Nuevo Manifiesto por una escuela laica
Los STEs y la CEAPA encabezan una iniciativa para que la Religión salga del currículo escolar

Madrid. G. A.
La Confederación de STEs-Intersindical, la CEAPA, el Sindicato de Estudiantes (SE) y los Movimientos de Renovación Pedagógica (MRPs) encabezan a una serie de organizaciones y personalidades del ámbito educativo, social y político, que han suscrito el 5º “Manifiesto por una sociedad laica: la Religión fuera de la escuela”. Forma parte de una campaña para reclamar “una enseñanza científica y  humanista,  que pro-

Los firmantes del Manifiesto quieren una escuela laica, que eduque en valores éticos, humanistas, democráticos y universales, y en la que se sientan cómodos creyentes y no creyentes. (Foto: Rafael Martínez)

picie una educación para la interculturalidad, que defienda la libertad de pensamiento y de conciencia, y que eduque en valores democráticos y de ciudadanía”.
Las citadas organizaciones iniciaron esta campaña en enero de 2004, para “responder a la provocación de la LOCE, una Ley del Partido Popular, que reforzaba el adoctrinamiento religioso en el sistema educativo, así como la enseñanza concertada católica”. Valoran positivamente que el actual Gobierno del PSOE paralizase “en parte” dicha ley, porque se congelaban “mediadas regresivas” que dicha norma quería impulsar. Pero denuncian que el ejecutivo presentó unos meses después “el borrador de anteproyecto de LOE que, en su disposición adicional segunda, seguía legitimando los acuerdos con la Santa Sede y a la legión de catequistas católicos, que seguirán adoctrinando en los centros de enseñanza reforzados laboralmente”.
Consideran que el proyecto de LOE “deja las cosas tal y conforme estaban anteriormente con la LOCE y, basándose en los acuerdos con el Vaticano, mantiene la enseñanza de la Religión católica y otras confesiones en los centros educativos, “lo que genera segregación y discriminación entre el alumnado de las familias creyentes y no creyentes”. Y creen que también “genera confusión” entre la escuela pública y la privada poniendo al mismo nivel ambas redes, “lo que significa avanzar en la privatización y dar más poder a las congregaciones religiosas, que detentan cerca del 80% de los colegios concertados”.

Educar sin dogmas

Las organizaciones que apoyan esta campaña insisten en que “el adoctrinamiento religioso debe de quedar fuera del currículo escolar y de la escuela, que es un lugar para saber y no para creer”. Defienden “un modelo de escuela laica, que eduque sin dogmas, en valores humanistas y universales, en la pluralidad y en el respeto a los derechos humanos, en la asunción de la diferencia y la diversidad, y en los valores éticos, no sexistas y democráticos”. Quieren “una escuela donde se sientan cómodos tanto los no creyentes, como los creyentes de las diversas religiones o creencias”. Y afirman que “el alumnado que no desee dar Religión no debe de tener una obligación alternativa, ya que ello va en contra de derechos fundamentales”.
Por todo ello, exigen que “que no se pague adoctrinamiento religioso con dinero público”, y han vuelto a pedir la “denuncia y derogación” de los acuerdos suscritos por el Estado español con la Santa Sede en 1976 y 1979. También han hecho un llamamiento a los grupos parlamentarios “que defienden el laicismo escolar”, para que “condicionen su voto a una profundización en un modelo de escuela no segregadora y laica”. Y a la sociedad y la comunidad educativa “para que se movilicen, exigiendo al Gobierno una rectificación de su postura”. En este sentido, los STEs y el SE han convocado huelga general en la enseñanza para el 14 de diciembre, medida que cuenta con el apoyo de los demás firmantes del manifiesto.

 

arriba