Mejoras para los profesores de la enseñanza concertada
El MEC firma con los sindicatos un acuerdo para equiparar las retribuciones de estos docentes con los de la escuela pública
La ministra María Jesús San Segundo aparece en la foto con el subsecretario del MEC y el secretario general de Educación en el momento de firmar el acuerdo con los máximos responsables de enseñanza de CC.OO, FETE-UGT, FSIE y USO. (Foto: Rafael Martínez)
El MEC ha firmado con los sindicatos de la enseñanza concertada un acuerdo para equiparar las retribuciones de sus profesores con las de los funcionarios docentes. También incluye el compromiso de incluirlos en los programas ministeriales de formación permanente, garantizar el mantenimiento del empleo, y mejorar las ratios, los módulos de conciertos y las condiciones sociolaborales del personal de administración y servicios.

Madrid. G. ARIANES
El Ministerio de Educación y Ciencia y las organizaciones sindicales CC.OO, FETE-UGT, FSIE y USO, han firmado un “preacuerdo básico para mejorar la situación de los docentes de la enseñanza privada, sostenida total o parcialmente con fondos públicos”, en el marco de la Ley Orgánica de Educación (LOE). Dichas organizaciones representan al 98% de los 180.000 profesores de la enseñanza concertada, y amplía el pacto suscrito para la escuela pública el pasado 20 de octubre entre el MEC y los sindicatos que ostentan casi el 80% de la representatividad de los funcionarios docentes.
En virtud del presente acuerdo el MEC se compromete a proponer aumentos en los módulos de conciertos que permitan aplicar anualmente a los profesores de los centros concertados “los mismos incrementos retributivos que, con carácter general, se establezcan para los funcionarios públicos dependientes de la Administración del Estado”. También promete aumentar sus retribuciones para 2006 en un porcentaje similar al de las de los funcionarios docentes, estimado en el 3,1%, y recuperar, como máximo en 2007, la diferencia de subidas salariales registradas el presente año entre la función pública y las establecidas para el profesorado en los módulos de conciertos, cifrada en un 0,7%.
Según estimaciones sindicales, esto supondrá para 2006 un incremento de 15,18 euros en cada una de las 14 pagas en Educación Infantil y Primaria, y de 17,83 euros en Secundaria. Y también una “paga única” en concepto de recuperación de poder adquisitivo por valor de 232 y de 272 euros, respectivamente, sin computar en ningún caso los costes derivados de la antigüedad. Todas estas subidas se aplicarán asimismo a las retribuciones del  personal de administración y servicios, para lo que el MEC propondrá un aumento de la partida de otros gastos del módulo de conciertos “en la proporción que resulte necesaria”.

Equiparación

El Ministerio va a proponer a las distintas administraciones educativas una “progresiva equiparación” salarial de los licenciados que imparten enseñanzas en 1º y 2º cursos de la ESO con los docentes de los demás cursos de Secundaria, en el plazo de implantación de la LOE (2010). Esta medida podría afectar a unas 12.000 personas que, según los sindicatos, verían aumentadas sus retribuciones por este motivo en 240,58 euros por paga en concepto de salario y de 120 euros anuales por cada trienio. También se tenderá a la equiparación salarial entre los maestros que imparten esos dos primeros cursos de la ESO y con los de la pública de los mismos cursos.
Además, el MEC realizará “las gestiones oportunas con las partes interesadas”, para que los profesores de los centros concertados reciban la paga extraordinaria por antigüedad en la empresa, establecida en el IV Convenio colectivo del sector. E incluirá a dicho profesorado en sus planes y actividades de formación permanente, e instará a las administraciones educativas a que “actúen en el mismo sentido”. Potenciará “especialmente” la formación en los propios centros de trabajo, y las actividades relacionadas con la atención a la diversidad y las actividades de refuerzo, la inmigración, la mediación escolar, la convivencia y las estrategias de resolución de conflictos.
El igual que lo acordado para el profesorado de la enseñanza pública, el MEC también garantizará que no se produzcan “cambios problemáticos” por el desarrollo de la LOE en la atribución horaria del profesorado de todas las enseñanzas y niveles educativos, que pudieran afectar al mantenimiento del empleo. Revisará igualmente la legislación vigente para incorporar como personal docente “a aquellos que vengan realizando funciones de dicho carácter” en los centros de Educación Especial. Y, para asegurar la “gratuidad efectiva” para todos los alumnos, estudiará con las comunidades autónomas la “adecuación” de los módulos de conciertos, y la revisión de las ratios profesor-alumno, “a fin de mejorar la calidad de la educación y las condiciones laborales del profesorado”.

