Los Reyes de España inauguran el curso universitario 2005-2006 en Ciudad Real

La Universidad española experimenta un nuevo descenso
en su alumnado, cuya proporción femenina rebasa el 53%

Los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, acompañados por la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, presidieron, el martes 4 de octubre, la inauguración solemne del curso
académico universitario 2005/2006 en el Paraninfo “Luis Arroyo” del Campus de la Universidad de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, localidad que celebra este año el 750 aniversario de su fundación.
María Jesús San Segundo durante su intervención en la inauguración del curso universitario, que presidieron los Reyes de España. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
Los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, presidieron en la sede de la Universidad de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, el pasado día 4, el solemne acto de inauguración del curso académico universitario 2005-2006. Al acto inaugural, asimismo, la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo; el presidente del Gobierno regional, José María Barreda; el rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Ernesto Martínez Ataz; rectores de otras universidades; el claustro de doctores de la Universidad anfitriona, y representantes de los alumnos e instituciones nacionales y autonómicas.
En su intervención, don Juan Carlos reiteró “el más firme compromiso de la Corona con la comunidad universitaria” y, tras referirse a la Universidad como “un espacio privilegiado para el ejercicio de la libertad, sin la que no podría desarrollar sus tareas fundamentales al servicio de la docencia, la ciencia y la investigación”, resaltó que “un país que quiera situarse en la primera línea del progreso social no puede dejar de mirar hacia la Universidad con entrega y esperanza”.
Don Juan Carlos añadió que “de la Universidad, y de su constante modernización, han de venir en buena medida la constante renovación del pensamiento científico y el permanente desarrollo cultural, y para ello ha de enriquecerse cuanto sea posible la mutua relación entre Universidad y entorno social”.
Tras hacer referencia a la juventud de la Universidad de Castilla-La Mancha, que cumple veinte años de existencia, el Rey de España afirmó que “a nuestra tupida red de universidades corresponde desempeñar un papel central en la forja diaria del país”, y agregó que “sobre los alumnos universitarios de hoy recaerá de modo especial la responsabilidad de seguir construyendo una España mejor cada día”.

“Vocación al servicio de la sociedad”

“Hoy más que nunca -resaltó don Juan Carlos en su intervención- la Universidad española apuesta por promover, con mayor intensidad, su vocación al servicio de la sociedad”, y añadió que la Universidad “debe formar ciudadanos responsables y comprometidos con el conjunto de la sociedad, ciudadanos que asuman y promuevan los valores de convivencia democrática, del servicio al interés general y de la solidaridad”.
El Rey calificó a la Universidad española de “viva, dinámica, plural y diversa, como la sociedad a la que sirve”, e instó a la comunidad universitaria a “estimular el avance de la ciencia y la cultura, fomentando la pasión por el conocimiento y el desarrollo de la investigación e innovación”.
La celebración del 400 aniversario de la publicación de la primera parte de “El Quijote”, tan especial en las tierras de Castilla-La Mancha, permitió a don Juan Carlos recordar las palabras de Cervantes en las que afirmaba que “no hay en la tierra contento que se iguale a alcanzar la libertad”.
La ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, hizo referencia en su intervención a los retos que tiene planteados la Universidad española, y resaltó la importancia de “lograr un diseño óptimo de las enseñanzas que en ella se imparten”. San Segundo, tras citar a Unamuno para recordar con él que “el progreso consiste en el cambio”, apeló a la necesidad de elevar el tamaño y la calidad del sistema de ciencia y tecnología español y el necesario compromiso de la sociedad con él, reclamando un “un mayor esfuerzo inversor en investigación y desarrollo por parte del tejido empresarial”.
Por su parte, el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, José María Barreda, tras señalar que “el impulso decidido a la investigación más el desarrollo más la innovación es imprescindible en la sociedad del conocimiento del siglo XXI”, resaltó el papel de Castilla-La Mancha, “una región abierta a todo lo que nos lleve al progreso, a un futuro mejor, más próspero y más justo para las personas y los territorios”.
La lección inaugural de curso universitario 2005-2006, bajo el título “El Quijote en la controversia literaria del Barroco”, fue impartida por el profesor Felipe Pedraza Jiménez, catedrático de Literatura Española de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Descenso del alumnado

En relación con el nuevo curso universitario, el MEC prevé un descenso en el alumnado de un 1,4%, similar al registrado en el pasado curso, que viene a sumarse a la tendencia decreciente del alumnado universitario en los últimos años. Esta situación deriva, fundamentalmente, del efecto demográfico de “fuerte bajada” de la población juvenil (edad de 18 a 24 años). En concreto, según los datos del MEC, este año cursarán estudios universitarios algo más de 1.440.000 alumnos, sin contar los alumnos de Doctorado y de títulos propios de las universidades, de los que 878.500 cursarán estudios de ciclo largo y el resto, algo más de 560.000, estudios de ciclo corto. La presencia femenina en la Universidad se mantiene en crecimiento y es mayoritaria, alcanzando una proporción del 53,5%, porcentaje que en determinadas áreas de estudio, como en Ciencias de la Salud, llega a situarse en el 74,3%, y en Humanidades en un 64,5%.
Un 90,4% del alumnado cursará estudios en universidades de titularidad pública, y el resto, casi 140.000 alumnos (9,6%) seguirá estudios en universidades de titularidad privada o de la Iglesia Católica. La Universidad cuenta en el nuevo curso con 89.305 profesores, 400 docentes más que en el pasado curso.

 

arriba