La lectura, eje del sistema educativo
Editores, autores y libreros presentan un manifiesto
para potenciar las bibliotecas escolares
Directores, profesores de Lengua y Literatura y responsables de bibliotecas escolares han participado en el encuentro “Por una escuela de lectores”, donde se presentó un Manifiesto por la Lectura, que denuncia su escasa presencia en la enseñanza obligatoria y la deficiente situación de las bibliotecas escolares.
La ministra, acompañada de Mauricio Santos, presidente de ANELE, Rosario Fernández Santamaría, secretaria general adjunta de la OEI, Rogelio Blanco, director general del Libro y la escritora Almudena Grandes.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
“Saber leer implica en el adulto no sólo poder disfrutar una obra literaria, sino también saber extraer la información de la prensa, de un contrato, de un texto técnico, de un manual... Una sociedad que exige de sus miembros la “formación a lo largo de la vida” no puede ignorar cuál es la vía privilegiada por la que van a llegar los conocimientos a sus ciudadanos...”. Este es uno de los mensajes que recoge el Manifiesto por la Lectura, suscrito por todos los sectores del mundo del libro. Editores, libreros, autores y distribuidores apuestan porque la lectura constituya el eje del sistema educativo y denuncian su escasa presencia en la enseñanza Primaria y Secundaria, además de la insuficiente dotación de la bibliotecas escolares.
Con la celebración de estas jornadas, la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE), los Ministerios de Educación y Ciencia y de Cultura y la Organización de Estados Iberoamericanos, pretendían potenciar la lectura y las bibliotecas escolares, además de fomentar el interés del profesorado para una mayor presencia de la lectura en todas las áreas y un aprovechamiento de las bibliotecas escolares.

Debates

En el transcurso del encuentro, los participantes abordaron el informe PISA, el tratamiento de la lectura como competencia básica en los libros de texto y en los materiales de apoyo a profesores y alumnos y el papel de las bibliotecas escolares en el desarrollo de las competencias lectoras, desde la perspectiva del reciente debate educativo y de las propuestas que incorpora la LOE, que atribuye una especial importancia a la lectura, como competencia básica e instrumento central del aprendizaje.
Durante el acto de presentación del Manifiesto, Mauricio Santos, presidente de ANELE, mostró su satisfacción porque la LOE establezca la dedicación de un tiempo diario a la lectura en todas las materias, así como la mejora de la dotación de las bibliotecas escolares.

Reforma educativa

Por su parte, María Jesús San Segundo hizo un repaso al proceso de debate que ha mantenido con los distintos agentes del sistema educativo y espera que “del Parlamento salga la mejor ley posible, donde todos estemos reflejados”. Para la titular de Educación, “una reforma no puede quedarse en la ley... necesitamos una memoria económica y un profesorado formado y motivado”, además de proyectos específicos de apoyo, y citó los programas de refuerzo en competencias básicas que se pusieron en marcha la primavera pasada, en colaboración con las comunidades autónomas. En su intervención, se refirió a una partida de 25 millones de euros dirigida a mejorar la dotación de las bibliotecas escolares de las comunidades autónomas, que se adjudicó hace diez días.
Tras la lectura del Manifiesto, Almudena Grandes relacionó la literatura con la vida y precisó que “a la experiencia de la propia vida se suma la de los personajes”. Para esta escritora, “leer suma una intensidad a la vida, que no da ninguna otra cosa...” y subrayó que “todo se aprende en los libros, no en la vida, que suele ser monótona y rutinaria”.
De igual modo, confesó que lo que busca en un libro es “la emoción”, el mismo objetivo que pretende alcanzar cuando escribe. Según sus palabras, “los buenos libros no tienen que ver con las respuestas, sino con las preguntas” y el autor se formula interrogantes que traslada al lector. “Un buen libro te puede cambiar la vida, transformarte en una persona distinta”, concluyó.

 

arriba