XX Semana Monográfica Santillana, dedicada a “Políticas educativas de éxito”
Los participantes, expertos educativos europeos e iberoamericanos, debaten sobre la mejora de la calidad y la equidad en la educación
La vigésima edición de la Semana Monográfica de la Educación de la Fundación Santillana, que presentaba como tema central de debate y reflexión “Políticas educativas de éxito: análisis a partir de los informes PISA”, se ha desarrollado en Madrid, del 21 al 25 de noviembre, y ha reunido a destacadas personalidades, expertos y líderes iberoamericanos y europeos del mundo de la educación, que analizaron la eficacia de distintos sistemas educativos, a la luz de los resultados que arrojan los estudios del proyecto PISA.
Andreas Schleiser, director del Informe PISA y coordinador
de la XX Semana Monográfica
de la Educación de la Fundación Santillana.

Madrid.
En la inauguración de la Semana Monográfica de la Educación de la Fundación Santillana participaron, entre otros, el secretario general de Educación, Alejandro Tiana; el coordinador de las jornadas y director del Informe PISA, Andreas Schleicher; el secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Francisco Piñón, y el presidente del Grupo Santillana, Emiliano Martínez.
Alejandro Tiana destacó en su intervención que el proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE), actualmente en fase de tramitación parlamentaria, busca que “la enseñanza en España mejore sus niveles de calidad sin perder los altos niveles de equidad”, y resaltó que debe realizarse “un cambio los más rápido posible del sistema de formación inicial de los profesores de Secundaria”.
A lo largo de las jornadas de la Semana Monográfica se analizaron y revisaron experiencias educativas internacionales relativas a los países de la OCDE que han presentado mejores resultados en el último Informe PISA, como Gran Bretaña, Suecia, Finlandia y Alemania. A este respecto, el responsable de los informes PISA y coordinador de la Semana, Andreas Schleiser, afirmó que “no hay fórmulas mágicas, pero sí ejemplos que nos dicen que se me puede mejorar la educación”.
Respecto a la situación educativa de nuestro país, Schleiser afirmó que “España ha progresado mucho en los últimos 40 años, pero todavía está muy lejos respecto de los sistemas educativos que presentan los mejores resultados en el último Informe PISA”.

Aspectos clave

En el curso de las reuniones se expusieron las políticas educativas “que mejor funcionan” en los cuatro aspectos considerados clave por los expertos: la definición de objetivos, la autonomía de los centros, las medidas respecto al profesorado y sobre la diversidad. Una de las conclusiones del proceso de análisis y debate suscitado en las jornadas fue que “hay que marcar objetivos muy altos para estudiantes y profesores, ofreciendo todos los recursos posibles allí donde sean más necesarios”, según explicó el catedrático británico David Hopkins.
Los resultados de los estudios y comparaciones internacionales plantean la cuestión de qué pueden hacer los países para ayudas a sus alumnos a aprender mejor, a sus profesores a enseñar mejor, y a sus escuelas a ser más eficaces, asunto que centro buena parte de los debates de la Semana Monográfica, que articuló sus reuniones en torno a cuatro ejes temáticos vinculados a la política y la práctica educativa: definición, implementación y seguimiento de los estándares de calidad en la educación; responsabilidad compartida en la toma de decisiones entre la Administración y los centros de enseñanza; captación, desarrollo profesional y retención de los profesores eficaces, y atención a un alumnado cada vez más diverso.

Formación del profesorado

El secretario permanente del Ministerio de Educación de Finlandia, Markku Linna, explicó cómo en su país han conseguido reforzar la formación inicial del profesorado dando a las universidades la competencia en este capítulo, e introduciendo un proceso de selección de alumnos antes de entrar a cursar las carreras o masters que dan acceso a la función docente. En Finlandia se ha conseguido volver a dar a la profesión de enseñante un gran prestigio social, reconocimiento que “se necesita en España, para sacar a los docentes de la desmoralización generalizada”, según resaltó Álvaro Marchesi, profesor de la Universidad Complutense de Madrid.
Respecto al gran reto de integrar a los alumnos inmigrantes, la catedrática alemana Petra Stanat explicó que “el escollo fundamental que hay que salvar es el lingüístico”, y defendió la aplicación y desarrollo de los programas estivales de aprendizaje para alumnos inmigrantes, una iniciativa puesta en marcha ya en Alemania.

Conclusiones

Entre las conclusiones de los trabajos desarrollados durante la XX Semana Monográfica de la Educación destacan las siguientes:
El debate sobre los estándares educativos subraya la importancia de “una cultura del logro”; en la mayoría de los países que han obtenido buenos resultados en el Informe PISA, las autoridades locales y los centros de enseñanza disfrutan de una amplia autonomía respecto a la implementación de los contenidos educativos y a la gestión de los recursos; una agenda que persiga la calidad del profesorado incluirá una mayor atención a los criterios de selección, tanto para su formación inicial como para su contratación laboral; una valoración de toda la carrera docente; un reconocimiento y una recompensa de la enseñanza eficaz, y una garantía de que los profesores dispongan de los recursos que necesitan para satisfacer unas expectativas educativas elevadas; y prácticamente todos los países que mostraron un buen rendimiento en el Informe PISA ponen el énfasis en las estrategias y enfoques de enseñanza dirigidos a grupos de alumnos heterogéneos dentro de sistemas educativos integrados, con un alto grado de individualización de los procesos de aprendizaje.
Otra de las conclusiones generales del encuentro es que, según los estudios internacionales como el propio Informe PISA, algunos países rinden más que otros en la aplicación de políticas educativas determinadas, y ello proporciona pruebas de que “un buen rendimiento educativo, y desde luego, su mejora, es posible”, así como que los sistemas educativos “pueden tener éxito a la hora de conjugar unos altos niveles de rendimiento con una distribución socialmente equitativa de las oportunidades de aprendizaje”.

 

arriba