Hito histórico

Todos los firmantes han mostrado su satisfacción por este acuerdo, que han calificado de “hito histórico” para la enseñanza concertada. El secretario general de la Federación de Enseñanza de CC.OO, José Campos, ha desatacado que se trata de un “preacuerdo básico que va a mejorar considerablemente las condiciones laborales de los profesores, que son una parte muy importante de del sistema educativo, y también de los demás trabajadores del sector, una condición fundamental para mejorar la calidad de la enseñanza”. Y ha afirmado que “el Ministerio y los sindicatos hemos dado una lección magistral de negociación y consenso al resto de la comunidad educativa, especialmente a las patronales que durante el último año y medio han bloqueado las negociaciones del convenio colectivo”.
Según el máximo responsable de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT (FETE-UGT), Carlos López, “este Gobierno ha cumplido con los trabajadores de la enseñanza concertada, sector en el que  no ha habido ningún tipo de acuerdo desde 1995. El MEC ha hecho lo que le correspondía y ahora les toca mover ficha a las patronales”. Cree que este pacto es “muy importante porque avanza en la recuperación del poder adquisitivo y en la analogía retributiva del profesorado de la enseñanza concertada respecto al de la pública, garantiza en mantenimiento del empleo incluso para los colectivos afectados por la LOE, y contempla asimismo mejoras para otros colectivos como los profesores de religión y el personal no docente”.

Vertebrar el sistema

También el secretario general de la Federación de Enseñanza de USO, José Luis Fernández, ha destacado el carácter básico de este acuerdo, “que nos satisface porque será de obligado cumplimiento en todo el Estado y permitirá vertebrar el sistema educativo, y porque contempla una serie de mejoras que veníamos reclamando desde hace tiempo y que ahora tendrán que reflejarse también en las sucesivas leyes presupuestarias”. Espera que “al fijar unos mínimos hará converger los sistemas de enseñanza de todas las comunidades autónomas, especialmente las más desfavorecidas”. Y considera “de especial importancia que se plantee la revisión y posible mejora de los módulos de concierto, incluida la partida de otros gastos”.
Para el secretario general de FSIE, Francisco Vírseda, “estamos ante un acuerdo básico e histórico, ya que sólo en 1995 se había firmado un convenio de estas características con los sindicatos”. Cree que es “muy positivo porque permitirá mantener el poder adquisitivo de los trabajadores, recuperar las pérdidas que han sufrido en los últimos años, y avanzar en la equiparación salarial de los profesores del sector con los funcionarios docentes”. Y porque “contempla el compromiso de mantener el empleo y de mejorar los módulos de conciertos y las ratios, e incluye a estos profesores en los planes de formación permanente del Ministerio”. Esta organización vuelve a apostar “por el diálogo en vez de la confrontación”, y espera que el acuerdo “sirva de ejemplo a las patronales, que después de 30 reuniones han sido incapaces de ofrecer a los trabajadores una mínima propuesta para su convenio colectivo”.

Generosidad

Por su parte, la ministra María Jesús San Segundo ha manifestado que “para alcanzar acuerdos es preciso que todos demostremos generosidad, y esta firma es un ejemplo de la generosidad de los sindicatos. Hemos hablado sobre qué reforma educativa necesita este país, y hemos coincidido en que hay que mejorar los resultados de los alumnos y conseguir que la calidad en la enseñanza llegue a todos sin excepción. Y para llegar a todos los jóvenes necesitamos todos los centros, especialmente los sostenidos con fondos públicos, entre los que se encuentran los concertados”.
La ministra cree que este acuerdo mejora la carrera profesional y la formación permanente de los profesores de la enseñanza concertada, “lo cual es fundamental porque tenemos que dar a los docentes la mejor formación que podamos. Nuestro objetivo para los próximos años debe ser tener siempre los mejores profesores, los más capacitados y los más incentivados, porque así sentaremos las bases para tener un sistema educativo que haga posible la mejora de los resultados académicos en todos los ámbitos”.
Este acuerdo ha empezado a plasmarse en una enmienda transaccional al proyecto de Presupuestos del próximo año, acordada por el PSOE y CIU y que permitirá aumentar hasta el 3,5% la revisión salarial de los profesores de centros concertados, con el fin de equipararla la que se aplicará a los funcionarios docentes. El portavoz económico del PSOE en el Congreso de los Diputados, Ricard Torres, ha desatacado la necesidad de resolver la situación de este colectivo tras diez años de congelación al 2%, y ha resaltado “la paradoja” de que la solución a este problema de la enseñanza privada venga de un Gobierno socialista. Y el portavoz de CIU ha valorado muy positivamente esta enmienda impulsada inicialmente por su grupo.

 

arriba