El idioma español entra en los centros educativos brasileños
El Congreso de Brasil aprueba una ley que hace obligatoria la
oferta de clases
de nuestra lengua en Primaria
El Congreso de Brasil aprobó el pasado 7 de julio, de manera definitiva, una ley que hace obligatoria la oferta de clases de español en los colegios públicos y privados de Enseñanza Primaria del país, y a discreción de los centros educativos de Secundaria.
La nueva ley obligará a las escuelas públicas y privadas a ofrecer el español como disciplina optativa para los alumnos que cursen del quinto al octavo año de Enseñanza Primaria.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
La Cámara de Diputados de los Estados Unidos de Brasil rechazó una enmienda del Senado al proyecto de ley, con lo que sólo queda pendiente su sanción por parte del presidente Luiz Inácio Lula da Silva para que se convierta en ley en los próximos 15 días, según hicieron público el día 7 de julio portavoces del Legislativo brasileño. “Ya está plenamente aprobado, sólo falta la sanción del presidente Lula la semana que viene”, explicó el diputado Atila Lira, autor del proyecto, en declaraciones a Efe.
La nueva ley obligará a las escuelas públicas y privadas a ofrecer el español como disciplina optativa para los alumnos que cursen del quinto al octavo año de Enseñanza Primaria.
En su enmienda, los senadores pretendían que esa oferta se hiciera fuera del horario regular de clases, lo que según Lira la hacía inviable al dificultar la organización de los cursos. Para el nivel preescolar y los cuatro años iniciales de Primaria la enseñanza del español ha quedado como oferta “facultativa” a discreción de las escuelas, explicó el diputado.
En Brasil después de la Educación Primaria hay tres cursos de Enseñanza Media o Secundaria, antes del ingreso a la Universidad. En ese nivel el español también quedará a discreción de los centros educativos.
“La nueva ley es importante para la educación básica y para la integración de Brasil con los demás países de América Latina y los países hispánicos como un todo”, afirmó Lira, quien agregó que “la enseñanza del español va a permitir la integración en todos los sentidos, incluido lo cultural y lo comercial, y en el futuro va a facilitar la formación de un bloque en América del Sur”.
La aprobación de la nueva norma llevó varios años de discusión en el Congreso de Brasil, un país tradicionalmente cerrado a las lenguas extranjeras y donde no era obligatoria la enseñanza de ningún idioma, ni siquiera el inglés. A este respecto, Lira precisó que la nueva ley “convierte la lengua española en obligatoria para las escuelas y optativa para los alumnos; no hay ninguna otra lengua extranjera en Brasil en esa situación”.
Para el resto del sistema educativo, como la educación superior y técnica, será “la propia demanda creada por las necesidades sociales” la que va a establecer los currícula de formación en lenguas, y ni siquiera la enseñanza de la lengua nacional de Brasil, el portugués, es obligatoria en esos niveles, según indicó Lira.
Las universidades brasileñas desde hace años ofrecen cursos de formación en lengua española, movidas por la influencia de Mercosur y de los países hispanos que tienen frontera con Brasil. En los estados limítrofes, que tienen autonomía en sus sistemas de enseñanza, también hay cursos regulares de español.

Satisfacción

La aprobación en la Cámara de Diputados brasileña de la ley que obligará a todos los centros de Secundaria a ofrecer la enseñanza de español fue recibida por el Ministerio de Educación y Ciencia español como una excelente noticia. El subdirector general de Cooperación Internacional del MEC, Miguel González Suela, explicó en declaraciones a Efe, que se trata del español de España y de Iberoamérica, porque a Brasil le “interesa la riqueza del idioma, teniendo muy en cuenta a sus vecinos”.
“Lo que hoy se ha aprobado -detalló González Suela el día 7 de julio- es la Ley para la Enseñanza del Español, que establece como obligatoria la oferta de esa materia en los tres últimos cursos (series) de Secundaria”.
La ley, que determina que esa oferta deberá implantarse en un plazo máximo de 5 años, deberá pasar ahora la sanción del presidente de la República, que debe hacerlo en no más de 15 días.
González Suela subrayó asimismo que se ha tratado de “un proceso largo”, con varios años de discusión, pero que significa una aportación “muy importante” a la difusión del español. A su juicio, su trascendencia es tanto cuantitativa, ya que entre 10 y 12 millones de jóvenes brasileños podrán aprender el idioma, como cualitativa porque hasta ahora sólo se ofertaba el español en la enseñanza privada, a la que solo acceden el 10% de todos los escolares del país.
La nueva ley supone también la integración regional del país, al incorporarse así al idioma de Mercosur (en el que están Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay como socios plenos) y la ampliación de la oferta en la Universidad, porque es esa institución la que acredita para la docencia.
En cuanto al mundo editorial, González Suela subrayó que tanto el sector en España como en Iberoamérica se verán beneficiados por esta decisión.

Amplio abanico de posibilidades

Por su parte, el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, acogió con “gran satisfacción” la ley brasileña que llevará el español a los centros de Secundaria, decisión que abre un amplio abanico de posibilidades ante las universidades españolas que podrán contribuir a la formación del profesorado.
En declaraciones a Efe, García de la Concha señaló que la nueva ley aprobada ayer por el Parlamento brasileño servirá también para intensificar la relación de la RAE con la Academia de las Letras de ese país, que ya ha mostrado “mucho interés” por conocer los trabajos que se llevan a cabo en el ámbito académico español.
El director aludió a los años que ha costado sacar adelante la ley que establece la obligatoriedad de ofrecer clases de español y recordó que cuando se empezó a debatir, el entonces presidente Fernando Henrique Cardoso le dijo que, independientemente de que se aprobara o no esa iniciativa, “lo que se iba a imponer era la ley natural, porque Brasil no tiene otra salida que el mar o lo hispánico”.
Actualmente, en Brasil hay un gran número de estudiantes de español que lo hacen por razones de índole práctica y de conexión tanto con Hispanoamérica como con España y la Unión Europea.

 

arriba