Bullying, un fenómeno en alza
Profesionales y expertos analizan sus causas y consecuencias en el III Foro Europeo de Educación

Madrid.
La violencia en los centros educativos se ha ido extendiendo progresivamente con la aplicación de la LOGSE. Al mismo tiempo, el fenómeno de la violencia juvenil se ha convertido en violencia escolar en la medida en que los problemas sociales se aparcan en la escuela, sobrecargando a esta institución e impidiéndole realizar su auténtica función. Estas son dos de las conclusiones más destacadas del III Foro Europeo de Educación. Las actitudes disruptivas  en los centros docentes. Bullying  y

otras situaciones. Propuestas para la convivencia, organizado por el sindicato ANPE, y celebrado en la Escola del Treball de Barcelona.
El encuentro reunió a más de 200 profesores y expertos españoles y europeos interesados en el bullying y en los problemas de convivencia escolar, conscientes de que en las aulas está sucediendo algo grave y que debemos actuar para poner fin a la situación de indisciplina y acoso escolar que se vive en algunos centros educativos. ANPE ha organizado este III Foro Europeo de Educación para hablar de convivencia en los centros y, sobre todo, para encontrar soluciones al creciente problemas del acaso moral y físico en los centros de enseñanza. Las distintas ponencias han sido desarrolladas por ponentes como la investigadora y escritora Nora Rodríguez; el periodista de radio y televisión Toni Marín, el doctot Paulino Castells, psiquiatra infantil y escritor e investigador sobre el bullying; el catedrático y abogado Ramón Figuera, los profesores José Alsina y Aureli Villar, así como el psicólogo y director de SOS Bullying, Ferrán Barri. Para el Presidente de ANPE, Juan Miguel Molina, el bullying puede arruinar la vida de un niño o la de un adolescente y, por eso, “profesores y padres no pueden permanecer callados ni inactivos frente a la violencia”.

SOS Bullying ha recibido unas 4.200 denuncias de todas España en siete meses


Tres de cada diez

Según datos facilitados por el Defensor del Menor, tres de cada diez alumnos de enseñanza secundaria son víctimas a diario de violencia en el entorno escolar: de ellos, el 4% es agredido físicamente frecuentemente y el 9% es amenazado gravemente. El bullying o acoso entre iguales martiriza al 13% de los estudiantes casi a diario y puede llegar a marcar su vida adulta. Según Molina, la violencia en los centros educativos se ha ido extendiendo progresivamente con la aplicación de la LOGSE, “una ley educativa muy tolerante con estas situaciones y un modelo de enseñanza comprensiva que “encierra” en las aulas a un cierto número de jóvenes que no quieren estudiar, que se aburren, han propiciado en estos una mayor agresividad. Agresividad que se vierte hacia los profesores, los demás alumnos y las instalaciones del centro”.
El presidente de ANPE ha denunciado la falta de recursos humanos, formativos, materiales y económicos para reeducar las actitudes disruptivas de los alumnos y la falta de un pacto educativo entre todos los partidos políticos. “Para ello, pedimos a las administraciones educativas que inviertan más en Educación: más profesorado de apoyo, asistentes sociales, psicólogos, etc”. Asimismo, dijo que “para combatir el bullying hemos de educar en la cooperación, la tolerancia, la solidaridad, la resolución pacífica de conflictos y el respeto a las normas para la convivencia e implicar de manera directa a toda la comunidad educativa. Los padres deben educar a sus hijos en la responsabilidad y en el respeto a los demás y comunicarse más con los hijos y con los centros educativos”.
Molina ha manifestado su satisfacción porque la Generalitat haya asumido para la prevención y ayuda del bullying en Cataluña el proyecto que ANPE puso en marcha en noviembre de 2004 y ha pedido a la Administración educativa un plan de Convivencia nacional que se vuelque con el profesorado, reforzando su formación, dotándoles de ayuda y medios y fomentando la tutoría.

4.200 denuncias

Por su parte, el presidente de ANPE Barcelona, el psicólogo y coordinador de SOS Bullying, Ferrán Barri, ha señalado que el este fenómeno es, además, una de las principales causas del absentismo y del fracaso escolar y provoca en los jóvenes alta ansiedad, estrés, aislamiento en las víctimas, que pueden desarrollar respuestas agresivas y, en casos extremos, pensar en el suicidio, como ha sucedido recientemente con dos adolescentes en Hondarribia y Elda.
“Profesores y padres debemos enseñar a los niños desde pequeños que permanecer callados frente a la violencia los vuelve impotentes y vulnerables, e incluso puede llevarlos a ser la próxima víctima. No se puede olvidar que los niños que son intimidados experimentan un sufrimiento real que puede interferir en su desarrollo social y emocional”, dijo Ferrán Barri, que también ha informado a los medios de comunicación sobre las más de 4.200 denuncias de toda España recibidas desde que ANPE creó el teléfono SOS Bullying. “Estamos muy satisfechos de haber creado este servicio gratuito de ayuda y asesoramiento para padres, alumnos y profesores”.

Actuaciones del Defensor del Menor

Por otra parte, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, ha propuesto una batería de mecanismos para denunciar el acoso entre los alumnos, que incluyen una línea de “teléfono amigo” y una página de Internet, con el objetivo de lograr que 2006 sea el año de inflexión en la tendencia de este problema. “Hay que ponerse en marcha para acabar con la situación" de acoso entre los propios alumnos que se vive en algunas escuelas”, ha afirmado Morgades durante la presentación de dos publicaciones en las que se plantea cómo actuar si se detecta acoso escolar, una dirigida a los adolescentes y otra a los padres.
Según sus datos, más del 9% del alumnado de Secundaria sufre amenazas y más del 4% agresiones físicas directas, aunque el 30% declara sufrir agresiones verbales de compañeros con cierta frecuencia.
Entre las propuestas del Defensor del Menor frente a la violencia en las escuelas, aparte del teléfono amigo y la página de Internet, Morgades planteó el diseño de escuelas más pequeñas, con menos alumnos y con ambientes más personalizados, además de una mayor atención a la diferencia y a los chicos con problemas de inserción y éxito escolar. Asimismo, la elaboración de protocolos de actuación unificados para casos de acoso escolar o violencia en las escuelas, una mayor relación entre el centro de estudios y la familia, la promoción del aprendizaje de la convivencia, la amistad y el compañerismo.
Las profesoras de Educación Secundaria y expertas en programas de promoción de la convivencia, Isabel Hernández e Isabel Fernández, autoras de las dos publicaciones presentadas, advirtieron de algunos de los signos del alumno acosado y ante los cuales los padres deberían prestar atención. Por ejemplo, si piden dinero frecuentemente y sin motivo o ropa especial, si se quejan de problemas de salud excesivamente o vomitan a menudo antes de ir al colegio o si presentan heridas que no saben justificar. Estas profesoras insistieron en que son infinitamente menos frecuentes las posibles situaciones de acoso a profesores por parte de estudiantes que las que se dan entre el colectivo de alumnos, pero si un maestro se siente intimidado por escolares puede buscar apoyo en la comunidad escolar y en el propio centro, y en último caso por la Policía si resultara agredido.

 

arriba