Un estudio revela un alto grado de desorientación de los alumnos en el proceso de elección de estudios

El informe, elaborado por la Fundación Universidad-Empresa, constata asimismo los desajustes existentes en la oferta y demanda de empleo para titulados 

Un estudio hecho público recientemente, “La necesidad de acciones de orientación para adecuar la oferta y demanda de estudios universitarios al mercado laboral en la Comunidad de Madrid”, elaborado por la Fundación Universidad-Empresa, revela un alto grado de desorientación entre los alumnos que han de elegir estudios superiores y significativos desajustes entre la oferta y demanda de empleo entre los universitarios.
Uno de cada tres alumnos que ingresa en la Universidad abandona los estudios sin lograr la correspondiente titulación.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
La Fundación Universidad-Empresa, en colaboración con la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid, ha elaborado y publicado recientemente un estudio, bajo el título “La necesidad de acciones de orientación para adecuar la oferta y la demanda de estudios universitarios al mercado laboral de la Comunidad de Madrid”, que pretende colaborar en la consecución de tres grandes objetivos: contribuir a una mayor adecuación a la oferta y demanda de estudios universitarios al mercado laboral; elaborar recomendaciones acerca de las necesidades de orientación académica y profesional de los futuros alumnos universitarios, y proponer acciones específicas de orientación académica y profesional para alumnos preuniversitarios.
En el estudio se aportan datos recogidos en diversos informes y estudios previos, tales como las dos últimas ediciones del “Informe de la opinión de los estudiantes preuniversitarios sobre la Universidad española”, elaborado por la Fundación IUVE; el “Informe Pigmalión”, realizado por Técnicos de Empleo Globalemedia; el “Informe Infoempleo 2005”, recientemente dado a conocer por Círculo de Progreso, y el informe “Las demandas sociales y su influencia en la planificación de las titulaciones en España en el marco del proceso de convergencia europea en educación superior”, un estudio de amplia repercusión, elaborado por la Fundación Universidad-Empresa, la Cátedra UNESCO de la Universidad Politécnica de Madrid, la Agencia de Calidad, Acreditación y Prospectiva de las Universidades de Madrid, y la Dirección General de Universidades del MEC, disponible en la página web: www.fue.es .

Desorientación

En el estudio se precisa que, según el informe de la Fundación IUVE, el porcentaje de alumnos de 2º de Bachillerato LOGSE que manifiesta no saber lo que quiere estudiar a tan sólo tres meses de tener que afrontar tal decisión va en aumento: de un 46,9% en el año 2003 a un 47,7% en 2004; es decir, casi uno de cada dos alumnos muestra indecisión y desorientación respecto a su futuros estudios universitarios, y sólo un 26,3% de estos alumnos preuniversitarios dice que “tendrá en cuenta las posibles salidas profesionales a la hora de efectuar su elección”.
Por otra parte, en el “Informe Pigmalión” se precisa que un 37% de los universitarios entrevistados han estudiado carreras con escasas salidas profesionales sin saberlo, y un 67% de los encuestados carece de una estrategia profesional y personal adecuada para avanzar en el mercado laboral al desconocer las oportunidades profesionales que le brinda la carrera que cursa. Además, un 62% de los alumnos entrevistados reconoce “haber equivocado su verdadera vocación”, aspecto este, el vocacional, determinante en la mitad de la elección de estudios.
Otro dato preocupante es el relativo a las altas tasas de abandono universitario, que estudios de la Conferencia de Rectores Universitarios Españoles (CRUE) sitúan en un 30%, y de éstos casi un 60% en el primer año de estudios.
Otros estudios, como las ediciones últimas de las “Guías de las empresas que ofrecen empleo” y los “Informes Infoempleo”, constatan los desequilibrios y desajustes existentes en la oferta empresarial dirigida a titulados universitarios, que se sintetizan en una de las frases del estudio: “mientras que cada titulado en enseñanzas técnicas tiene tres ofertas de empleo a su disposición, la mitad de los demás titulados no tendrán oportunidades laborales acordes con sus estudios y expectativas”. 

Conclusiones

En el apartado de conclusiones del informe se precisa que “existe una significativa desorientación de los alumnos de Bachillerato a la hora de elegir su itinerario formativo post-secundario, tanto en lo referente a las propias enseñanzas universitarias como a sus posteriores posibilidades de integración y desarrollo profesional”.
Asimismo, en el estudio se concluye que “de igual manera, quedan patentes el desajuste existente entre la oferta y la demanda de estudios universitarios, tanto en el ámbito del sistema universitario como del mercado laboral, y la necesidad de fomentar las competencias personales y profesionales requeridas por la sociedad y por el sistema productivo”.
Todo ello supone, según se precisa en el informe “una importante fuente de frustraciones y desengaños personales (fracaso académico y dificultades de inserción laboral), sino también en unas enormes pérdidas de recursos económicos destinados a las universidades y de los niveles de empleabilidad del futuro capital humano con el que podrán contar los empleadores”.
Tras el establecimiento de estas conclusiones, en el estudio se sugiere la puesta en marcha de actuaciones en el ámbito de la información, orientación y asesoramiento académico y profesional que faciliten la transición de la enseñanza al aprendizaje y al desarrollo profesional, y que además contribuyan “a un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda laboral, de manera que se pueda mejorar el aprovechamiento del capital humano”.
Dichas actuaciones deben dirigirse, según el estudio, a diversos colectivos: desde los propios alumnos hasta sus padres, profesores, tutores y orientadores, así como profesionales de los diferentes sectores de actividad económica.

Perfiles profesionales

Finalmente, los autores del informe concluyen y advierten que “es importante recordar que el mercado laboral está en constante cambio y evolución, por lo que cualquier acción formativa que se realice hoy, vinculada únicamente a las salidas profesionales, puede estar desfasada o saturada al finalizarse los estudios; por ello se deberá orientar a los alumnos hacia una elección basada fundamentalmente en perfiles profesionales y con la mente puesta en el desarrollo profesional a largo plazo, en vez de las salidas profesionales que puedan estar disponibles inmediatamente después de finalizar los estudios”.
En este proceso, según se afirma en el estudio, es fundamental entender que la formación universitaria constituirá la base sobre la que se podrá ir configurando un currículo profesional (idiomas, informática, formación complementaria, postgrado, prácticas, formación en habilidades, etc.) capaz de dar respuesta a las cambiantes demandas sociales.

 

arriba