Conciliar la vida laboral con la familiar
 Propuestas de la CEAPA para hacer compatibles la jornada
de trabajo de los padres con la actividad escolar de sus hijos
La CEAPA quiere que se paralice la
implantación de la jornada  continua en los colegios y que se prolongue el calendario lectivo, para poder conciliar la vida profesional de los padres con la actividad escolar de sus hijos. También pide que los centros públicos estén abiertos más tiempo para actividades no lectivas, permisos para que los padres puedan asistir a tutorías y consejos escolares, y que se aumente
la oferta de plazas de Educación Infantil.
La CEAPA considera que las prolongadas jornadas laborales de muchos padres, la expansión de la jornada escolar continua, y las vacaciones estivales de los niños “excesivamente largas” dificultan a la vida familiar. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha propuesto al Ministerio de Educación y a las consejerías correspondientes de las comunidades autónomas siete medidas concretas, para que los padres puedan conciliar su vida laboral con la familiar y, en particular, con la actividad escolar de sus hijos. Esta organización reconoce que “las familias son las primeras responsables de la educación de los niños. Pero también considera que “las prolongadas jornadas laborales, la falta de formación ante cambios sociales muy rápidos y la intervención de los medios de comunicación en el proceso educativo, hacen cada vez más difícil la transmisión de valores y el seguimiento escolar de sus hijos”.
La CEAPA propone que se paralice “la expansión de la jornada escolar continuada, sólo de mañana, que se está produciendo en muchas comunidades autónomas”. Cree que su generalización “no se sustenta sobre razones pedagógicas, sino laborales del profesorado”, y obliga a muchos padres “a dejar a los hijos solos por la tarde, o con la compañía de la televisión”. Y afirma que “ha forzado la clausura de la mayoría de los comedores de los centros escolares donde existe este tipo de jornada”.
Esta organización también quiere que se prolongue el calendario escolar, para que el curso comience en la primera semana de septiembre y finalice la última de junio. Considera que unas vacaciones estivales “excesivamente largas como las que existen en la actualidad”, desmotivan al alumnado, perjudican su rendimiento académico, y “fuerzan a muchas familias a buscar soluciones educativas y de ocio en el tiempo libre en función de su nivel de renta, “lo que crea desigualdades sociales”.

Actividades extraescolares

Además, pide que los centros públicos permanezcan abiertos doce horas al día, los siete días de la semana y durante once meses al año para realizar actividades no lectivas financiadas por las administraciones, “tal y como contempla el PSOE en su programa electoral”. Apoya los programas de refuerzo fuera del horario escolar para alumnos con bajo rendimiento académico, que el MEC ha iniciado este curso de maneara experimental en colaboración con las comunidades autónomas, pero lamenta que sólo se implanten en 600 de los 22.607 centros de educación no universitaria que existen en España.
La confederación laica de padres reclama permisos laborales para que éstos puedan asistir, durante un número limitado de días al año, a reuniones de tutoría, consejos escolares y otras actividades educativas, porque “la comunicación fluida entre la familia y la escuela es fundamental para mejorar los resultados académicos y la convivencia en los centros”. Y quiere que se establezcan programas de formación para padres en temas como participación, educación sexual, violencia de género, drogas, resolución de conflictos, etc., “para que puedan ejercer mejor su tarea educativa y hacer más sencilla esa conciliación de la vida laboral y escolar”. Por último, pide más plazas públicas de Educación Infantil, y un mayor control sobre la programación que emiten las cadenas de televisión en horarios de protección del menor.

 

arriba