las zonas de ocio y diversión, en todos los horarios en los que se encuentren abiertos u ocupados por los usuarios. Se atenderá especialmente a los fines de semana y vacaciones escolares. Además de las actuaciones en zonas y locales de ocio se efectuarán acciones disuasorias en lugares como centros de transporte, estaciones de autobuses, etc. Por otro lado, se fomentarán y apoyarán las actuaciones de las empresas de la industria del ocio para mejorar la capacidad de vigilancia y obtención de información sobre personas y lugares donde se ofrezcan drogas y se impulsará la participación de los ciudadanos en la captación de información y en el desarrollo de iniciativas preventivas y disuasorias.
En cuanto al desarrollo del Plan, las funciones otorgadas a cada una de las unidades del Ministerio del Interior serán similares a las descritas para las actuaciones referidas a los centros escolares y sus entornos. De la misma manera, el Secretario de Estado de Seguridad recibirá periódicamente informes realizados por los distintos responsables de aplicar y ejecutar el Plan, que será evaluado anualmente para readaptarlo a las realidades vigentes.
Durante la primera fase de ejecución del Plan, según se precisa en el comunicado del Ministerio del Interior, “participarán al menos 3.124 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de los cuales, 1.306 pertenecen al Cuerpo Nacional de Policía y 1.818 a la Guardia Civil. A ellos se unirán los funcionarios de las Policías Autonómicas y Locales que decidan las Juntas de Seguridad que convocarán los Delegados y Subdelegados del Gobierno para poner en marcha el Plan. Tras esta primera fase, que se extenderá durante un mes, se procederá a la evaluación de la puesta en marcha del Plan, su alcance y contenido y se realizarán las modificaciones precisas que se consideren necesarias”.

FETE-UGT valora la iniciativa

A este respecto, la Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT (FETE-UGT) “valora la iniciativa que ha adoptado el Gobierno para prevenir y combatir el tráfico minorista y el consumo de drogas en el entorno de los centros educativos”. En un comunicado al respecto FETE-UGT “considera también positiva la iniciativa de elaborar Mapas de Puntos de Riesgo específicos, tanto de zonas escolares como de lugares de ocio y diversión porque con ello, además de fomentar la disminución de la adicción en los más jóvenes se evita la proliferación de determinadas actitudes o estados a los que conducen los propios estupefacientes. Asimismo valoramos el nombramiento de coordinadores a nivel territorial y estatal y el seguimiento del plan a través de evaluaciones”.
Este sindicato también aprecia el hecho –que aparece en el propio plan- de potenciar la prevención estableciendo mecanismos de colaboración con los responsables de los centros docentes, pero antes de dar publicidad a esta cuestión, el Ministerio del Interior debería haber contado no sólo con las confederaciones de padres sino con quiénes han de llevarlo a cabo, con los representantes de los trabajadores de la enseñanza; debería haber sido conocido y analizado en la Mesa Sectorial de Educación.
FETE-UGT considera que este programa “será un buen instrumento para terminar con la venta de droga en los alrededores de los centros pero que debería complementarse con el apoyo de nuevas figuras profesionales que ayuden al profesor en esta tarea, así como con la formación e información a alumnos y a trabajadores sobre el mismo”.
Por su parte, la Federación de Enseñanza de CC.OO. considera “positivo y sensato” el plan diseñado por el Ministerio del Interior y puede tener efectos disuasorios en los numerosos colegios e institutos que desde hace tiempo se ven acosados por los pequeños traficantes de drogas y que vienen demandando más seguridad y una atmósfera saludable para la comunidad educativa y particularmente para el alumnado. Según un comunicado de esta Federación “lo importante es que estas medidas resulten eficaces, para lo cual es fundamental que tengan continuidad en el tiempo y que cuenten con una dotación de personal necesario”, aunque “cualquier plan de esta naturaleza debe ir acompañado de programas específicos para prevenir el consumo cada vez más temprano de estupefacientes entre el alumnado”.
Según CC.OO. la experiencia demuestra que el fenómeno del consumo de drogas entre adolescentes es uno de los factores causantes del deterioro del clima de convivencia en los centros y en las aulas. Este sindicato aplaude que “el plan esté estrictamente delimitado al entorno educativo y no al interior de los centros escolares, porque cualquier modelo escolar en el que sea necesario la existencia de cámaras de seguridad o vigilantes jurados para garantizar la convivencia escolar (como ocurre en comunidades autónomas como Madrid), no es válido”.

 

arriba