Don Quijote explora la historia de
la ciencia

Estudiantes de Bachillerato del IES Las Lagunas, de Rivas-Vaciamadrid, obtienen uno de los premios Santillana 2005

Sesenta alumnos de 1º de Bachillerato del IES Las Lagunas, de Rivas-Vaciamadrid, han obtenido un premio en el XXVII Concurso de Experiencias Educativas que organiza Santillana. Con su trabajo “Referencias científicas y tecnológicas en El Quijote” enlazan el mundo de las letras y de las ciencias.
Tras analizar las referencias científicas, los estudiantes realizan experimentos en el laboratorio.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Este instituto madrileño escolariza a 800 estudiantes en las modalidades de Bachillerato Científico, Humanístico y de Ciencias de la Naturaleza y la Salud. Setenta y dos profesores atiendan a un población escolar, en la que se integran jóvenes procedentes de Hispanoamérica, países del Este europeo y del Magreb, además de alumnos de etnia gitana que cursan 1º y 2º de ESO. “Desde una perspectiva que relaciona el mundo de las letras y de las ciencias, la conmemoración  del  IV  Centenario  supone  una

excelente oportunidad, para revisar uno de los grandes de la historia de la literatura, Miguel de Cervantes”, afirma el profesor Luis Miguel Muñoz, uno de los coordinadores del proyecto.
En el mismo siglo en que este autor escribe El Quijote, Isaac Newton reveló importantes descubrimientos sobre la luz, el color, la gravedad y planteó las leyes del movimiento. Mientras que Kepler descubre que los planetas no giran en círculo alrededor del Sol, sino en elipses, articulando las leyes del movimiento planetario. No obstante, a principios del siglo XVII, cuando se publican las dos partes del libro, todavía no se habían producido estos avances científicos y los medios tecnológicos disponibles eran muy limitados, puntualiza Muñoz.

Método científico

Partiendo del léxico de El Quijote, como reflejo de la situación científica y tecnológica de los siglos XVI y XVII, los estudiantes conectan el mundo de las letras y de las ciencias, además de desarrollar hábitos de trabajo asociados al método científico, como búsqueda de información, capacidad crítica, apertura a nuevas ideas y verificación de los hechos. De igual modo, establecen diferencias entre el mundo de la magia y el de la ciencia y comprenden la evolución y significado de la terminología científica.
Este proyecto se inicia con el análisis de la situación científica y tecnológica hasta el siglo en que se publica esta novela, analizando los científicos más representativos de la época y sus aportaciones más significativas.
Posteriormente, los alumnos seleccionan y clasifican las referencias científicas más relevantes del texto. Fernando de Prada, coordinador de la experiencia, explica que para desarrollar la búsqueda partieron de una muestra de capítulos seleccionados, de un glosario o de un corpus de palabras y citas. Además de investigar el significado, desde el punto de vista etimológico, lingüístico, popular, científico y tecnológico, profundizaron en el valor que Cervantes daba a las referencias extraídas y los usos particulares de la lengua cervantina. El proceso concluye con la experimentación en el laboratorio de algunos de los fenómenos físicos y químicos citados.

Unidades

Grandes pensadores y científicos hasta el siglo XVII, ciencia y pseudociencia, magia y ciencia, la lengua científica en El Quijote, sistemas y medidas tradicionales y avances en física y cosmología, son algunas de las unidades que figuran en la experiencia, donde también tuvieron cabida las máquinas y fuentes de energía en El Quijote, tecnología en la vida cotidiana de los personajes, alquimia y química, metales y aleaciones y medicina y enfermedades.
En la unidad “Alquimia y Química en El Quijote”, los estudiantes descubren el papel de los alquimistas, quienes a pesar de creer en la magia y la astrología, contribuyeron al desarrollo de la Química, por sus trabajos en la destilación de perfumes y nuevas sustancias.
En este apartado del proyecto, se establece un paralelismo entre el alquimista y Don Quijote, ya que “ambos pretenden purificar la materia o las personas, perfeccionar el mundo, alcanzar la felicidad y elaborar remedios para curar enfermedades”, especifica el profesor Raúl Alía. Pero no fue hasta el siglo XVIII en que la balanza reemplazó al alambique y la retorta, como símbolos del arte químico, a través a las investigaciones de Lavoisier. Entre otros procesos químicos, en la época realizaban la fermentación del vino, de los cereales y de la leche, elaboraban queso y vinagre. Con esta unidad, los alumnos se familiarizan con términos como redoma, mortero, almirez, pólvora, volátiles, romana, fuelles, adobo y arcabuces y su utilización por parte de los alquimistas.

Conclusiones

La enseñanza de la historia de ciencia es muy deficiente, a pesar de ser fundamental para entender la evolución de la Ciencia.
De este proyecto, se desprende el estado del conocimiento científico en la época de El Quijote, calificándose todavía de precientífico, se empieza a superar el mundo del ocultismo y da comienzo un periodo histórico de gran esplendor para la ciencia. Para concluir, los coordinadores de la experiencia aseguran que las estrategias que se han utilizado para desarrollar la investigación son aplicables a otros autores y textos clásicos o contemporáneos, como Julio Verne, Benito Pérez Galdós o Edgar Allan Poe.

 

arriba