El Observatorio del Libro y la Lectura de Extremadura, una iniciativa pionera
La Fundación Germán Sánchez Ruipérez se encargará
del desarrollo y seguimiento de este programa
La Fundación Germán Sánchez Ruipérez ha presentado el Observatorio del Libro y la Lectura de Extremadura, una iniciativa del Pacto Extremeño por la Lectura para disponer de un conocimiento certero, lo más exhaustivo posible, de los hábitos de lectura en la región extremeña y de la edición y la venta de libros.

Madrid.
La presentación del Observatorio del Libro y la Lectura de Extremadura, proyecto pionero en España, tuvo lugar el pasado 30 de mayo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en el transcurso de un acto presidido por el consejero de Cultura de la Junta de Extremadura, Francisco Muñoz Ramírez, quien en su intervención destacó que “esta iniciativa permitirá   un  conocimiento  certero  de
los  hábitos   de   lectura   en   la  región

El Observatorio permitirá conocer mejor los hábitos lectores en Extremadura y el desarrollo de su programa de Fomento de la Lectura. (Foto: Rafael Martínez)

extremeña, de la edición y venta de libros, así como del seguimiento del programa de Fomento de la Lectura que se desarrolla en Extremadura”. La Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, en el marco de cooperación conjunta, han acordado encomendar el desarrollo del Observatorio del Libro y la Lectura de Extremadura al centro que dicha Fundación tiene en Peñaranda de Bracamonte (Salamanca).
Por su parte, Antonio Basanta, vicepresidente ejecutivo y director general de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, hizo hincapié en dos de las intenciones básicas del Observatorio, “una de carácter informativo: situar en un único lugar toda la información existente sobre el libro y la lectura, y propiciar un análisis para que se puedan evaluar todos esos datos y descubrir las políticas que se deben llevar a cabo en ese terreno”. Rogelio Blanco, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura, tras felicitar por la iniciativa a sus creadores, expresó su confianza en que “se produzca el efecto contagio al resto de las Comunidades españolas, ya que el Observatorio es el mirador desde el que se refleja la realidad, nos muestra todo lo que hay y gracias a él podremos hacer una lectura crítica sobre los hábitos lectores y, por lo tanto, saber dónde estamos, qué necesitamos y qué políticas deberemos llevar a cabo”.

Acciones y herramientas

Para desarrollar su labor, el Observatorio dispondrá como herramientas de un barómetro periódico sobre la situación y evolución de la lectura y la producción y consumo de libros en Extremadura, a partir del cual se elaborarán dos informes anuales; la publicación de cuatro informes monográficos anuales, a través del “Boletín del Observatorio”, cuyo primer número fue asimismo presentado en el acto, sobre aspectos relevantes del ámbito del libro y la lectura; y la web del Observatorio, como espacio de difusión ( http://www.observatorio-lectura.info/extremadura ). Cerca de 450 bibliotecas y agencias de lectura constituyen el sistema de lectura pública de Extremadura, concebido, según establece la Ley de Bibliotecas, “como un todo unitario al servicio del ciudadano, de modo que quede garantizado el derecho a la cultura que a todos corresponde, en condiciones de igualdad”. La extensión del servicio de biblioteca pública por la geografía extremeña ha sido espectacular en el último periodo: en la actualidad, la casi totalidad de la población extremeña reside en municipios dotados de algún servicio estable de lectura pública. A principios de 2004, el 92% de los municipios de Extremadura, en los que residía el 99,1% de la población, disponía de al menos una biblioteca o una agencia de lectura, servicio del que, sin embargo, carecían aún 29 pequeñas localidades (22 en la provincia de Cáceres y 7 en la de Badajoz). Solamente en los tres primeros años del siglo XXI se han puesto en funcionamiento 40 nuevas bibliotecas y 82 agencias de lectura, hasta alcanzar, al finalizar 2003, 208 que cuentan con una sola biblioteca. bibliotecas públicas y 223 agencias de lectura repartidas por toda la región. Más frecuente es el caso de los 35 municipios extremeños que cuentan con dos o más bibliotecas o agencias de lectura, distribuidas por sus barrios o pedanías y que, en algunos casos, constituyen redes urbanas de biblioteca pública. Entre ellos, destaca por su número la ciudad de Badajoz, con nueve bibliotecas y cuatro agencias de lectura, seguida de Don Benito, con siete establecimientos, y Plasencia y Olivenza, con cinco.

Mejorar el servicio bibliotecario

El crecimiento del número de bibliotecas públicas ha hecho mejorar asimismo la disponibilidad de la superficie útil, de la misma manera que las horas de apertura, en relación con la población a la que prestan servicio. Sin embargo, según se precisa en el Boletín número 1 del Observatorio del Libro y la Lectura de Extremadura, “no todo son luces en esta mejora: En un buen número de establecimientos, las reducidas dimensiones de sus locales y de sus colecciones, los horarios exiguos o insuficientes, la inestabilidad y cualificación del personal, el aislamiento… son aspectos que limitan seriamente las posibilidades de un servicio de calidad”. Cada punto de servicio de biblioteca pública debe atender a una media de 3.161 habitantes, índice que se triplica para el conjunto de la población española y de la Unión Europea. El gasto por habitante en bibliotecas públicas se situaba en Extremadura, en 2003, en 7,24 euros, cifra que en el año 2000 había sido de 4,46 euros por habitante. Se sostiene así una asignación presupuestaria por encima de la media española, que había sido de 3,68 euros por habitante en 2000 y de 6,11 euros en 2003, aunque por debajo del gasto por habitante de comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, Madrid o Cataluña. Con todo, son valores que se mantienen aún muy lejos de la media registrada en el conjunto de la Unión Europea, que era en 2000 de 15,6 euros y en 2002 de 17,5 euros por habitante al año.

 

arriba