¡Quiero una corona!
Raimon Portell e Ignasi Blanch.

La Galera Editorial, 2005.

Julia quiere ser reina cuando sea mayor. Para ello necesita una corona, pero de verdad, de oro y piedras preciosas. Sus padres no hacen caso, porque consideran que son “cosas de niños”. No obstante, por su cumpleaños le regalaron una corona. Julia se la colocó en la cabeza y se dirigió a Palacio a visitar al Rey y comunicarle que ella también era reina.

 
 

¡Baño no! 
Brigitte Weninger.
Altea, 2005.
Miko hoy no quiere bañarse. Ha sido uno de los días más divertidos de su vida y piensa que si borra las huellas de helados, barro, arena... también desaparecerá el agradable recuerdo. Su madre accede, pero le advierte que no podrá acostarse en su limpia cama, sino que tendrá que dormir en el suelo.

   
 

Se suspende la función
Fernando Lalana.
Grupo Anaya, 2004.
Según su autor, esta obra es, fundamentalmente, una “gamberrada” teatral. Como su propio nombre indica, se trata de una comedia condenada a no ser representada jamás. No obstante, detrás de las carcajadas hay un par de cosas serias: la revolución de los humildes y las oportunidades que, a veces, te brinda la vida. En el relato descubriremos guiños a Enrique Jardiel Poncela y a Tip y Coll y coincidencias con “Los figurantes” de Sanchis Sinisterra.

   
 

Molly Moon viaja a través del tiempo
Georgia Byng.
Ediciones SM, 2005.
Tras el éxito alcanzado en sus dos anteriores entregas, Molly regresa con una nueva aventura. En esta ocasión, descubre cómo viajar en el tiempo, gracias a unos cristales mágicos. Un maharajá, el hipnotizador más poderoso del mundo, secuestra a nuestra protagonista y la traslada a la India del año 1870. Una vez en su palacio, este malvado personaje decide acabar con ella, para evitar que llegue a sus manos “El increíble libro del hipnotismo”.

   
 

La Princesa y Curdie
George MacDonald.
Ediciones Siruela, 2005.
En este libro, continuación de La princesa y los trasgos, Irene se ha marchado con su padre el Rey, para vivir en la corte, donde comprueba que las cosas no van nada bien. Aventura, suspense, humor y misterio se conjugan en este relato de George MacDonald, considerado el más importante escritor de literatura infantil de la época victoriana, junto con Lewis Carroll.

   
 

El enigma Vermeer
Blue Balliett.
Ediciones Salamandra.
Calder y Petra, de once años, cursan estudios en un instituto para alumnos superdotados y encuentran en una librería un volumen asombroso, que desencadena una serie de sucesos extraños. Pero lo más grave es la desaparición de un valioso cuadro del pintor holandés Johannes Vermeer. Esta extraordinaria novela supone un desafío al lector, que debe desentrañar códigos cifrados y un mensaje oculto en las ilustraciones del famoso Brett Helquist.

   
 

Cuentos de primavera
Grégoire Solotareff.
Grupo Anaya, 2005.
Un método infalible para estar de buen humor o por qué hay que dar las gracias a los amigos insoportables; qué hace Papá Noel el 21 de marzo, las actividades secretas de las brujas o cómo es posible que Eva sea la primera mujer si tiene ombligo son algunas de las incógnitas que nos desvelarán estos 93 cuentos de primavera. Breves, ingeniosos y llenos de filosofía, estos relatos reflejan la vida real con sus múltiples contradicciones.

   
arriba