Los Reyes de España presiden el homenaje a Severo Ochoa en el CSIC
El acto conmemora el centenario del nacimiento del científico asturiano, Premio Nobel en 1959
Los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, presidieron, el pasado día 15 de noviembre, el acto conmemorativo del centenario del nacimiento de Severo Ochoa, celebrado en la sede del
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Madrid.
La ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, durante su intervención en el homenaje a Severo Ochoa, acto presidido por los Reyes de España. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
Los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, presidieron, el pasado día 15 de noviembre, el acto conmemorativo del centenario del nacimiento de Severo Ochoa, celebrado en la sede del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Madrid.
El acto de homenaje al insigne científico asturiano, nacido en Luarca y Premio Nobel de Medicina en el año 1959, organizado por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) y el CSIC, entre otras instituciones, contó con la presencia y participación de las ministras de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, y de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, así como de tres premios Nobel (Arthur Korberg, 1959; Marshall Nirenberg, 1968; y Tim Hunt, 2001), y de la científica española Margarita Salas, presidenta de la Fundación Severo Ochoa.
En su intervención, Don Juan Carlos, abogó por respaldar a las jóvenes generaciones de investigadores a favor del provenir de la Ciencia en España, y reiteró el compromiso de la Corona “con el desarrollo de la investigación, a la altura que demanda una sociedad moderna y dinámica como la española en pleno siglo XXI”.
El Rey calificó a Severo Ochoa como “un español universal, clave para el desarrollo científico de la Humanidad, que legó una vida marcada por el deseo de servir a España, y que destacó por su pasión por la ciencia y por sus importantes hallazgos”.
Don Juan Carlos hizo mención asimismo de su amistad hacia el “excepcional investigador”, y recordó su satisfacción al inaugurar el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, que contó con la plena dedicación del científico asturiano hasta su fallecimiento en el año 1993. “Desde que comenzó a iniciarse en el mundo de la investigación –señaló el Rey-, en el laboratorio de Fisiología de la Residencia de Estudiantes de Madrid, dejó la profunda huella de su tesón, espíritu de superación y total entrega a la tarea investigadora, en escenarios tan dispares como Berlín, Heidelberg, Londres, Oxford, Saint Louis, Nueva York y Madrid”.

Más recursos

La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, tras resaltar en su intervención la trayectoria de Severo Ochoa, “que contagió su rigor científico a sucesivas generaciones y demostró que, pese a las dificultades de su vida, se puede investigar y lograr estar a la vanguardia”, señaló que “sin investigación no hay progreso, y el Gobierno es consciente de ello, por lo que ha aumentado significativamente los presupuestos que se van a invertir próximamente en los distintos programas de I+D+D y, sobre todo, en el campo de la Biomedicina”.
Por su parte, la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, abogó en su intervención por “la necesidad de apoyar a los jóvenes científicos en España, para que logren un alto grado de motivación, como tuvo Severo Ochoa, un investigador que dio proyección internacional a las sociedades científicas españolas”, y resaltó que “el Ejecutivo busca que la ciencia española crezca y progrese, por lo que en el año 2006 se invertirán más medio materiales y se redoblarán los esfuerzos para lograr este ambicioso objetivo”.
Margarita Salas, profesora de investigación en el CSIC y presidenta de la Fundación Severo Ochoa, recordó sus vivencias con “el padre de la Biología Molecular”, que determinó su vocación por la bioquímica, y señaló que “de él aprendí no sólo biología molecular, sino también rigor experimental, dedicación y entusiasmo por la investigación”.

 

arriba