Convocatoria de los premios EURYI para
jóvenes investigadores

Madrid. El European Heads of Research Councils (EUROHOCS), junto a la European Science Foundacion, han convocado la tercera edición de losPremios EURYI para jóvenes investigadores, con el objetivo de que ellos mismos creen su propio equipo de investigación y de contribuir a la construcción de la European Research Area (ERA), el mercado común de la ciencia, además de evitar una posible "fuga de cerebros" y atraer a los excelentes investigadores de otros países. Los premios EURYI, creados en 2003, pretenden animar a los investigadores extranjeros a venir a Europa, y a los investigadores europeos que están trabajando fuera de Europa a regresar, y con su convocatoria buscan jóvenes científicos con una experiencia postdoctoralde 2 a 8 años que deseen desarrollar su investigación en cualquiera de los centros o universidades europeas participantes en el programa. El científico ha de poseer cualidad y potencial investigador, ha de aportar originalidad e innovación y en cuanto a su programa de investigación, ha de mejorar la posición de Europa en el mundo en el área de investigación. En esta convocatoria, que está abierta hasta el 30 de noviembre de 2005, se concederán alrededor de 25 contratos con una duración de 5 años. El programa está estructurado en dos fases: una primera, la nacional, en la que las organizaciones participantes deberán seleccionar a los candidatos sobre la base de su aportación económica al programa, y una segunda fase, la europea, en la que la European Science Foundation (ESF), junto al Comité Científico de EURYI, se encargará de las tareas de coordinación de los paneles "ad-hoc" de evaluación y de la selección final de 25 a 30 investigadores de entre los candidatos presentados por las distintas organizaciones. Los premios EURYI disponen de una aplicación web para los candidatos.

 
 

El CSIC y la Agencia Efe convocan cuatro becas de periodismo científico

Madrid. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Agencia Efe han convocado cuatro becas para formar a periodistas especializados en temas científicos, a las que podrán concurrir licenciados en Periodismo y, por primera vez, los poseedores de títulos oficiales de grado superior en Ciencias Experimentales con formación periodística. La convocatoria también está abierta a ciudadanos de la Unión Europea, o de otras nacionalidades siempre que tengan permiso de residencia en nuestro país y que su título esté homologado por las autoridades universitarias españolas.
Los aspirantes podrán presentar sus solicitudes durante todo el presente mes de octubre, deberán haber finalizado sus estudios oficiales en junio de 2002 o fecha posterior, y acreditar una calificación media de su expediente académico igual o superior a “2”. En caso de que en la certificación académica no figure la nota media, ésta se obtendrá aplicando el siguiente baremo: aprobado=1, notable=2, sobresaliente=3 y matricula de honor=4. El período de disfrute de las becas es de un año, y durante ese tiempo la formación de los becarios se realizará durante seis meses en el Departamento de Comunicación o Centros del CSIC, y los seis restantes en el Área de Ciencia y Tecnología de la Dirección de Información de la Agencia Efe.
La cuantía de cada beca será de 1.200 euros brutos mensuales, abonados directamente por el CSIC, y en ningún caso tendrá consideración de salario o remuneración, sino de ayuda económica para formación. La elección de los cuatro candidatos que disfrutarán las becas, más los dos suplentes, se iniciará con una fase de preselección a partir de los currículum vitae presentados, en la que se tendrá en cuenta el expediente académico, la experiencia profesional y las prácticas en medios de comunicación, además de los conocimientos de informática y de idiomas, fundamentalmente el inglés. Los preseleccionados serán citados posteriormente para una prueba práctica, una evaluación de aptitudes y una entrevista personal. Más información en www.csic.es/postgrado


Un estudio de la Universidad de Barcelona determina la relación entre depresión
y mortalidad en enfermos de cáncer

Madrid. "No existen enfermedades sino enfermos". Este dicho popular se convierte en cierto cuando hablamos de enfermos de leucemia transplantados con médula ósea, según un estudio realizado por la Universidad de Barcelona a través del Hospital Clínic. El título del estudio: "Role o Depression as a Predictor of Mortality Among Cancer Patients After Stem-Cell Transpantation" pretendía determinar la asociación entre la depresión y la supervivencia de los pacientes de cáncer después de 1, 3 y 5 años de transplante de médula.
Para el estudio, los investigadores siguieron a 199 pacientes con cáncer hematológico (leucemia) que sobrevivieron más de 90 días después de transplante de médula y que estuvieron ingresados en el hospital entre julio de 1994 y agosto de 1997. Los pacientes fueron evaluados psiquiátricamente durante su hospitalización, con un total de 781 entrevistas. Los diagnósticos de depresión fueron determinados en base al Manual Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales. Los científicos, después de este exhaustivo estudio, pusieron el acento en la importancia del diagnóstico y el tratamiento adecuados para disminuir el índice de mortalidad en pacientes transplantados con médula ósea.
Este riguroso estudio ha permitido confirmar teorías que antes ya se habían apuntado. Los pacientes fueron entrevistados el día del transplante y posteriormente, cada siete días, para valorar su estado anímico. Según una escala estandarizada de depresión, un total de 18 poseían depresión mayor y 17, menor. Analizando los datos se supervivencia, los investigadores comprobaron que existían un nivel más alto de mortalidad en pacientes con depresión mayor. Los porcentajes al cabo de 1, 3 y 5 años de supervivencia fueron de 50%, 33% y 33% respectivamente, para los individuos deprimidos frente a un 77%, 60% y 53% de los sujetos no deprimidos.
El estudio, que ha sido publicado en la revista “Journal of Clinical Oncology”, recalca, asimismo, que los mecanismos responsables de esta relación depresión-mortalidad no están del todo claros. Apuntan varias posibilidades: en primer lugar, podría existir un efecto directo de la depresión sobre el sistema inmune del paciente; en segundo término, los pacientes con depresión experimentan cambios negativos de comportamiento: su apatía, tristeza podrían hacer que desoigan los consejos médicos, que incumplan las pautas y terapias indicadas por los doctores.
Los responsables del estudio creen en la importancia del diagnóstico y el tratamiento de esa depresión que aumenta los niveles de mortalidad, y apuntan que no han de excusarla como una reacción comprensible e inevitable ante el diagnóstico.
El doctor José María Prieto, miembro del departamento de Psiquiatría del Hospital Clinic, asegura que “varios estudios han demostrado que una adecuada atención psicológica y psiquiátrica podrían mejorar su calidad de vida, reducir el tiempo de estancia en el hospital e incluso favorecer su supervivencia. Incluso el tratamiento con antidepresivos es recomendable, a pesar que hace unos años se creía que estos podrían afectar al curso del cáncer”.

 
arriba