La enseñanza multimedia
El programa Santillana en Red se sirve de Internet y las nuevas tecnologías para dar un nuevo impulso al proceso de aprendizaje

Madrid.
Impulsar la utilización de las Tec- nologías   de   la   Información  y  la

Comunicación (TIC) en el proceso de enseñanza-aprendizaje es uno de los objetivos del programa Santillana en Red (www.santillanaenred.com), una plataforma educativa que, desde Internet, crea un “entorno virtual de enseñanza y aprendizaje que supone un apoyo a la educación presencial actual”. La motivación del alumnado, el aprendizaje con el apoyo de las TIC y la interacción entre docentes, alumnos y padres, son algunas de las bases en las que se asienta esta iniciativa, que ya se ha puesto en marcha en diez centros españoles.
El programa abarca todos los contenidos curriculares de primaria, ESO y bachillerato, que son explicados en formato multimedia y con recursos y herramientas para apoyar en sus tareas a docentes y escolares. Según el director general de Santillana en Red, Antonio Iglesias, “este es un programa para la mejora de la calidad donde se demuestra que enseñar y aprender con tecnología es ya una realidad”. Otra de sus ventajas es el fácil acceso vía Internet, que ayuda al profesor a través de tres pilares básicos: contenidos curriculares, plataforma educativa y consultoría pedagógica.
Los contenidos curriculares están integrados en planes de lección o unidades pedagógicas, en diversas áreas, desde las ciencias a lengua castellana. “Dentro de los contenidos se da gran importancia a la interactividad, con sugerencias al profesorado para realizar búsquedas en la Red u otros recursos motivadores para el alumnado”, señala la directora de contenidos, Manuela Lara, para quién el apoyo de imágenes y sonido y el compartir tareas con otros compañeros supone un nueva forma de aprendizaje.

Incentivar y motivar

Por su parte, otro de los elementos de Santillana en Red, la plataforma educativa, tiene como objetivo facilitar la labot de los profesores, incentivar y motivar a los alumnos, involucrar a las familias en el proceso de aprendizaje y asesorar a los gestores, explicó Manuela Lara. El proyecto incluye además una consultoría pedagógica, que sirve para el asesoramiento de profesores y centros, así como otras herramientas, como diccionarios molingües y bilingües, enciclopedia y otros recursos de comunicación y planificación como correo y agenda. Para los responsables de Santillana en Red, “su fácil manejo y sencilla navegación hace que los alumnos estén especialmente motivados para combinar el cuaderno con la pantalla y llevar a cabo actividades más orientadas al fomento de la creatividad, la argumentación y el debate”.
El programa se ha puesto ya en marcha en diez centros españoles –varios de ellos públicos- y uno en Panamá, y en todos ellos la respuesta “ha sido muy positiva”, señalan sus impulsores. Rosa Pérez, profesora de Geografía del Instituto Pablo Serrano de Andorra (Teruel), en donde el proyecto se aplica desde principios de año, señala que “no son necesarios grandes conocimientos informáticos para manejarse con el programa, basta con tener una formación a nivel de usuario”. Esta docente también pone de relieve la importancia que tienen los recursos visuales como apoyo al proceso de enseñanza-aprendizaje.
Otra de las ventajas es que facilita la labor educativa incluso fuera del horario de clase y del especio físico del centro, ya que el alumno, al salid de clase puede interconectarse con otros compañeros o consultar con los profesores. Por su parte, estos pueden preparar la tarea del día siguiente por medio de los contenidos multimedia. La experiencia Santillana en Red se ha extendido hasta ahora a 10 comunidades autónomas.

 

arriba