La bicicleta, juguete favorito para adultos, jóvenes y niños

Un informe de la Fundación Crecer Jugando
analiza los juegos a través de distintas generaciones

Guardianes de la memoria, los juguetes constituyen el principal vínculo sentimental con la infancia.
La Fundación Crecer Jugando ha confeccionado
Este informe pone de manifiesto que muchos niños sólo juegan los fines de semana y afirman que la falta de tiempo y la imposibilidad de compartir con otros compañeros  condiciona el juego y los juguetes elegidos. (Fotos: Rafael Martínez)
un informe del que se desprende la necesidad de fomentar
el juego compartido frente al individual, que propicia un mayor aislamiento e impide desarrollar la creatividad.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Los niños creen que tienen poco tiempo para jugar y echan de menos la posibilidad de compartir el juego con otros niños, según el estudio “La Memoria del Juguete”, realizado por la Fundación Crecer Jugando y que refleja las percepciones de jóvenes, adultos y niños sobre el juego y el juguete.
Para Salvador Miró, presidente de la Fundación Crecer Jugando, “los juguetes son guardianes de la memoria” y “el principal vínculo para guardar la historia personal, el hilo biográfico hacia el pasado y el futuro”. Asimismo, justifica esta investigación en la necesidad  de  recordar  que  el  juego es uno de los

derechos fundamentales del niño y subraya “la necesidad de fomentar el juego compartido, frente al individual”.

En pandilla

Este informe pone de manifiesto que muchos niños sólo juegan los fines de semana y afirman que la falta de tiempo y la imposibilidad de compartir con otros compañeros  condiciona el juego y los juguetes elegidos. Los niños reconocen que prefieren jugar en grupo y se decantan por juguetes divertidos, con acción, que recreen mundos imaginarios y les aproximen a sus personaje favoritos de las películas y series de animación. Para los “momentos de soledad” escogen la videoconsola y los juegos de ordenador.
Muchos adultos reconocen que conservan los juguetes, sobre todo los más jóvenes que los guardan para utilizarlos con sus hijos. Los mayores de 40 años evocan más nítidamente los juegos que los juguetes y evocan los momentos compartidos, el espacio físico y los amigos. Por su parte, los adultos entre 30 y 40 años apuntan marcas comerciales como Scalextric, Madelman, Nancy o Playmobil.

Socialización

Esta investigación, realizada por un equipo de profesores del Departamento de Teoría e Historia de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid, constata que, tanto antes como ahora, los juegos y los juguetes son instrumentos de socialización. No obstante, el entorno se ha estrechado y si las generaciones adultas recuerdan los espacios públicos como la calle y los parques, los más pequeños sitúan el juego en el entorno doméstico.
El balón, la goma, la peonza y las muñecas eran juguetes sencillos que manejaban los adultos en su infancia, mientras que los actuales son más complejos y sofisticados y, en consecuencia, mucho menos creativos. Así como, los recuerdan por sus vinculaciones afectivas, por su exclusividad y por la dificultad que tenían en conseguirlos. A pesar de estas diferencias generacionales, la bicicleta se erige como el predilecto de adultos, jóvenes y niños.

El género

De los 400 alumnos consultados, de edades comprendidas entre los 8 y los 12 años, ningún niño eligió una muñeca y las niñas seleccionaron un coche teledirigido, como tercera preferencia. Por lo que el estudio demuestra que el género sigue condicionando la elección de los juguetes y las chicas son más proclives a entretenerse con todo tipo de juegos y los chicos rechazan algunos, por considerarlos femeninos.
Este informe ha sido elaborado a partir del visionado de 35 anuncios, emitidos desde mediados de los sesenta, e incluye un apartado sobre la percepción que tienen las distintas generaciones respecto a la publicación en televisión. Los adultos que rondan los 50 años recuerdan más los anuncios de radio que de televisión, pero en la memoria de los menores de esa edad queda registrada sobre todo la publicidad televisiva y, en especial, la música y los eslóganes.
La investigación analiza la percepción que tienen los niños actuales para quienes los juegos muy tecnificados rellenan momentos de vacío y soledad, cuando no encuentran otra cosa o un compañero. Además, el estudio constata como los juguetes actuales tienen una caducidad más temprana y se sustituyen con mayor rapidez por el efecto de novedad que posibilitan. Como conclusión, ayer como hoy, los juguetes son un instrumento de mediación cultural, que llena el deseo de anticipación del niño al mundo adulto y tienen una función de socialización. 

 

arriba