La CECE reclama un “pluralismo escolar efectivo”
El Congreso de la enseñanza privada vuelve la rechazar el anteproyecto de LOE y pide un pacto por la educación
Los centros concertados piden pluralismo escolar para garantizar el derecho de los padres a elegir el tipo de enseñanza que quieren para sus hijos, según las conclusiones del último Congreso de la CECE. Esta patronal ha vuelto a reclamar un pacto sobre educación, libertad para los empresarios, medidas contra el fracaso estudiantil y financiación para cubrir el coste real del puesto escolar.
Los responsables de la CECE creen que la LOE considera a la escuela privada “subsidiaria de la pública”, no mejora la calidad del sistema educativo y atenta contra la libertad de enseñanza.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) ha celebrado en Barcelona el “33 Congreso de la Enseñanza Privada”, que en la presente edición ha tratado sobre el lema “Libertad y Calidad”. Dicho lema se justifica por el hecho de que “la libertad y la calidad no pueden estar ausentes en la Ley orgánica de Educación (LOE)”, actualmente en proceso de tramitación parlamentaria y que ha sido el contenido único que ha centrado los trabajos de este encuentro.
La presidente de la CECE, Isabel Bazo, ha inaugurado el Congreso mostrando su preocupación “por el momento que está viviendo la educación en España”. También ha enumerado algunos de sus indicadores que considera más negativos, como “el alto abandono de los estudios básicos, y el alto consumo de alcohol, drogas y embarazos no deseados entre los adolescentes, o el gran índice de violencia, dentro y fuera de las aulas”. Ha afirmado que una ley orgánica “debe dar soluciones”, y la LOE no puede acabar con dichos problemas si se mantiene “tal y como se ha aprobado en el Consejo de Ministros”.

Libertad de enseñanza

Isabel Bazo ha añadido que dicha ley “atenta contra el artículo 27 de la Constitución que defiende la libertad de enseñanza, no da calidad al sistema, y considera  a la escuela privada subsidiaria de la pública”, afirmaciones ratificadas por representantes regionales de dicha patronal y directores de centros en Cataluña, Madrid y Valencia. La CECE también ha querido conocer la opinión de representantes de las organizaciones de profesores y padres, como la CONCAPA, cuyo presidente Luis Carbonel ha dicho que la LOE es una ley “mediocre y nefasta” que confunde “la igualdad con el igualitarismo”, no soluciona los casos de violencia e indisciplina y “no recupera la figura del docente”.
El presidente del sindicato ANPE, Juan Miguel Molina, se ha referido al “poco favorable ambiente escolar, en el que el profesor debe ser capaz de enseñar a alumnos cada vez más diferentes, mientras no está considerado como se merece, ni social ni laboralmente”, y ha añadido que “el Gobierno no ha sabido buscar soluciones conciliadoras a problemas como el fracaso o la violencia escolar”. El secretario general de la Federación de Enseñanza de CC.OO, José Campos, ha reconocido que “estamos en una situación de crisis educativa” y ha insistido en que es preciso “superar el uso partidista de la educación”, por lo que ha vuelto a reaclamar un pacto “que consiga converger en términos de calidad e igualdad”. Y el máximo responsable del sector de enseñaza de USO, José Luis Fernández, ha reivindicado la importancia de la asignatura de Religión, y ha manifestado que “el derecho a la educación lo tiene el alumno, independientemente de donde estudie”.

Respeto y diálogo

Por su parte, el secretario general de Educación del MEC, Alejandro Tiana, ha afirmado que la LOE “respeta los principios constitucionales de libertad de elección y creación de centro”, así como la libertad religiosa y moral de las familias, “ya que incluye en el tratamiento de la religión los acuerdos con la Santa Sede”. Ha recordado que aunque estudios internacionales revelan que España presenta uno de los índices más elevados de fracaso escolar de la UE, el último informe de la OCDE dice que también es el tercer país con mayor proporción de escuela privada, lo que en su opinión “demuestra que no hay persecución de este tipo de enseñanza”. Y ha mostrado su esperanza de poder encontrar puntos de acuerdo con el PP.
Los participantes en este Congreso han aprobado diversas conclusiones, en las que afirman que el proyecto de LOE presenta “graves problemas en su articulado que hacen difícil su aceptación sin cambios”. Han vuelto a pedir a las fuerzas políticas y sociales “un pacto que, siempre bajo el marco constitucional, proporcione estabilidad a nuestro sistema educativo”. Y han indicado que “la educación es un servicio esencial de interés general que no puede reservarse a un monopolio público, ni aunque sea para su eventual encomienda ulterior a un gestor privado bajo configuración pública”.

Financiar las libertades

Según estas conclusiones, “la financiación pública está para hacer posibles las libertades, y no para coartarlas”, y las autoridades educativas deben “reconocer y proteger” el derecho de los padres a elegir la educación que desean para sus hijos, “mediante una legislación adecuada que ampare un pluralismo escolar efectivo”. Por ello, “es fundamental garantizar la libertad constitucional de crear, dirigir y gestionar centros docentes, que es la única que hace posibles y efectivas las opciones educativas de las familias”.
Para combatir el fracaso escolar la CECE pide “medidas que estimulen el esfuerzo de los estudiantes”, garanticen la “asimilación de resultados ligada a la promoción de curso”, y solucionen las deficiencias de cada alumno mediante “pruebas extraordinarias”, y las del sistema educativo a través de “evaluaciones serias”. Cree que “la necesidad de dotar a todos los españoles de iguales oportunidades no debe llevar la soluciones igualitaristas que uniformicen la educación. Pide medidas que mejoren la “dignidad” de los profesores, les proporcionen una carrera docente y resuelvan los “agravios comparativos” que padecen. Y afirma que “la financiación de la enseñanza concertada debe cubrir el coste real del puesto escolar”.

 

arriba