Nuevo protocolo de Internet para el supercomputador MareNostrum

Madrid. El supercomputador MareNostrum, del Centro de Supercomputación de Barcelona (CSB), ha estrenado el acceso a la red IPv6, el nuevo protocolo de Internet que utilizan los científicos de todo el mundo. Ésta es la primera conexión de un computador de este tipo con el exterior mediante IPv6, y se ha realizado en el marco del “Internet Global Congress (IGC) celebrado recientemente en la Ciudad Condal. Según el director de la instalación, Mateo Valero, “desplegando el acceso mediante IPv6 a nuestro centro introducimos nuevas posibilidades de ofrecer los servicios del MareNostrum a la comunidad científica”.
El CSB fue creado por un consorcio formado por el Ministerio de Educación y Ciencia, con una participación del 51%, la Generalitat de Cataluña, con un 37%, y su Universidad Politécnica, con el 12% restante. Cuenta con 100 investigadores que prestarán una atención preferente a áreas como supercomputación, arquitectura de computadores, ciencias de la vida y ciencias de la tierra. Mateo Valero ha recordado que el MareNostrum, realizado por IBM, es el supercomputador más potente de Europa y el cuarto del mundo. Y ha dicho que permitirá la “investigación interdisciplinar” o desarrollar numerosas aplicaciones, como hacer un mapa de la galaxia o la simulación de una célula”.
También ha manifestado que la transformación de los microprocesadores ha sido tal en los últimos años, como para permitir realizar actualmente en una hora los cálculos que en 19467 hubieran precisado cien millones de años. Por su parte, el vicepresidente de IBM, Irving Wladawky-Bergear, ha asegurado que este supercomputador servirá también para detectar fraudes en el uso de las tarjetas de crédito “mediante algoritmos matemáticos muy sofisticados”, o reducir los riesgos de las inversiones financieras.


El Congreso pide que la reforma contemple una “adecuada” unión entre saberes científicos y humanistas

Madrid. La Comisión de Educación y Ciencia del Congreso de los Diputados ha aprobado una proposición no de ley del PSOE, en la que insta al Gobierno a realizar, en el marco de las reformas educativas y en su propia política sobre enseñanza, “las estrategias para una adecuada unión entre saberes científicos y humanistas”. Esta iniciativa ha sido respaldada por todos los grupos de la cámara salvo el PP, que se ha abstenido en la votación, y no se centra sólo en la Enseñanza Secundaria, sino que se refiere a todos los niveles educativos incluida la Universidad.
“Es una forma de que no seamos analfabetos científicos”, en opinión del diputado socialista por Valladolid y vicepresidente primero de esta Comisión, Mario Bedera, quien ha insistido en que hay que formar a los jóvenes para que conecten las disciplinas humanísticas con los valores democráticos, y también para que entiendan sobre cuestiones científicas como el genoma humano o la reproducción asistida, de plena actualidad. El grupo popular ha presentado una enmienda reclamando la inclusión específica en el texto del respeto y la aplicación de las orientaciones del Dictamen sobre las Humanidades del año 2000, y el mantenimiento de la Historia de la Filosofía y la Ciencia como materia común en el Bachillerato, propuesta que ha sido rechazada por el PSOE porque “va más allá de cuestiones concretas de las reformas educativas”.

Fomentar la colaboración entre universidades y empresas en investigación

Madrid. La Fundación “Conocimiento y Desarrollo” (EyD) ha elaborado un informe, del que se desprende que la participación del sector empresarial en la actividad investigadora de las universidades españolas es “poco relevante”, ya que apenas alcanza el 9%. Sólo el 5% de las compañías innovadoras de nuestro país ha restablecido relaciones de cooperación con instituciones universitarias, y menos del 13 % las considera como fuente de ideas relativas a la innovación. Además, dos tercios de nuestras empresas no mantienen relación alguna con el sector universitario, porcentaje que se acerca al 75% entre las Pymes. El estudio se refiere a la contribución de las entidades universitarias al desarrollo económico y social del país, y se ha presentado recientemente en Málaga, cuya Universidad desarrolla una actividad equivalente a 47.000 investigadores a tiempo completo y genera más de un 30% de la actividad total de I+D en todo el Estado, según ha manifestado el vicepresidente de esta fundación, Francesc Santacana. El informe revela igualmente que la universidad representa el 1,2% del PIB nacional, con 235.000 personas que desarrollan su actividad en relación con la misma, de forma directa o inducida”.
El esfuerzo docente de las universidades favorece los índices de empleabilidad de la población, que alcanza un 80% en el caso de los titulados universitarios, frente al 50% de la media nacional. Pero menos del 10% de los graduados encuentra su primer empleo mediante los servicios ofrecidos por las propias universidades, y las empresas no suelen recurrir a ellas para sus necesidades de formación, sino a sus propias organizaciones, escuelas de negocios y consultorías. Por ello, la Fundación ha pedido a las administraciones públicas que propicien un marco legal y normativo, para que las universidades se doten de los instrumentos necesarios para realizar sus propias actuaciones en materia de desarrollo económico.

 
arriba