Un Defensor del docente en Madrid
ANPE ofrece un servicio de atención y asesoramiento a profesores que afronten situaciones de acoso o violencia
ANPE ha iniciado una campaña estatal por la convivencia escolar, que en Madrid incluye un servicio telefónico gratuito y una página web de ayuda y asesoramiento a profesores que sufran situaciones de acoso o violencia. Quiere concienciar a las autoridades y a la sociedad sobre la necesidad de educar en valores como el respeto, la tolerancia y la disciplina, y va a crear un Observatorio Sociológico Nacional que elevará sus propuestas a las administraciones educativas.
ANPE ha editado miles de carteles y folletos informando sobre su campaña por la convivencia escolar y el servicio gratuito de apoyo y defensa a los profesores frente al acoso y violencia.

Madrid. G. ARIANES
El sindicato ANPE ha puesto en marcha en la comunidad de Madrid un nuevo servicio de atención inmediata, para profesores que estén afrontando situaciones de violencia escolar o acoso en los centros docentes. El “Defensor del Profesor” es “un nuevo y pionero servicio” en la región, según ha manifestado el presidente de ANPE-Madrid, Fernando Jiménez, y se enmarca en una campaña nacional en favor de la convivencia escolar promovida por esta organización.
Todos los docentes madrileños podrán recibir de forma gratuita “asesoramiento personal y profesional, orientación jurídica o mediación ante la administración”, a través del teléfono 91.522.08.27, y de la página web www.defensordelprofesor.com , “para paliar el serio problema de violencia en los centros de enseñanza”. Porque según Fernando Jiménez, “actualmente es un eufemismo hablar de convivencia en la escuela porque es la violencia la que, en mayor o menor medida, impera en el sistema educativo español. Y decir esto no es alarmismo sino constatar la realidad”.
Según los datos de estudio realizado durante el primer trimestre de 2005 por este sindicato y la Fundación Jiménez Díaz, y los de otros informes del CIDE e IDEA difundidos en febrero del mismo año, el 73% de los enseñantes están “en riesgo de desarrollar ansiedad o depresión por efectos de agresiones o violencia escolar”. Además, el 80% dicen que alguna vez han sido insultados o han sufrido situaciones de tensión o indisciplina con el grupo de escolares a los que imparten clase; y el 87% no se sienten protegidos por las administraciones públicas. Dichos trabajos revelan igualmente que el 81% de los alumnos “faltan al respeto” a sus profesores.

Silencio y miedo

El servicio estará atendido directamente por la profesora y psicóloga Inmaculada Suárez, quien ha recordado que ANPE lleva detectando desde 1990 “problemas de violencia e, incluso vandalismo, en cada vez más centros, y que casi nunca salen a la luz porque el propio sistema educativo quiere silenciarlos”. En su opinión, “la mayoría de los profesores tienen miedo a denunciar los casos de violencia física por temor a posibles represalias, tampoco se atreven a contárselo a sus familias por no preocuparlas, y no se lo comentan a sus propios compañeros para no ser considerados conflictivos. Y también se callan muchas veces porque creen que sus denuncias no van a tener consecuencias”.
Frente a todas estas situaciones ANPE se declara partidaria de la “tolerancia cero” ante la violencia escolar, y pide “medidas que refuercen la autoridad del profesor, la revisión de las normativas de derechos y deberes de los alumnos, campañas de valoración social y otras actuaciones que mejoren sus condiciones laborales”. Y quiere que el futuro Estatuto de la Función Docente contemple “medidas de vigilancia de salud laboral, e identifique la ansiedad y la depresión como enfermedades profesionales”.

Una “asignatura pendiente”

La nueva iniciativa forma parte de la campaña “Asignatura pendiente... Aprende a respetar. Aprende a convivir”, promovida por ANPE en todo el Estado para “sensibilizar al Gobierno, a la sociedad y a toda la comunidad educativa de la necesidad de formar a los alumnos a través del ejemplo en valores como el respeto, la tolerancia y la disciplina”. Porque considera que “sólo desde la adquisición de estos valores será posible acabar con los problemas de convivencia en los centros educativos”.
ANPE advierte que los problemas de convivencia no afectan sólo a los profesores, sino también a los alumnos. Y se apoya en los datos aportados por el “Informe Cisneros VII sobre violencia y acoso escolar en alumnos de Primaria, ESO y Bachillerato”, de septiembre de 2005, así como los últimos difundidos por el INCE y el Defensor del Menor, que indican que los problemas de convivencia escolar suponen el 27% de las quejas que se presentan ante esta última institución, y que uno de cada cuatro escolares de entre 7 y 18 años es acosado por sus compañeros de clase.

Actuar con contundencia

Esta organización considera que “en nuestras aulas está sucediendo algo grave”, y cree que “hay que actuar con contundencia”. Por ello puso en marcha hace un año en todo el Estado el servicio gratuito de consultas “SOS Bullyng”, para “asesorar a los profesores para que puedan realizar mejor su intervención; para aconsejar a los padres sobre cómo deben actuar respecto a sus hijos; y para ayudar a los jóvenes acosados a mejorar su propia autoestima”. También organizó el pasado mesa de junio el “III Foro Europeo de Educación” para hablar de convivencia en los centros, y remitió sus conclusiones al MEC y al Parlamento Europeo.
Además, ha firmado recientemente con el MEC y otros sindicatos un acuerdo sobre las condiciones laborales del profesorado (Comunidad Escolar nº 774), que contiene un “compromiso explícito del Gobierno” de incluir en la LOE un Plan de Choque contra la violencia. Y ahora ha iniciado esta campaña con una inversión inicial de 150.000 euros, que también servirán para financiar la creación de un Observatorio Sociológico Nacional de ANPE, que publicará un informe sobre su desarrollo y remitirá a todas las administraciones educativas una propuesta con “100 medidas para mejorar la convivencia escolar”.

 

arriba