Guía para educar niños sanos
La Asociación de pediatras elabora un manual para el personal de centros de Educación Infantil, y familiares
Las organizaciones que agrupan a los pediatras españoles han elaborado un manual dirigido al personal de los
centros de Educación Infantil, y a familiares de niños de entre 0 a 6 años, para informarles sobre distintos
aspectos de su normal crecimiento y desarrollo. Se va a distribuir inicialmente en todos los centros integrados en ACADE, y ofrece pautas sobre
minimizar los riesgos de accidentes
y proteger la salud de los
chicos.

Madrid. G. ARIANES
La Asociación Española de Pediatría (AEP)
y la que agrupa
a los pediatras de Atención

Primaria (AEPAP) han elaborado una Guía de Salud para el niño sano, con el objetivo de “poner a disposición de los educadores y el personal que trabaja en los centros de Educación Infantil y Primaria una herramienta de información, sobre los distintos aspectos del desarrollo de los niños y con respuesta a múltiples cuestiones que cuidadores y educadores se pueden plantear a diario”. Y también para inculcar a los cuidadores de niños de 0 a 6 años unas “pautas generales sobre actividades preventivas, alimentación y nutrición, vacunas, primeros auxilios y prevención de accidentes”.
En la presentación de este trabajo el profesor Alfonso Delgado, presidente de la AEP, ha señalado que “existen muchas y excelentes publicaciones que se ocupan del niño enfermo, su diagnóstico y tratamiento, pero esta obra está orientada a proporcionar una información fácilmente comprensible, sin abandonar el rigor científico, sobre los distintos aspectos del normal crecimiento y desarrollo de los niños, dando respuesta a interrogantes con que se pueden encontrar las personas que habitualmente cuidan de ellos”. En su opinión, “no es un libro que habla de enfermedades, habla de niños sanos, porque la salud no es sólo falta de enfermedad, es también equilibrio físico, intelectual y moral. Por ello, hay que inculcarles desde muy pequeños el respeto por los demás, por la naturaleza, por el trabajo bien hecho, porque eso también es salud”.

Desarrollo Global

El manual plantea diversas recomendaciones a los educadores de los centros infantiles y guarderías sobre cuál debe ser su papel en el desarrollo global de los niños, tanto en las funciones motoras, de lenguaje y del desarrollo cognitivo, como en los planos personal y social. Y se va a distribuir inicialmente en los más de 1.500 colegios integrados en la Asociación Española de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (ACADE) cuyo director general, Javier Hernández, ha manifestado que “esta guía es un documento que desarrollará una importante función complementaria en la labor educativa y asistencial de los profesionales de la escuela infantil y, al mismo tiempo, les permitirá prevenir y detectar precozmente posibles problemas psicopedagógicos y fisiológicos”. Ambos creen que muchos padres son reacios a escolarizar a sus hijos a edades muy tempranas, por temor a que puedan sufrir accidentes y percances físicos o contraer dolencias contagiosas, como catarros o gripes, y los dejan al cuidado de personas que, en la mayoría de los casos, no están capacitadas para hacerlo. En este sentido, el dirigente de ACADE ha afirmado que “los centros de Educación Infantil disponen de personal titulado y cualificado específicamente para enseñar al niño las primeras pautas de comportamiento y su integración social, así como para desarrollar y estimular las capacidades e inteligencia del bebé desde una edad temprana”.

Accidentes caseros

También ha asegurado que “en las escuelas infantiles apenas se producen accidentes, porque su diseño, su mobiliario o su instalación eléctrica están estudiados y adaptados específicamente para evitarlos”. Y ha recordado que “en España, como en la mayoría de los países desarrollados, la primera causa de muerte infantil, en especial entre niños de 1 a 3 años, son los accidentes producidos en el hogar, que incluso superan a los fallecimientos por enfermedad”. El presidente de los pediatras españoles ha ratificado estas apreciaciones, y ha advertido que en cualquier casa “hay dos habitaciones especialmente peligrosas para los niños: el baño y la cocina”. Esta Guía de Salud para el niño sano es un documento eminentemente práctico, con el que sus promotores intentan “ayudar a los cuidadores de centros de Educación Infantil y guarderías, a padres y familiares a la hora de abordar algunos problemas de los niños desde que son bebés”. Por ello, responde a cuestiones cotidianas como qué hacer para bajar la temperatura, qué actitud adoptar ante vómitos o diarreas, cómo evitar los riesgos de traumatismos y cómo actuar para minimizar la transmisión de infecciones”. Incluye un capítulo de actividades preventivas, con recomendaciones que van desde la higiene y el aseo corporal, la importancia del sueño y el descanso y la actividad física necesaria en cada etapa, “cuyos buenos hábitos han de aprenderse desde una edad temprana”. Y también contiene apartados específicos sobre vacunas, alimentación y nutrición, primeros auxilios, infecciones respiratorias, parásitos intestinales, infecciones de la piel y tejidos blandos, prevención de accidentes e, incluso, normativa legal.

 

arriba