Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Aplicaciones para las Aulas TIC

El IES “Gádor” desarrolla un curso que permite desarrollar aplicaciones multimedia asequibles a cualquier nivel del usuario

El proceso de enseñanza aprendizaje necesita de un continuo proceso de revisión y renovación. En este sentido, las Nuevas Tecnologías
constituyen un recurso inestimable con infinitas posibilidades a la hora de adaptar a los alumnos las materias del currículo, y en ese ámbito de aplicación se inscribe la experiencia realizada en el IES “Gádor” de esta población almeriense.
Foto: Rafael Martínez

Entre las múltiples posibilidades y recursos que nos ofrecen las Nuevas Tecnologías, como pueden ser weblogs, webquest, páginas webs, esta experiencia está dedicada a los programas de autor, en concreto a Neobook.
Neobook es un programa de autor que nos permite crear recursos directamente aplicables en el aula a través del ordenador. Además, al ser el propio profesor el que va a crear estos recursos, están completamente adaptados a las necesidades de nuestros alumnos. Podemos así tener en cuenta al alumnado con necesidades educativas especiales, al que tiene deficiencias y, por que no, a los más avanzados con el objetivo de que desarrollen al máximo sus capacidades.
¿Pero será muy complicado construir recursos educativos con Neobook? Si alguien se hace esta pregunta la respuesta es que no lo es tanto. Cualquier persona con conocimientos medios puede desarrollar aplicaciones casi profesionales. El Interfaz de Neobook es de fácil e intuitivo manejo. Permite así desarrollar recursos que serían muy complicados si los construyéramos mediante lenguajes de programación.
La facilidad para introducir imágenes, gráficos, texto, gifs animados… hace de este software una potente herramienta aplicable a cualquier etapa educativa, así como a cualquier materia del currículo.
Para los interesados, el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (CNICE) convoca, en su plan de formación para el profesorado, un curso sobre  “Aplicaciones Multimedia con Neobook”.Se trata de un curso que permite desarrollar aplicaciones multimedia de buena calidad y es muy asequible a cualquier nivel del usuario.
En esta experiencia he desarrollado cuatro aplicaciones didácticas directamente aplicables al aula desarrollando en cada una de ellas distintos contenidos .Todas las aplicaciones necesitan de la supervisión del profesor y pueden ir acompañadas de una ficha de trabajo a criterio del mismo, que puede complementar su desarrollo. Todas ellas han sido llevadas al aula teniendo gran aceptación por parte del alumnado.
Las aplicaciones desarrolladas son:
1.- Español para Extranjeros: Aplicación para su uso con alumnos que no conocen nuestro idioma.
2.- Grandes mujeres matemáticas: Aplicación para dar a conocer al alumnado las grandes mujeres en la historia de las matemáticas. Un modo divertido de trabajar la coeducación.
3.- Don Quijote de la Mancha: En su aniversario no podía faltar una aplicación dedicada al mismo.
4.- Animales en Extinción: Aplicación para el estudio de los animales en peligro de extinción, motivos y soluciones.
Todas estas aplicaciones no pretender ser sino ejemplos de aplicación que animen al profesorado a utilizar esta potente herramienta de autor, que permite realizar aplicaciones divertidas con pocos conocimientos de programación.

Concepción y desarrollo de las aplicaciones

A la hora de abordar el desarrollo de una aplicación son múltiples las cuestiones y problemas que vamos a tener que contestar y resolver. Quizás en un primer momento nos veamos sobrepasados por el hecho de que no sabemos exactamente cómo plasmar en una aplicación  lo que nuestra mente está desarrollando. La forma de sobrevivir a esta desazón inicial ha sido, en mi caso, aislar lo primordial frente a los avatares técnicos y los detalles propios de hacer más atractiva la aplicación. En este sentido, el proceso de construcción de las aplicaciones puede desarrollarse siguiendo las siguientes fases:

1ª Fase: Planteamiento de la Aplicación:

Se trata de decidir:
·        Qué tipo de contenidos voy a trabajar.
·        Cómo los voy a desarrollar: Ejercicios, sopas de letras, juegos, imágenes sonidos….
·        A qué alumnos va dirigida la aplicación: Tendremos que considerar todos los tipos de alumnado que tenemos en el aula, muy especialmente a los alumnos con deficiencias o problemas de aprendizaje.
·        Recursos informáticos con los que cuenta el Centro: Proyector Digital, ordenador portátil…

2ª Fase: Borrador de la  Aplicación:

Se trata de construir en hojas de papel:
·        Las distintas partes de la aplicación.
·        Los enlaces entre dichas partes.
·        La estética de cada una de las páginas de la aplicación.
·        Los contenidos que irán en cada parte: textos, ejercicios, juegos…
·        Los enlaces a páginas web para ampliación o desarrollo de los contenidos.

3ª Fase: Material para la Aplicación:

Se trata de buscar todo lo necesario para la elaboración de la aplicación mediante el desarrollo del borrador anterior:

  • Textos.

  • Imágenes.

  • Música.

  • Animaciones, gifs animados…

  • Grabaciones de sonido.

  • Grabaciones de video.

  • Sopas de Letras.

  • Puzzles.

  • Juegos.

Todos estos recursos se pueden encontrar fácilmente en Internet y constituyen el eje fundamental de las aplicaciones, ya que el éxito final de las mismas depende en gran medida de lo atractivas que sean para nuestro alumnado.

4ª Fase: Elaboración de la  Aplicación:

Se trata de la parte más complicada en la elaboración de la aplicación. Se trata de dar forma definitiva a todo el trabajo que hemos realizado. Mis recomendaciones son:

  • Elaborar cada página de la aplicación de manera independiente, según el modelo del borrador inicial. Por supuesto caben modificaciones de última hora, es más, normalmente son muy recomendables y contribuyen a mejorar la aplicación.

  • Enlazar las páginas según habíamos pensado, eligiendo los efectos de despliegue que más nos gusten .Para este punto debemos armarnos de una gran dosis de paciencia y tesón, pues nos hará falta en ciertas situaciones.

  • Compilar la aplicación, dejando lista para su uso en el aula.

El desarrollo de varias aplicaciones sencillas para familiarizarse con el programa conferirá al profesor la soltura suficiente para ir abordando el desarrollo de otras cada vez más complicadas.
El deseo de superación y de mejora, tanto profesional como del proceso de enseñanza, deberán primar a la hora de afrontar estos nuevos retos que nos ofrecen las nuevas tecnologías y que nos plantean las nuevas características del alumnado presente en nuestros centros. Desde aquí animo al profesorado a introducirse en un mundo nuevo repleto de interrogantes e inquietudes, pero sin duda dispuesto a ofrecer grandes satisfacciones, tanto profesionales como humanas, a aquellos con el valor suficiente para afrontarlos.

Rafael Moreno Fernández
Profesor de Matemáticas en IES “Gádor”, de Gádor (Almería)

 

arriba