La XV Cumbre de Salamanca apoya el canje de deuda externa por educación
La Secretaría General Iberoamericana coordinará las actuaciones
Los 19 jefes de Estado y de Gobierno, que participaron en la XV Cumbre Iberoamericana, celebrada en Salamanca, reconocieron la urgente necesidad de aliviar la deuda externa que afecta a numerosos países de la región y se mostraron partidarios de su conversión por inversión educativa.
El Rey Don Juan Carlos y José Luis Rodríguez Zapatero junto a Enrique Iglesias, en un momento de la cumbre. (Foto: EFE)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
En el transcurso de este encuentro, los representantes de la Comunidad Iberoamericana reiteraron el compromiso, adquirido en  la anterior Cumbre, de forta-

lecer la financiación de la educación, por medio de la obtención de recursos presupuestarios adicionales y de una gestión más eficaz de los existentes, además de reforzar el diálogo entre los sectores políticos, educativos y financieros.
En su Declaración Final anunciaron la puesta en marcha de la Secretaría General Iberoamericana, como “órgano permanente de apoyo para la institucionalización de la Conferencia Iberoamericana” y nombraron a Enrique Iglesias como su primer titular.
Para los 19 jefes de Estado que suscribieron esta Declaración, “la democracia constituye un factor de cohesión del espacio iberoamericano” y consideran necesario desarrollar una agenda, que refuerce “la calidad de nuestras democracias y de responder a las expectativas de los ciudadanos en términos de protección de sus derechos y satisfacción de sus necesidades socioeconómicas”.

Desafíos

Coincidieron en que “nada es más urgente que lograr una desarrollo sostenible y enfrentar los desafíos de la pobreza y la desigualdad”. También, apostaron por diseñar e implementar políticas públicas de inclusión social, centradas en la educación y el derecho al trabajo en condiciones de dignidad”. Con el objetivo de ampliar las inversiones que promuevan la inclusión social y de contribuir al alivio de la deuda externa en América Latina, “nos comprometemos a animar al mayor número de acreedores bilaterales y multilaterales a la utilización del instrumento de conversión de deuda por inversión social y, en especial, en educación”, afirmaron.
En este sentido, decidieron continuar el debate y la reflexión que conduzca a la adopción de un Pacto Iberoamericano por la Educación, en la línea de la Declaración de Toledo, para la promoción de un desarrollo de equidad y justicia social.

Educación Superior

Asimismo, se proponen avanzar en la creación de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento, orientado a la transformación de la Educación Superior y articulado en torno a la investigación, del desarrollo y la innovación. En este espacio se incluirían acciones de investigación respecto de planes regionales y el intercambio de experiencias en materia de alfabetización para lograr que la enseñanza primaria universal.
Este texto también hace referencia a la elaboración de una Carta Cultural Iberoamericana que, desde la perspectiva de la diversidad de nuestras expresiones culturales, contribuya a la consolidación del espacio iberoamericano y al desarrollo integral del ser humano y la superación de la pobreza. “Procederemos a la creación de un fondo, que estimule la coproducción y la realización de contenidos televisivos de alta calidad cultural, así como la formación de profesionales”, anunciaron los responsables políticos.
Paralelamente, mostraron su satisfacción por la decisión de Brasil de establecer la lengua española, como materia obligatoria en el currículo escolar de la enseñanza secundaria que, a su juicio, “contribuirá de manera muy positiva a la afirmación de los procesos de integración suramericana y latinoamericana y favorecerá la consolidación del espacio iberoamericano”.

Proyección internacional

Durante el acto de inauguración de la XV Cumbre, Don Juan Carlos afirmó que la libertad, la democracia y los derechos humanos deben articular la Comunidad Iberoamericana de Naciones, que “puede y debe” tener un papel más relevante en el mundo actual. En su discurso, reiteró su “firme compromiso personal e institucional” con el desarrollo de Iberoamérica y expresó su “especial ilusión” por acoger en España esta Cumbre, “pues no en vano nuestra identidad histórica, cultura y política como nación, difícilmente podría entenderse al margen de la realidad iberoamericana”.
Para el Monarca, las cumbres se han convertido en la “máxima expresión político-diplomática y multilateral de los lazos que nos ligan”, y valoró estos encuentros anuales en los que se deben tomar decisiones “que contribuyan eficazmente a mejorar el bienestar de nuestras sociedades”. De igual modo, se felicitó por la puesta en marcha de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y destacó la necesidad de reflexionar sobre la proyección internacional de Iberoamérica, que “puede y debe desempeñar un papel más relevante en el mundo actual”.

Condonación

Por su parte, José Luis Rodríguez Zapatero expresó su compromiso de condonar un máximo de 50 millones de dólares de deuda a Ecuador, 39 millones a Nicaragua y 138 millones a Honduras, a cambio de inversión en programas educativos. En palabras del presidente del Gobierno, la Comunidad Iberoamericana “debe ser un estímulo continuo para la integración latinoamericana y su vinculación estratégica con Europa. En los veinte años de pertenencia de España y Portugal a la UE, hemos sido un canal de comunicación entre dos continentes y hemos potenciado el diálogo entre una y otra orilla del mismo mar”.
En el marco de la XV Cumbre tuvo lugar la presentación del IV Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebrará en las ciudades colombianas de Cartagena de Indias y Medellín en 2007. Con este encuentro, que reunirá a doscientos participantes, se pretende afianzar el español como idioma de comunicación internacional. El Gobierno colombiano, la Real Academia Española y el Instituto Cervantes aunarán esfuerzos para su puesta en marcha.

 

arriba